Un re­mi­se­ro tras­la­dó un lobo ma­rino al zoo­ló­gi­co

Un hom­bre de 28 años, ayu­da­do por al­gu­nos pes­ca­do­res, pu­do sa­car al ani­mal del arro­yo Mi­gue­lín de Pun­ta La­ra y lle­var­lo has­ta La Pla­ta.

La Nueva - - SOCIEDAD -

Un hom­bre de 28 años que tra­ba­ja de re­mi­se­ro en una agen­cia de Pun­ta La­ra cap­tu­ró a un pe­que­ño lobo de mar y lo tras­la­dó en el baúl de su au­to has­ta el zoo­ló­gi­co pla­ten­se, en lo que po­dría ser el via­je más inusual de su vi­da.

El ani­mal fue avis­ta­do por pri­me­ra vez el mar­tes fren­te al arro­yo Mi­gue­lín cau­san­do un gran al­bo­ro­to en­tre los ve­ci­nos y pes­ca­do­res por­que en ese lu­gar no es ha­bi­tual en­con­trar esos ejem­pla­res.

Los ve­ci­nos se con­tac­ta­ron con per­so­nal de Pre­fec­tu­ra y guar­da­par­ques de la Re­ser­va Eco­ló­gi­ca de Pun­ta La­ra, quie­nes in­ten­ta­ron res­ca­tar al ani­mal o di­ri­gir­lo aguas aden­tro pa­ra que re­en­con­tra­ra su rum­bo ha­cia el sur.

Eduar­do Vi­lla­rreal, un re­mi­se­ro en­se­na­den­se de 28 años que tra­ba­ja en una agen­cia de Pun­ta La­ra, fue uno de los ob­ser­va­do­res que des­de el mar­tes es­tu­vo pen­dien­te de la suer­te del ani­mal.

"El mar­tes apa­re­ció el lo­bi­to y to­do el mun­do se al­bo­ro­tó, por eso se lla­mó a la Pre­fec­tu­ra, pe­ro no lo­gra­ron cap­tu­rar­lo; lo gra­ve fue que des­de la cos­ta los chi­cos le ti­ra­ban to­do ti­po de co­sas y el ani­mal se veía muy asus­ta­do", sos­tu­vo.

An­te la im­po­si­bi­li­dad de res­ca­tar­lo, quie­nes mon­ta­ron el ope­ra­ti­vo op­ta­ron por in­gre­sar al río con una mo­to de agua con la que de a po­co fue­ron “arreán­do­lo”.

Des­pués de esa ma­nio­bra, el lo­bi­to des­apa­re­ció de la vis­ta y to­dos cre­ye­ron que no vol­ve­rían a ver­lo.

Sin em­bar­go, el lobo vol­vió ca­si al mis­mo pun­to don­de lo ha­bían des­cu­bier­to.

"Lo vi­mos con unos pes­ca­do­res, pe­ro es­ta vez no se jun­tó tan­ta gen­te y por eso in­ten­té un acer­ca­mien­to", agre­gó el re­mi­se­ro.

Con la ayu­da de los pes­ca­do­res, Vi­lla­rreal co­men­zó a arro­jar­le al­gu­nas mo­ja­rras, y el lo­bi­to, vi­si­ble­men­te man­so y ham­brien­to, se fue acer­can­do en bus­ca de más.

Cuan­do es­tu­vo lo su­fi­cien­te­men­te cer­ca, y mien­tras el ani­mal te­nía sus ne­gros ojos cla­va­dos en la car­na­da, Vi­lla­rreal lo­gró su­je­tar­lo y, pe­se a su re­sis­ten­cia, rá­pi­da­men­te lo car­gó en el baúl del au­to.

Pre­fec­tu­ra in­ten­tó res­ca­tar­lo, in­clu­so in­gre­san­do al río con una mo­to de agua, pe­ro no pu­do y el lo­bi­to des­apa­re­ció de la vis­ta.

Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

GENTILEZA DIA­RIO DE LA PLA­TA

Vi­si­ble­men­te man­so y ham­brien­to,

el lobo se acer­có a la cos­ta y allí pu­do ser res­ca­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.