Los re­cur­sos que se tra­ban

La Nueva - - OPINIÓN -

SE­GÚN EL Dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia de la Len­gua Es­pa­ño­la, “de­li­be­rar” sig­ni­fi­ca “con­si­de­rar aten­ta y de­te­ni­da­men­te el pro y el con­tra de los mo­ti­vos de una decisión, an­tes de adop­tar­la, y la ra­zón o sin­ra­zón de los vo­tos an­tes de emi­tir­los”.

ESA ES, en par­te, la fun­ción del Con­ce­jo De­li­be­ran­te fren­te a los nu­me­ro­sos pro­yec­tos que ca­da día se ge­ne­ran en el cuer­po, de ca­ra a su po­si­ble im­ple­men­ta­ción.

LO QUE no pa­re­ce es­tar del to­do cla­ro en ese ac­cio­nar son los ex­ten­sos tiem­pos que, en de­ma­sia­dos ca­sos, se to­ma el or­ga­nis­mo pa­ra re­sol­ver cues­tio­nes que exi­gen una de­fi­ni­ción acor­de a su im­por­tan­cia.

UN EJEM­PLO con­cre­to es el que su­fren los ve­ci­nos de In­ge­nie­ro Whi­te y ba­rrios ale­da­ños a esa lo­ca­li­dad, quie­nes vie­nen plan­tean­do, des­de ha­ce va­rios me­ses, la ne­ce­si­dad de reade­cuar el des­tino que se da al di­ne­ro re­cau­da­do me­dian­te la ta­sa am­bien­tal, pa­ra rea­li­zar me­jo­ras en sa­las mé­di­cas e ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les.

PA­RA LO­GRAR eso, se mo­di­fi­có la or­de­nan­za fis­cal 2014 y se apro­bó la trans­fe­ren­cia del 10,5 por cien­to de esa ta­sa a en­ti­da­des mé­di­cas, so­cia­les y de­por­ti­vas.

ESE DI­NE­RO ya es­tá dis­po­ni­ble -de­po­si­ta­do en una cuen­ta-, pe­ro no es en­tre­ga­do a sus be­ne­fi­cia­rios.

DE ACUER­DO con al­gu­nos con­ce­ja­les -Ma­nuel Men­do­za y Alo­ma Sar­tor, en par­ti­cu­lar-, la ra­zón de esa si­tua­ción es que “sur­gie­ron du­das” so­bre có­mo se ma­ne­ja­rían las cuen­tas, al tiem­po de su­ge­rir que las ca­ren­cias “no de­be­rían so­lu­cio­nar­se me­dian­te la ta­sa am­bien­tal”.

SAR­TOR MEN­CIO­NÓ ade­más que “es­tá es­pe­ran­do” un in­for­me del Co­mi­té Téc­ni­co de Emer­gen­cias (CTE) de 2012.

MIEN­TRAS LOS edi­les “es­pe­ran”, “tie­nen du­das”, “no les pa­re­ce”, las am­bu­lan­cias de In­ge­nie­ro Whi­te no tie­nen cho­fe­res pa­ra los ho­ra­rios noc­tur­nos y los lu­ga­res des­ti­na­dos a con­fi­na­mien­to, en ca­so de un ac­ci­den­te medioambiental, si­guen sin las ade­cua­cio­nes que ga­ran­ti­cen su fun­cio­na­mien­to.

SIN DU­DA, lo que se ne­ce­si­ta es un po­co de sen­ti­do co­mún que per­mi­ta ocu­par­se en tiem­po y for­ma de es­ta cues­tión, li­be­rar ese di­ne­ro pa­ra sub­sa­nar ca­ren­cias vi­ta­les y ac­tuar con efi­cien­cia pa­ra con­se­guir los in­for­mes ne­ce­sa­rios.

CUAN­DO OCU­RRA una emer­gen­cia y las res­pues­tas sean inade­cua­das, los mis­mos que hoy de­li­be­ran sin apu­ro se­rán los pri­me­ros en es­con­der la mano.

Lla­man la aten­ción los ex­ten­sos pla­zos con que se con­cre­tan los pro­yec­tos tra­ta­dos en el Con­ce­jo De­li­be­ran­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.