Las au­to­ri­da­des car­ce­la­rias lo­ca­les, tam­bién cues­tio­na­das por la Jus­ti­cia Fe­de­ral

El Tri­bu­nal en lo Cri­mi­nal Fe­de­ral anu­ló la san­ción a un pre­so -al que ha­bían en­con­tra­do con un ar­ma ca­se­ra y dos ce­lu­la­res- por­que el ca­so fue no­ti­fi­ca­do ca­si un mes des­pués del pla­zo le­gal y no hu­bo de­re­cho a de­fen­sa.

La Nueva - - PORTADA - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

¿DES­CON­TROL EN VI­LLA FLO­RES­TA?

A los re­cla­mos por la fu­ga de un pe­li­gro­so pre­so, que no fue in­for­ma­da a la po­li­cía en tiem­po y for­ma, y a la in­ves­ti­ga­ción

Nue­va.” de “La so­bre in­ter­nos que usan ce­lu­la­res y tie­nen dro­gas, se vie­ne a su­mar otra crí­ti­ca al ma­ne­jo de la cár­cel.

ALU­DEN A "GRA­VES OMI­SIO­NES" Cuan­do to­da­vía re­sue­nan las re­per­cu­sio­nes del es­cán­da­lo que ro­dea a la Uni­dad Pe­nal Nº 4 de Vi­lla Flo­res­ta, tras la fu­ga de un in­terno ves­ti­do co­mo abo­ga­do y de la pu­bli­ca­ción de un in­for­me de “La

Nue­va.”

so­bre el uso, por par­te de pre­sos, de ce­lu­la­res, Fa­ce­book y el con­su­mo de dro­gas, la jus­ti­cia de nues­tra ciu­dad ad­vir­tió a las au­to­ri­da­des de la cár­cel por lo que con­si­de­ró “gra­ves omi­sio­nes” en la no­ti­fi­ca­ción de su­ma­rios in­ter­nos.

Fue el Tri­bu­nal Oral en lo Cri­mi­nal Fe­de­ral -con los vo­tos de los jue­ces Juan Leo­pol­do Ve­láz­quez y Bea­triz Ele­na Tor­te­ro­la- el que lan­zó la ad­ver­ten­cia for­mal a los je­fes de la pe­ni­ten­cia­ría, cu­yo de­sen­vol­vi­mien­to es­tá hoy en el ojo de la tor­men­ta.

Lo hi­zo en el mar­co de una re­so­lu­ción fir­ma­da el mar­tes -y co­no­ci­da ayer-, que ter­mi­nó por anu­lar la san­ción con­tra el in­terno Bruno Da­vid Bor­da Buo­si (con­de­na­do por el ro­bo, en 2013, a la su­cur­sal In­ge­nie­ro Whi­te del Ban­co Na­ción), a quien le ha­bían im­pues­to 10 días de ais­la­mien­to del área de con­vi­ven­cia por en­con­trar­se en su po­der, jus­ta­men­te, dos te­lé­fo­nos ce­lu­la­res y una pun­ta me­tá­li­ca, co­mo ar­ma ca­se­ra.

La re­qui­sa en el col­chón de la cel­da de Bor­da se pro­du­jo el 30 de mar­zo úl­ti­mo. Las au­to­ri­da­des de la cár­cel rea­li­za­ron el su­ma­rio co­rres­pon­dien­te y lo san­cio­na­ron, aun­que ol­vi­da­ron un de­ta­lle: no le per­mi­tie­ron el de­re­cho a de­fen­sa al re­clu­so ni le die­ron avi­so de la si­tua­ción al ci­ta­do tri­bu­nal fe­de­ral, a cu­ya dis­po­si­ción se en­cuen­tra.

El ar­tícu­lo 97 de la ley de Eje­cu­ción Pe­nal Fe­de­ral exi­ge que es­te ti­po de no­ti­fi­ca­cio­nes de­ben lle­gar al juez com­pe­ten­te, “por la vía más rá­pi­da dis­po­ni­ble”, den­tro de las 6 ho­ras pos­te­rio­res a su dic­ta­do, aun­que en es­te ca­so los jue­ces re­cién to­ma­ron co­no­ci­mien­to de las ac­tua- cio­nes el 30 de abril -un mes des­pués-, con la ele­va­ción del ex­pe­dien­te dis­ci­pli­na­rio.

