Os­val­do Jon­ke, tiem­po pa­ra re­vi­vir 101 años

Cria­do por su ma­dre ale­ma­na, fue he­rre­ro ar­tís­ti­co y, ya en la Ar­ma­da, en 1940 se ra­di­có en Pun­ta Al­ta. Tie­ne 3 hi­jos, 9 nie­tos y 5 bis­nie­tos.

La Nueva - - SOCIEDAD -

AL CA­LOR DE LOS SIN­CE­ROS AFEC­TOS

Cuan­do Os­val­do Ro­dol­fo Jon­ke se aso­mó a la vi­da el 30 de ju­nio de 1914, se aso­ma­ba la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, tra­ge­dia que has­ta la ca­pi­tu­la­ción de Ale­ma­nia, el 11 de no­viem­bre de 1918, cau­só unos 9 mi­llo­nes de muer­tos.

Hi­jo de ale­ma­nes, Os­val­do na­ció en Bue­nos Ai­res y fue cria­do por su ma­má, Ana Er­le­bach, jun­to a su úni­co her­mano, Ar­nold, un año me­nor. Cum­plió la educación pri­ma­ria en un in­ter­na­do de la ciu­dad de Bra­ga­do, don­de Ana tra­ba­ja­ba co­mo co­ci­ne­ra.

De jo­ven, Os­val­do se em­pleó en una he­rre­ría ar­tís­ti­ca y apren­dió el ofi­cio que lue­go se ex­ten­dió en­tre sus fa­mi­lia­res.

Co­rría 1932 cuan­do in­gre­só en la Es­cue­la de Me­cá­ni­ca de la Ar­ma­da. Es­pe­cia­li­za­do en ar­mas, en 1946, por sus co­no­ci­mien­tos y por ex­pre­sar­se en ale­mán, in­te­gró la co­mi­sión que via­jó a Suecia con el fin de ad­qui­rir ar­ma­men­to que la em­pre­sa Bo­ford ha­bría fa­bri­ca­do pa­ra la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Des­ti­na­do en di­fe­ren­tes pun­tos del país, sien­do su­bo- ficial ma­yor se le con­fió el Ta­ller de Ar­mas Na­va­les de la Ba­se Puer­to Bel­grano.

Ra­di­ca­do en Pun­ta Al­ta des­de 1940, en 1943 se ca­só con Cle­lia Za­pa­tel, con quien tu­vo tres hi­jos: Ro­dol­fo, Ana y Sil­via.

Una de sus nie­tas, So­nia, lo des­cri­be co­mo un hom­bre fiel a su for­ma­ción con­ser­va­do­ra, res­pe­tuo­so de la pa­la­bra y cons­tan­te trans­mi­sor de los va­lo­res y de la cul­tu­ra del tra­ba­jo.

Pre­si­den­te de la co­mi­sión que cons­tru­yó el edi­fi­cio del Círcu­lo Ofi­cia­les de Mar en Pun­ta Al­ta, dis­fru­tó de los fi­nes de se­ma­na en Mon­te Her­mo­so y a los 83 años, jun­to a su her­mano, via­jó a Dis­ney­lan­dia.

Con una asom­bro­sa vi­ta­li­dad, te­nía 90 años y se tre­pa­ba al al­men­dro de su pa­tio. Po­co des­pués de­jó de ma­ne­jar su Peu­geot mo­de­lo 1981.

Os­val­do ce­le­bró su si­glo en Pun­ta Al­ta, con su fa­mi­lia y los ami­gos de la ca­lle Puey­rre­dón. Des­de ha­ce tres me­ses en un ho­gar de Bahía, el mar­tes com­par­tió con mu­chos de sus se­res que­ri­dos el fes­te­jo de los 101 años.

Un hom­bre fiel a su for­ma­ción con­ser­va­do­ra, res­pe­tuo­so de la pa­la­bra y cons­tan­te trans­mi­sor de los va­lo­res y de la cul­tu­ra del tra­ba­jo.

SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA NUE­VA.

Ge­ne­ral Paz 37, la fa­mi­lia reuni­da pa­ra can­tar­le otro "fe­liz cum­ple" al bi­sa­bue­lo Os­val­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.