Los mal­vi­vien­tes no per­do­na­ron ni a un cen­tro de ju­bi­la­dos

Los des­co­no­ci­dos ac­ce­die­ron a las ins­ta­la­cio­nes de la en­ti­dad ubi­ca­da en Fa­bián González al 300, del ba­rrio Es­tom­ba. For­za­ron la puer­ta de la se­cre­ta­ría y se apo­de­ra­ron de en­tre “8.000 y 10.000 pe­sos”.

La Nueva - - PORTADA -

“Sin­ce­ra­men­te nos due­le lo que pa­só, por­que es el sa­cri­fi­cio de to­da la vi­da y nos ro­ban de es­ta ma­ne­ra. To­dos los días a las sie­te y me­dia de la ma­ña­na es­toy acá y me voy tar­de, al igual que el res­to de los in­te­gran­tes de la co­mi­sión di­rec­ti­va”, re­sal­tó Omar Her­ner (76), pre­si­den­te del Cen­tro de Ju­bi­la­dos y Pen­sio­na­dos Pedro Fer­nán­dez, si­tua­do en el sec­tor del ba­rrio Es­tom­ba.

El hom­bre des­cri­bió que en las úl­ti­mas ho­ras la­dro­nes for­za­ron la puer­ta de la se­cre­ta­ría de la en­ti­dad, ubi­ca­da en Fa­bián González 362, y sus­tra­je­ron en­tre 8.000 y 10.000 pe­sos.

Ex­pli­có que el he­cho se pro­du­jo en­tre las 20 del miér­co­les, tras fi­na­li­zar las ac­ti­vi­da­des en el in­mue­ble, y la ma­ña­na de la vís­pe­ra, cuan­do arri­bó al lu­gar y des­cu­brió lo su­ce­di­do.

“Me­nos mal que los la­dro­nes no pu­die­ron en­trar en otras de­pen­den­cias´, por­que la otra puer­ta de esa ofi­ci­na es­ta­ba ce­rra­da con lla­ve. Ha­ce diez años que es­toy acá y me due­le, por­que es el pri­mer ro­bo que su­fri­mos. An­te­rior­men­te tu­vi­mos un avi­so cuan­do ro­ba­ron en el co­mer­cio del cos­ta­do. Has­ta aho­ra nos ve­nía­mos sal­van­do de los de­lin­cuen­tes”, con­si­de­ró.

Por otra par­te, Her­ner sos­tu­vo que el fla­ge­lo de la in­se­gu­ri­dad se en­cuen­tra pre­sen­te en el sec­tor.

“Es­te es un ba­rrio bas­tan­te in­se­gu­ro. No sos­pe­cha­mos de na­die, por­que so­mos abier­tos con to­do el mun­do, pe­ro hoy en día co­rre mu­cha dro­ga. Se­gún lo que me di­jo la po­li­cía, el ro­bo tie­ne que ha­ber si­do co­me­ti­do por una per­so­na adul­ta”.

“Aho­ra es­ta­mos es­pe­ran­do que ven­gan los pe­ri­tos (de la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca) y la gen­te de la com­pa­ñía de se­gu­ros. Des­pués va­mos a ir a ra­di­car la de­nun­cia a la co­mi­sa­ría”, agre­gó el ti­tu­lar de la ins­ti­tu­ción.

Por su par­te, Nor­ma Chin­chi­lla, te­so­re­ra del cen­tro de ju­bi­la­dos, con­fir­mó el mon­to de di­ne­ro que los de­lin­cuen­tes se apo­de­ra­ron de una ca­ja que se en­con­tra­ba guar­da­da en la ofi­ci­na.

Co­men­tó tam­bién que la en­ti­dad se fun­dó el 15 de di­ciem­bre de 1992 y su co­mi­sión di­rec­ti­va es­tá com­pues­ta por on­ce ju­bi­la­dos.

Una per­so­na que for­ma par­te del gru­po co­men­tó que afor­tu­na­da­men­te los la­dro­nes no pu­die­ron ac­ce­der a otras de­pen­den­cias.

“Por suer­te la otra puer­ta de la se­cre­ta­ría es­ta­ba ce­rra­da con lla­ve, así que el o los la­dro­nes no pu­die­ron lle­gar al res­to de las ofi­ci­nas. La aber­tu­ra que des­tru­ye­ron tie­ne una ba­rra atra­ve­sa­da co­mo me­di­da de se­gu­ri­dad, pe­ro eso no fue su­fi­cien­te y se las in­ge­nia­ron pa­ra en­trar a ro­bar igual. Una compu­tado­ra no se la lle­va­ron por­que es vie­ja”, ter­mi­nó di­cien­do.

Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

El vér­ti­ce in­fe­rior de­re­cho de la puer­ta de la se­cre­ta­ría que­dó do­bla­do, pre­sun­ta­men­te co­mo re­sul­ta­do de las pa­ta­das de los la­dro­nes.

PA­BLO PRESTI-LA NUE­VA.

PA­BLO PRESTI-LA NUE­VA.

La aber­tu­ra vio­len­ta­da por los in­di­vi­duos pa­ra in­gre­sar a la en­ti­dad que ofre­ce ac­ti­vi­da­des pa­ra los adul­tos ma­yo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.