Vic­to­ria Ocam­po

La Nueva - - OPINIÓN - Por Ma­rio Mi­ner­vino mmi­ner­vino@la­nue­va.com

Ha­ce 70 años, en ju­lio de 1945, lle­gó a la ciu­dad la es­cri­to­ra Vic­to­ria Ocam­po, con­si­de­ra­da una de las fi­gu­ras in­te­lec­tua­les más re­pre­sen­ta­ti­vas del país, ami­ga de Eduar­do Ma­llea, Jor­ge Luis Bor­ges y Bioy Ca­sa­res.

A sus 55 años de edad, Vic­to­ria era par­te de una fa­mi­lia de la aris­to­cra­cia por­te­ña y con mu­chas de sus con­duc­tas ha­bía ro­to va­rios de los mol­des im­pues­tos por en­ton­ces a las mu­je­res. Di­ri­gía, des­de 1931, la re­vis­ta Sur, con­si­de­ra­da co­mo una de las pu­bli­ca­cio­nes más im­por­tan­tes en la his­to­ria en ma­te­ria de di­vul­ga­ción de tex­tos de escritores na­cio­na­les y del mun­do.

En la ciu­dad ocu­pó la tri­bu­na del sa­lón de ac­tos de la Bi­blio­te­ca Ri­va­da­via, en una pre­sen­ta­ción or­ga­ni­za­da por la aso­cia­ción de cul­tu­ra in­gle­sa. Por ser la pri- me­ra vi­si­ta, la ex­pec­ta­ti­va era ma­yor aún pa­ra es­cu­char su pa­la­bra. El te­ma ele­gi­do pa­ra su pre­sen­ta­ción era Las car­tas de P.E. Law­ren­ce, “uno de los asun­tos mas ca­ros a su di­lec­to es­pí­ri­tu”, se di­jo.

Su di­ser­ta­ción fue an­te un lleno com­ple­to de la sa­la, pre­sen­ta­da por el ti­tu­lar de la Aso­cia­ción, Pru­den­cia Cor­ne­jo, fue un éxi­to y re­sul­tó lar­ga­men­te aplau­di­da por el nu­me­ro­so y ca­li­fi­ca­do au­di­to­rio.

Vic­to­ria Ocam­po fue la pri­me­ra mu­jer en ob­te­ner un re­gis­tro de con­du­cir en Ar­gen­ti­na, la úni­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na en asis­tir a los Jui­cios de Nu­rem­berg, la pri­me­ra en ser ele­gi­da miem­bro de la Aca­de­mia Ar­gen­ti­na de Le­tras y una de las prin­ci­pa­les fi­gu­ras en la lu­chas por las cau­sas de la mu­jer. Co­mo di­rec­to­ra de

Sur di­fun­dió a los más im­por­tan­tes escritores del mun­do y pro­mo­vió a ta­len­tos lo­ca­les, co­mo en el ca­so de Bor­ges o Ju­lio Cor­tá­zar. La pre­mio Nóbel de Li­te­ra­tu­ra, Ga­brie­la Mis­tral, ase­gu­ró que Ocam­po ha­bía “cam­bia­do la di­rec­ción de lec­tu­ra de va­rios paí­ses en Su­da­mé­ri­ca”. Mu­jer de ca­rác­ter, pro­vo­ca­ti­va y lu­cha­do­ra, fa­lle­ció en 1979. Su ca­so­na de Mar del Pla­ta, la Vi­lla Ocam­po, do­na­da a la Unes­co, es hoy un lu­gar de cul­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.