Con­de­na­dos por la cos­tum­bre

La Nueva - - OPINIÓN - Por Ma­xi­mi­li­ano Bauk

In­creí­ble­men­te la fór­mu­la Scio­li – Zan­ni­ni es­tá hoy en día pri­me­ra en las en­cues­tas de ca­ra a las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Sor­pren­den­te, real­men­te, te­nien­do en cuen­ta que tan­to los mis­mos can­di­da­tos co­mo la pre­si­den­ta, acla­ra­ron que es es­ta la fór­mu­la con­ti­nua­do­ra del mo­de­lo kirch­ne­ris­ta, el cual, lue­go de 12 años go­ber­nan­do, nos de­ja en la si­tua­ción que pa­de­ce­mos ac­tual­men­te.

Mi pri­me­ra hi­pó­te­sis al res­pec­to se ba­sa en que el pro­ble­ma sea que los vo­tan­tes no co­no­cen cual es efec­ti­va­men­te nues­tra reali­dad y lo que creen co­no­cer de ella es lo (des)in­for­ma­do a tra­vés de los me­dios ofi­cia­lis­tas o de la TV Pú­bli­ca, cie­ga­men­te adep­ta al po­der, en don­de las ge­ren­cias se en­cuen­tran ocu­pa­das por hom­bres de La Cám­po­ra y el sa­la­rio pro­me­dio du­pli­ca al de los me­dios pri­va­dos, cla­ro es­tá que es­to no se de­be a la pro­duc­ti­vi­dad o efi­cien­cia del ca­nal, sino a la fuen­te de don­de los fon­dos pro­vie­nen, es de­cir, los bol­si­llos de los con­tri­bu­yen­tes, quie­nes mi­ra­mos pa­ra otro la­do siem­pre y cuan­do el fút­bol con­ti­núe con esa ex­tra­ña gra­tui­dad que pa­ra­dó­ji­ca­men­te nos cuen­ta más de $1500 mi­llo­nes anua­les.

Aun­que la pri­me­ra con­je­tu­ra pa­re­ce pro­ba­ble, per­so­nal­men­te la des­car­to pues­to que la reali­dad no pue­de ser ocul­ta­da pe­se a los in­con­men­su­ra­bles es­fuer­zos del go­bierno al res­pec­to, ya que es­to equi­val­dría a in­ten­tar ge­ne­rar un eclip­se con nues­tro de­do pul­gar.

Mi te­sis final ra­di­ca en un la­men­ta­ble con­for­mis­mo ar­gen­tino, don­de nos he­mos acos­tum­bra­do al “po­dría ser peor”, don­de el des­em­pleo no es preo­cu­pan­te mien­tras el des­em­plea­do no sea uno mis­mo, don­de no im­por­ta si se coar­ta nues­tra li­ber­tad de aho­rrar en otra mo­ne­da cuan­do la nues­tra pier­de su va­lor en nues­tras ma­nos si de to­das ma­ne­ras siem­pre con­ta­mos con un mercado ne­gro en el cual re­fu­giar­nos, don­de no nos preo­cu­pan los in­so­por­ta­bles im­pues­tos que nos obli­gan a tra­ba­jar más de la mi­tad del año pa­ra el es­ta­do si de to­das ma­ne­ras ya en­con­tra­re­mos la for­ma de eva­dir­los, en dón­de pa­re­ce co­sa de ilu­sos in­ten­tar com­pa­rar­nos con paí­ses co­mo Ca­na­dá o Aus­tra­lia que has­ta ha­ce me­nos de un si­glo ha­cían lo po­si­ble pa­ra con­ver­tir­se en la po­ten­cia que no­so­tros éra­mos; en fin, en don­de to­dos nues­tros ma­les no son pa­ra tan­to, pues­to que no vi­vi­mos en Eu­ro­pa, vi­vi­mos en Ar­gen­ti­na