“La no­ti­fi­ca­ción fue tar­día e in­jus­ti­fi­ca­da”, se que­ja­ron los doc­to­res Ve­láz­quez y Tor­te­ro­la, pa­ra ca­li­fi­car de “gra­ve fa­len­cia” la irre­gu­la­ri­dad por par­te de las au­to­ri­da­des del pre­si­dio.

“La Di­rec­ción de la UP4 no po­día des­co­no­cer que el in­terno Bor­da se en­con­tra­ba de­te­ni­do a ex­clu­si­va dis­po­si- ción de es­te tri­bu­nal y que la asis­ten­cia le­tra­da del mis­mo es­ta­ba a car­go de la De­fen­so­ría Fe­de­ral”, agre­ga­ron, al con­fir­mar que el reo no con­tó con el ade­cua­do de­re­cho a de­fen­sa.

Ex­pli­ca­ron los jue­ces que la san­ción im­pues­ta “per­ju­di­ca el sis­te­ma de pro­gre­si­vi­dad y ca­li­fi­ca­cio­nes”, por lo cual las ac­tua­cio­nes la­bra­das, con las de­fi­cien­cias se­ña­la­das, con­vier­ten en nu­lo to­do lo ac­tua­do por la au­to­ri­dad pe­ni­ten­cia­ria”.

Si bien Bor­da ya cum­plió la san­ción, se hi­zo efec­ti­va la anu­la­ción del trá­mi­te pa­ra que no le cons­te co­mo un an­te­ce­den­te en su fo­ja.

En el se­gun­do pun­to de la re­so­lu­ción, el Tri­bu­nal Oral en lo Cri­mi­nal Fe­de­ral le “reite­ró” a la je­fa­tu­ra de la Uni­dad Pe­nal Nº 4 que en el ca­so de trá­mi­tes de pro­ce­sos dis­ci­pli­na­rios “de­ben res­per­tar­se es­tric­ta­men­te las for­mas”, de ma­ne­ra de per­mi­tir el pos­te­rior con­trol de le­ga­li­dad por par­te de los ór­ga­nos co­rres­pon­dien­tes.

Es­tos su­ma­rios, por ley, se de­ben co­mu­ni­car al juez den­tro de las 6 ho­ras pos­te­rio­res. En es­ta opor­tu­ni­dad, se no­ti­fi­có ca­si un mes des­pués.

Eva­sión y po­lé­mi­ca

El 22 de ju­nio pa­sa­do, a pri­me­ra ho­ra de la tar­de, el pre­so Ma­riano Je­sús Vi­llal­ba Zu­ri­ta (21), con­si­de­ra­do pe­li- gro­so y oriun­do del Gran Bue­nos Ai­res, se es­ca­pó de la cár­cel lo­cal, se­gún di­cen, dis­fra­za­do co­mo abo­ga­do.

La fu­ga del su­je­to, que aún no fue lo­ca­li­za­do, es tan gra­ve co­mo que el he­cho no fue no­ti­fi­ca­do a la po­li­cía en tiem­po y for­ma, pa­ra pro­cu­rar su re­cap­tu­ra.

Se­gún el Ser­vi­cio Pe­ni­ten­cia­rio Bo­nae­ren­se, el re­clu­so es­ca­pó al­re­de­dor de las 14.30 , aun­que el je­fe del Co­man­do de Pre­ven­ción Co­mu­ni­ta­ria de la po­li­cía bo­nae­ren­se, Mar­tín Lu­na, ase­gu­ró que los tras­cen­di­dos de la fu­ga -sin no­ti­fi­ca­ción le lle­ga­ron va­rias ho­ras des­pués, en­tre las 18 y las 19.

ARCHIVO LA NUE­VA.

La cár­cel, en el ojo de la tor­men­ta. A los pro­ble­mas co­no­ci­dos se su­man fa­llas for­ma­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.