Con­sor­cios, pues­tos ba­jo la lu­pa del nue­vo Có­di­go Ci­vil y Co­mer­cial

El ins­tru­men­to le­gal ten­drá vi­gen­cia a par­tir del 1 de agos­to pró­xi­mo, y aun­que se ase­gu­ra que la ju­ris­pru­den­cia ha ve­ni­do cu­brien­do los va­cíos de la le­gis­la­ción ac­tual, ya sur­gen in­te­rro­gan­tes so­bre los fu­tu­ros cam­bios.

La Nueva - - EL PAÍS - Ro­dol­fo An­ge­let­ti ran­ge­let­ti@la­nue­va.com

NE­CE­SA­RIA AC­TUA­LI­ZA­CIÓN El 1 de agos­to se de­ro­ga la Ley 13.512 de Pro­pie­dad Ho­ri­zon­tal (fue pro­mul­ga­da en 1948), y si bien no de­sa­pa­re­ce la fi­gu­ra del con­sor­cio, sino que es in­cor­po­ra­da por el nue­vo tex­to nor­ma­ti­vo (nue­vo Có­di­go Ci­vil y Co­mer­cial), ya se es­pe­cu­la con al­gu­nos cam­bios en torno a su re­gla­men­ta­ción.

El más sig­ni­fi­ca­ti­vo es que los con­sor­cios, que has­ta hoy son en­tes re­gu­la­dos por una ley es­pe­cial, pa­sa­rán a ser per­so­nas ju­rí­di­cas y por lo tan­to “les ca­brían re­glas si­mi­la­res a las que tie­nen las em­pre­sas en ge­ne­ral”.

En­tre otros cam­bios, es­ta­rán obli­ga­dos a lle­var su con­ta­bi­li­dad y rea­li­zar un ba­lan­ce; o sea, a con­tra­tar ase­so­res con­ta­bles, lo que in­du­da­ble­men­te re­pre­sen­ta­rá ma­yo­res gas­tos pa­ra los con­sor­cis­tas, que has­ta aho­ra se las arre­gla­ban con un in­for­me anual.

Pa­ra el abo­ga­do lo­cal Ma­rio Ze­la­ya, pro­fe­sor del área de De­re­cho Ci­vil de la Ca­rre­ra de De­re­cho de la UNS, quien ade­más se desem­pe­ña en el cam­po pri­va­do en el área de De­re­chos Reales, la an­ti­güe­dad del vie­jo Có­di­go (1948) ha obli­ga­do a un ag­gior­na­mien­to for­zo­so que for­jó ju­ris­pru­den­cia y cu­brió as­pec­tos pa­ra los que no ha­bía si­do for­mu­la­da la ley, lo que evi­ta­rá cam­bios de­ma­sia­do brus­cos a par­tir de agos­to.

“El nue­vo Có­di­go Ci­vil y Co­mer­cial plas­mó en un tex­to le­gal to­da la doc­tri­na y la ju­ris­pru­den­cia que du­ran­te tan­tos años se fue reunien­do, pre­ci­sa­men­te, por fal­ta de un ins­tru­men­to ac­tua­li­za­do”, se­ña­ló Ze­la­ya.

No obs­tan­te, un cam­bio ra­di­cal que le asig­na­rá el nue­vo Có­di­go Ci­vil y Co­mer­cial a los con­sor­cios, se­gún la in­ter­pre­ta­ción que ha­ga la doc­tri­na, se­rá sin du­da la res­pon­sa­bi­li­dad de los con­sor­cis­tas por las deu­das que asu­ma el con­sor­cio.

Hoy, se in­ter­pre­ta que es­tos res­pon­den so­li­da­ria­men­te por las deu­das del con­sor­cio, pe­ro con el nue­vo Có­di­go es­to de­ja­ría de ocu­rrir.

“Es­to po­dría re­pre­sen­tar un pro­ble­ma pa­ra los ter­ce­ros que con­tra­ten con un con­sor­cio, ya que en­tra­rá a ju­gar el pa­tri­mo­nio de ca­da con­sor­cio pa­ra res­pon­der , por ejem­plo, por una deu­da im­por­tan­te”, ex­pli­có Ma­rio Ze­la­ya.

En tan­to, los con­sor­cios pa­sa­rán a ser per­so­nas ju­rí­di­cas, les se­ría apli­ca­ble el con­cur­so (ley de Quie­bras), lo que im­pli­ca una se­rie de pro­ble­mas de so­li­da­ri­dad en­tre los co­pro­pie­ta­rios. Si bien es­te pun­to es te­ma de de­ba­te, lo cier­to es que tal co­mo es­tá plan­tea­do en el tex­to, a par­tir de agos­to un juez po­dría otor­gar un pe­di­do de quie­bra y dis­po­ner un re­ma­te con­tra el con­sor­cio, pe­ro ¿qué po­dría re­ma­tar? Qui­zás el de­par­ta­men­to del en­car­ga­do,al­gún de­pó­si­to ban­ca­rio, pe­ro no mu­cho más que eso.

Otro te­ma ur­ti­can­te se­rán los jui­cios la­bo­ra­les, por­que el tra­ba­ja­dor tie­ne co­mo pa­trón al con­sor­cio, y que­da­ría ex­clui­da to­da res­pon­sa­bi­li­dad de sus in­te­gran­tes. Si bien pue­de dis­po­ner­se del co­bro de las ex­pen­sas, se­ría in­ge­nuo pen­sar que con un jui­cio en cier­nes las ex­pen­sas que­da­rían a la ple­na luz del día es­pe­ran­do un em­bar­go.

La ley tam­bién pre­vé ex­pre­sa­men­te que los con­sor­cios de­be­rán ha­cer­se car­go de la cons­truc­ción de ram­pas pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y la re­mo­ción de cual­quier obs­tácu­lo que im­pi­da su tras­la­ción.

Fi­nal­men­te, la nue­va ley tam­bién am­plía la le­gi­ti­ma­ción del co­bro de ex­pen­sas a cual­quier po­see­dor (com­pra con bo­le­to), usu­fruc­tua­rio o has­ta a un usur­pa­dor, lo que en los he­chos re­pre­sen­ta­ría que el con­sor­cio po­dría ele­gir en­tre co­brar­le las ex­pen­sas al due­ño de la pro­pie­dad o, sen­ci­lla­men­te al que ocu­pa.

Un juez po­dría otor­gar un pe­di­do de quie­bra y dis­po­ner un re­ma­te con­tra el con­sor­cio, pe­ro ¿qué bie­nes po­dría re­ma­tar? Qui­zás el de­par­ta­men­to del en­car­ga­do, al­gún de­pó­si­to ban­ca­rio, pe­ro no mu­cho más que eso.

Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

El otro te­ma ur­ti­can­te po­drían ser los jui­cios la­bo­ra­les que se en­ta­blen con­tra el con­sor­cio.

ARCHIVO LA NUE­VA.

La ges­tión de los con­sor­cios,

con ne­ce­si­da­des de con­traer deu­das im­por­tan­tes, pue­de con­ver­tir­se en un te­ma crí­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.