Nues­tra si­tua­ción hoy no es al­go nor­mal ni mu­cho me­nos al­go pa­sa­ble, es li­sa y lla­na­men­te pau­pé­rri­ma. Li­te­ral- men­te nues­tro país es­tá en rui­nas, ocu­pa­mos el po­dio en los más ver­gon­zo­sos ran­kings, so­lo su­pe­ra­dos por nues­tro es­tra­té­gi­co alia­do, Ve­ne­zue­la; ci­te­mos a al­gu­nos de ellos pa­ra ha­cer me­mo­ria: so­mos el se­gun­do país con más in­fla­ción del pla­ne­ta,. es­ta­mos pe­núl­ti­mos en “cli­ma de ne­go­cios”, ocu­pa­mos el se­gun­do lu­gar en el ran­king de paí­ses que más des­di­chas les pro­vo­ca a sus ciu­da­da­nos guián­do­nos por el World Mi­sery In­dex ela­bo­ra­do por Ste­ve H. Han­ke, y so­mos, co­mo si fue­ra po­co, la se­gun­da economía más mi­se­ra­ble del mun­do se­gún el Ín­di­ce de la Mi­se­ria 2015 ela­bo­ra­do por la agen­cia Bloom­berg.

Los ín­di­ces an­te­rior­men­te nom­bra­dos no son un sim­ple ca­pri­cho del au­tor, sino que fue­ron es­co­gi­dos por ser to­dos ellos to­ma­dos en cuen­ta por quie­nes po­seen ca­pi­tal dis­po­ni­ble pa­ra in­ver­tir, ya que na­die va a arries­gar su pa­tri­mo­nio en un país en dón­de no se pue­da rea­li­zar un cálcu­lo eco­nó­mi­co de tan so­lo 6 me­ses de­bi­do a la in­fla­ción, en don­de no se pue­da uti­li­zar la mo­ne­da más con­ve­nien­te pa­ra las transac­cio­nes ni en don­de el res­pe­to a la pro­pie­dad pri­va­da se ve cons­tan­te­men­te ame­na­za­do, ra­zón por la cual no so­lo los ca­pi­ta­les ex­tran­je­ros no se ins­ta­lan aquí, sino que los lo­ca­les tam­bién es­ca­pan a des­ti­nos más con­fia­bles, y, ló­gi­ca­men­te, con la hui­da de ca­pi­ta­les se fu­gan tam­bién em­pleos, me­jo­res sa­la­rios, y, por su­pues­to, una me­jor ca­li­dad de vi­da.

Ca­da año se los res­pon­sa­bi­li­za a los po­lí­ti­cos por los ma­les del país, pe­ro tris­te­men­te es­te año me es­toy con­ven­cien­do de que la cul­pa es de no­so­tros, los ciu­da­da­nos, por acos­tum­brar­nos al fra­ca­so y to­mar­lo co­mo na­tu­ral, por de­sin­te­re­sar­nos del pro­gre­so y, de es­ta ma­ne­ra, cas­ti­gar­nos tan­to a no­so­tros co­mo a las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras con una Ar­gen­ti­na de la cual so­lo po­de­mos enor­gu­lle­cer­nos por con­tar con el me­jor ju­ga­dor del mun­do, quien tu­vo que emi­grar al ex­tran­je­ro por­que nues­tra reali­dad no le per­mi­tía un óp­ti­mo de­sa­rro­llo fí­si­co, co­mo así tam­bién nos con­de­na a no­so­tros en la ac­tua­li­dad al sub­de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co y so­cial.

“Ca­da año se res­pon­sa­bi­li­za a los po­lí­ti­cos por los ma­les del país, pe­ro es­te año me es­toy con­ven­cien­do de que la cul­pa es de los ciu­da­da­nos, por acos­tum­brar­nos al fra­ca­so y to­mar­lo co­mo na­tu­ral”.

Ma­xi­mi­li­ano Bauk es in­ves­ti­ga­dor del área de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos del Cen­tro de Es­tu­dios Li­ber­tad y Res­pon­sa­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.