Ca­rri­tos de co­mi­da

La Nueva - - APLAUSOS - Por Ma­ria­na Kiehr ma­ria­na.kiehr@gmail.com

El ori­gen de los ca­rros de co­mi­da o food trucks se le atri­bu­ye a un te­xano, lla­ma­do Char­les Good­night, allá por el año 1866. La idea de Char­les era sim­ple, vien­do que los va­que­ros pa­sa­ban mu­cho tiem­po arrian­do su ga­na­do de aquí pa­ra allá, mo­di­fi­có la par­te de atrás de su ca­rre­ta con lo ne­ce­sa­rio pa­ra po­der ar­mar una es­pe­cie de co­ci­na mó­vil, con le­ña, es­pa­cios pa­ra uten­si­lios y man­tas de dor­mir.

El ca­rro fun­cio­nó más que bien, su tra­ba­jo era res­pe­ta­do y de pres­ti­gio, ya que se en­ten­día que te­nía que li­diar con mu­chas di­fi­cul­ta­des pa­ra ali­men­tar a los co­men­sa­les, des­de las par­ti­cu­la­ri­da­des del te­rreno has­ta con­se­guir los in­su­mos ne­ce­sa­rios. El ca­rro era un lu­gar de reunión, un fe­nó­meno so­cial, don­de no fal­ta­ban his­to­rias y can­tos al­re­de­dor de una fo­ga­ta.

A lo lar­go de los tiem­pos, la idea per­du­ró, y se fue adap­tan­do a su entorno y con­tex­to so­cial, sien­do siem­pre la al­ter­na­ti­va de aque­llos que no pue­den, o no desean vol­ver a sus ca­sas pa­ra un ten­tem­pié. La cu­rio­si­dad y la cri­sis eco­nó­mi­ca hi­cie­ron que en los úl­ti­mos años se trans­for­me en un fe­nó­meno gour­met glo­bal. Los ca­rri­tos de co­mi­das se pro­fe­sio­na­li­za­ron, se pu­sie­ron de úl­ti­ma mo­da y pa­sa­ron a ser una op­ción más pa­ra co­mer ri­co, rá­pi­do, y ge­ne­ral­men­te, más ba­ra­to que en un lo­cal. Con una es­té­ti­ca fuer­te y muy cui­da­da, los ca­rri­tos con­ser­van las ca­rac­te­rís­ti­cas de su ori­gen, la co­mi­da se pre­pa­ra en el mo­men­to y se co­me pa­ra­do o apo­ya­do en la mis­ma ba­rra del ca­rri­to.

En nues­tro país, el te­ma trae co­la, o trái­ler co­mo us­ted pre­fie­ra, y com­pli­ca par­ti­cu­lar­men­te a fun­cio­na­rios y le­gis­la­do­res por­que, cla­ro, una co­sa es pa­rar una ca­rre­ta en me­dio de Te­xas en 1800, otra muy di­fe­ren­te es es­ta­cio- nar un ca­rro en la ca­lle Al­si­na de Bahía Blan­ca, en el año 2015. Las com­pli­ca­cio­nes de trán­si­to, los de­re­chos de quié­nes y por cuán­to, y las re­gu­la­cio­nes bro­ma­to­ló­gi­cas ha­cen de es­te te­ma un pan­cho más que ca­lien­te pa­ra mas­ti­car. Y na­die quie­re pe­gar el pri­mer bo­ca­do. Exis­ten or­de­nan­zas, por su­pues­to, que tra­tan de ir al rit­mo de la mo­da y los nue­vos tiem­pos. Los ca­rri­tos de nues­tra ciu­dad, tan­to de po­cho­clos y cu­ba­ni­tos, co­mo de pan­chos y

Los ca­rri­tos de co­mi­das se pro­fe­sio­na­li­za­ron, se pu­sie­ron de úl­ti­ma mo­da y pa­sa­ron a ser una op­ción más.

ham­bur­gue­sas, pa­gan sus im­pues­tos, rea­li­zan los cur­sos de Ma­ni­pu­la­ción de Ali­men­tos que plan­tea la Mu­ni­ci­pa­li­dad, y son con­ta­bi­li­za­dos y con­tro­la­dos por los or­ga­nis­mos per­ti­nen­tes; po­co que­da ya de la im­pro­vi­sa­ción de an­ta­ño.

Ha­brá que ver has­ta dón­de se les per­mi­te el ac­ce­so a los nue­vos ca­mio­nes gour­met, con sus pro­pues­tas re­no­va­das y una ener­gía arro­lla­do­ra, que pa­re­cen ve­nir con an­sias de mo­di­fi­car el pai­sa­je ur­bano de ca­da ciu­dad.

Una trans­for­ma­ción que es re­fle­jo de una ge­ne­ra­ción que bus­ca com­pla­cer su pa­la­dar sibarita aún en una pau­sa la­bo­ral, y que in­ten­ta sos­te­ner un “es­ti­lo” a la ho­ra de ali­men­tar­se.

En el au­ge de las sel­fies y la so­bre­ex­po­si­ción de la vi­da ya no tan pri­va­da, su­pon­go que el vie­jo di­cho “So­mos lo que co­me­mos” po­dría cam­biar­se un po­co a “So­mos tan cool co­mo los lu­ga­res don­de co­me­mos" y es­tos ca­rri­tos sí que se ven cool.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.