Una obra de ar­te que no se va­lo­ra

La Nueva - - OPINIÓN -

BAHÍA BLAN­CA po­see uno de los bie­nes ar­qui­tec­tó­ni­cos-ur­ba­nos más destacados de nues­tro país, del con­ti­nen­te e in­clu­so del mun­do. Pa­ra ver­lo no es ne­ce­sa­rio ir a un mu­seo ni pa­gar una en­tra­da. Sin em­bar­go, el mis­mo es­tá aban­do­na­do a su suer­te, mu­chas de sus par­tes a pun­to de co­lap­sar y con in­ter­ven­cio­nes que afec­tan dra­má­ti­ca­men­te su va­lor. SE TRA­TA del co­no­ci­do “Ba­rrio In­glés”, al cual sus mo­ra­do­res si­guen re­fi­rién­do­se co­mo las “co­lo­nias fe­rro­via­rias”, con­for­ma­do por 13 blo­ques de dos pi­sos -con cua­tro vi­vien­das en ca­da uno- ubi­ca­dos en la ca­lle Brick­man, en­tre la ave­ni­da Co­lón y O’Hig­gins. LAS VI­VIEN­DAS fue­ron cons­trui­das por el fe­rro­ca­rril Bue­nos Ai­res al Pa­cí­fi­co, una de las em­pre­sas fe­rro­via­rias más fuer­tes del país, pa­ra ser­vir co­mo mo­ra­da a em­plea­dos de la em­pre­sa, en una de las pri­me­ras pro­pues­tas de “vi­vien­das obre­ras” del país y pri­mer ba­rrio de esas ca­rac­te­rís­ti­cas en la ciu­dad. POR OTRA par­te, se re­sol­vie­ron con una ar­qui­tec­tu­ra sin­gu­lar e inédita, ya que se recurrió al la­dri­llo vis­to -pro­pio de las ar­qui­tec­tu­ra uti­li­ta­ria fe­rro­via­ria e in­dus­trial-, con cu­bier­ta de va­rias aguas con te­jas me­tá­li­cas, el uso del hie­rro en los bal­co­nes, de la ma­de­ra y de las chi­me­neas, dan­do cuen­ta de la pre­sen­cia de los ho­ga­res a le­ña. SE PLAN­TEÓ ade­más en dos pi­sos -signo de pre­sen­cia y je­rar­quía-, re­ti­ra­do de la lí­nea mu­ni­ci­pal y con un pa­tio an­te­rior, otro par­ti­cu­lar apor­te. CO­MO PAR­TE de un área fe­rro­via­ria des­ta­ca­da, el ba­rrio es un ver­da­de­ra “jo­ya”, un con­jun­to que en cual­quier lu­gar del mun­do se­ría mo­ti­vo de or­gu­llo y ra­zón de atrac­ción pa­ra el tu­ris­mo. DE­CLA­RA­DO MO­NU­MEN­TO his­tó­ri­co na­cio­nal, pro­vin­cial y mu­ni­ci­pal, nin­gu­na de esas je­rar­quías sir­ve si­quie­ra pa­ra ge­ne­rar re­cur­sos pa­ra su man­te­ni­mien­to mí­ni­mo. TAM­PO­CO EXIS­TE un con­trol so­bre las in­ter­ven­cio­nes que ha­cen sus ocu­pan­tes, pin­tan­do pa­re­des, le­van­tan­do mu­ros o rea­li­zan­do mo­di­fi­ca­cio­nes que afec­tan el va­lor del con­jun­to. PO­SEER EL ba­rrio in­glés es co­mo te­ner un Pi­cas­so o un Van Gogh en la ciu­dad. Un te­so­ro, una obra de ar­te. RE­SUL­TA LA­MEN­TA­BLE que na­die se ocu­pe del mis­mo. Que no exis­ta una po­lí­ti­ca mí­ni­ma de cui­da­do. Que no fi­gu­re en la agenda de quie­nes tie­nen po­tes­tad ge­ne­rar al­gu­na ac­ción que a es­ta al­tu­ra re­sul­ta ne­ce­sa­ria e im­pos­ter­ga­ble.

La si­tua­ción del lla­ma­do “Ba­rrio In­glés” es un lla­ma­do de aten­ción a quie­nes de­ben ve­lar por el pa­tri­mo­nio ur­bano lo­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.