Gre­cia, una ex­cu­sa pa­ra el Go­bierno

La Nueva - - EL PAÍS - Es­cri­be Pa­blo Wen­de

Las com­pa­ra­cio­nes en­tre Gre­cia y la Ar­gen­ti­na es­tán a la or­den del día en to­do el mun­do. No es pa­ra me­nos.

El “co­rra­li­to” dispuesto por las au­to­ri­da­des so­bre los ban­cos grie­gos y el con­trol de ca­pi­ta­les son si­mi­la­res a los que apli­có el país en di­ciem­bre de 2001. Las con­se­cuen­cias se­rían pa­re­ci­das si la si­tua­ción no se re­vier­te: una des­co­mu­nal cri­sis eco­nó­mi­ca y so­cial, acom­pa­ña­da se­gu­ra­men­te de un rá­pi­do cam­bio de Go­bierno.

Pe­ro la his­to­ria aún se es­tá es­cri­bien­do. La Ar­gen­ti­na no con­si­guió la ayu­da del FMI que pre­ci­sa­ba en aquel mo­men­to, con­de­nan­do al país al de­fault, es­ta­lli­do de la con­ver­ti­bi­li­dad y pe­si­fi­ca­ción de sus de­pó­si­tos.

En el me­dio pa­sa­ron cin­co pre­si­den­tes. Gre­cia aún pue­de evi­tar se­me­jan­te es­ce­na­rio, pe­ro le que­da una ba­la de pla­ta: lle­gar a un acuer­do con la “troi­ka” y acep­tar un nue­vo plan de ajus­te pa­ra se­guir re­ci­bien­do ayu­da fi­nan­cie­ra del FMI y de los prin­ci­pa­les paí­ses europeos, en es­pe­cial de Ale­ma­nia.

El pro­ble­ma es que nin­guno de los acree­do­res tie­ne con­fian­za en que Gre­cia es­té dispuesto a rea­li­zar el ajus­te, por lo que en po­cos me­ses vol­ve­rían los pro­ble­mas.

Mien­tras se si­guen es­cri­bien­do ar­tícu­los con el pa­ra­le­lis­mo en­tre Gre­cia 2015 y Ar­gen­ti­na 2001, na­die se de­tu­vo a pen­sar si exis­te al­gún pun­to de com­pa­ra­ción en­tre la economía de Gre­cia y la de la Ar­gen­ti­na, pe­ro en la ac­tua­li­dad.

Por lo pron­to, el mi­nis­tro de Economía de­cla­ró que “con la re­ce­ta del ajus­te, el PBI grie­go ca­yó un 26 por cien­to, hu­bo un re­cor­te del 40% de sa­la­rios y el des­em­pleo su­pera el 25%. Es un de­ja vu de lo que nos pa­só a no­so­tros en la dé­ca­da de 1990 y no que­re­mos vol­ver a eso”.

Sin em­bar­go, Ar­gen­ti­na –al igual que Gre­cia- tie­ne un gra­ve pro­ble­ma de com­pe­ti­ti­vi­dad.

La si­tua­ción es me­nos dra­má­ti­ca que en otras épo­cas, bá­si­ca­men­te por­que los de­pó­si­tos se en­cuen­tran en mo­ne­da lo­cal y el ni­vel de deu­da en re­la- ción al PBI es mu­cho más ba­jo que en otras épo­cas. Pe­ro, al igual que Gre­cia, los pro­ble­mas com­pe­ti­ti­vos que pre­sen­ta la Ar­gen­ti­na le im­pi­den cre­cer, co­mo ya vie­ne su­ce­dien­do ha­ce cua­tro años.

Los he­le­nos, me­jor

Por lo pron­to, se­gún el ran­king de com­pe­ti­ti­vi­dad del World Eco­no­mic Fo­rum, Gre­cia se ubi­ca en el pues­to 81, mien­tras que Ar­gen­ti­na es­tá mu­cho más aba­jo, en el 104.

Un tra­ba­jo que le pre­sen­tó la se­ma­na pa­sa­da la UIA a Ki­ci­llof tie­ne al­gu­nos nú­me­ros con­tun­den­tes: un obre­ro si­de­rúr­gi­co co­bra en la Ar­gen­ti­na, lue­go de los úl­ti­mos au­men­tos, 26 dó­la­res la ho­ra (in­clu­yen­do car­gas so­cia­les).

El mis­mo tra­ba­ja­dor per­ci­be 13 dó­la­res en Brasil y 9 en Mé­xi­co. ¿Qué jus­ti­fi­ca­ción hay pa­ra es­tos al­tos sa­la­rios en dó­la­res? Bá­si­ca­men­te nin­gu­na.

Otra evi­den­cia cla­ra del re­tra­so que su­fre el ti­po de cam­bio pue­de en­con­trar­se en los mis­mos da­tos ofi­cia­les: el mis­mo INDEC ad­mi­te que las ex­por­ta­cio­nes ca­ye­ron en el mes de ma­yo, en tér­mi­nos in­ter­anua­les, na­da me­nos que un 24%.

Un di­le­ma

El di­le­ma es có­mo se co­rri­ge es­ta dis­tor­sión. La de­va­lua­ción pa­re­ce la for­ma más ob­via, aun­que el pe­li­gro es que los pre­cios bo­rren la me­jo­ra tran­si­to­ria que se pue­da lo­grar pa­ra con­se­guir un ti­po de cam­bio más com­pe­ti­ti­vo.

De he­cho, en enero del año pa­sa­do, el in­cre­men­to en el dó­lar oficial se tras­la­dó rá­pi­da­men­te a los pre­cios, ya que, de acuer­do con los da­tos de in­fla­ción pri­va­dos, las ta­sas su­pe­raron có­mo­da­men­te el 35% de au­men­to, li­cuan­do bue­na par­te de las me­jo­ras ini­cia­les en los ni­ve­les de com­pe­ti­ti­vi­dad, a es­tas al­tu­ras, prác­ti­ca­men­te di­lui­das.

Otra op­ción es em­pe­zar a ajus­tar las cuen­tas fis­ca­les con me­nor gas­to, pa­ra de esa for­ma ata­car la in­fla­ción y al mis­mo tiem­po no de­pen­der tan­to de la emi­sión mo­ne­ta­ria. Mien­tras tan­to, es más fá­cil mi­rar pa­ra otro la­do y ha­blar de la tra­ge­dia grie­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.