Cli­ma: se vie­ne un Ni­ño más que te­rri­ble

Se in­ten­si­fi­ca­rán las con­di­cio­nes del úl­ti­mo año. Ha­brá más tor­men­tas y pe­río­dos de in­ten­so ca­lor.

La Nueva - - LA REGIÓN - Her­nán Guer­cio hguer­cio@la­nue­va.com.ar

A PAR­TIR DE LA PRI­MA­VE­RA Pe­río­dos de in­ten­sas llu­vias, tor­men­tas y gra­ni­zos, al­ter­na­dos por en­tre dos y cin­co se­ma­nas de se­quía. Es­te es el efec­to que ten­drá en nues­tra zo­na y en una gran par­te de nues­tro país El Ni­ño, el fe­nó­meno cli­ma­to­ló­gi­co que re­gi­rá el es­ta­do del tiem­po du­ran­te los pró­xi­mos 12 me­ses en gran par­te del pla­ne­ta.

Así lo ase­gu­ró el in­ge­nie­ro agró­no­mo, es­pe­cia­lis­ta en agro­cli­ma­to­lo­gía y ca­te­drá­ti­co de la UBA, Eduar­do Sie­rra, quien afir­mó que a par­tir de la pri­ma­ve­ra ten­dre­mos un cli­ma “más llo­ve­dor y más per­tur­ba­do, con pe­río­dos de se­ca, en el que pa­sa­re­mos de una fa­se cli­má­ti­ca a la otra” en for­ma al­ter­na­da y con­ti­nua.

“Te­ne­mos en mar­cha un epi­so­dio El Ni­ño, co­mo ya pa­só el año pa­sa­do. To­do es­to sig­ni­fi­ca que ten­dre­mos mu­cha llu­via du­ran­te dos o tres se­ma­nas, se­gui­dos de pe­río­dos -de­no­mi­na­dos blo­queos­más lar­gos con una gran se­quía. Aun­que no se da­rán en for­ma pa­re­ja”, acla­ró.

El pro­fe­sio­nal re­co­no­ció que las con­di­cio­nes del tiem­po se­rán si­mi­la­res a las del úl­ti­mo año, pe­ro mu­cho más in­ten­sas, con “ra­chas de llu­vias que has­ta po­drían pro­vo­car inun­da­cio­nes ur­ba­nas”.

“Si es­te Ni­ño tie­ne los mis­mos efec­tos que es­tá pro­vo­can­do en Nor­tea­mé­ri­ca, nos va a traer va­rios pro­ble­mas. Y pa­ra los agri­cul­to­res ar­gen­ti­nos, en es­te sen­ti­do pue­de ser un año de pér­di­da”, ad­vir­tió.

Se­gún Sie­rra, pa­ra los cul­ti­vos de fi­na es­ta co­yun­tu­ra pue­de re­sul­tar muy pro­ble­má­ti­ca, ya que un in­vierno cá­li­do y hú­me­do fa­vo­re­ce la apa­ri­ción de pro­ble­mas por en­fer­me­da­des.

“En cam­bio, pa­ra la co­se­cha grue­sa pue­de re­pre­sen­tar un año muy per­tur­ba­do, pe­ro con la po­si­bi­li­dad de te­ner gran­des vo­lú­me­nes de pro­duc­ción. Por otro la­do, tam­bién se ve­rá atra­sa­da la siem­bra, se di­fi­cul­ta­rán y cre­ce­rán los cos­tos de las apli­ca­cio­nes de fun­gi­ci­das y her­bi­ci­das, y se com­pli­ca­rá la co­se­cha, con se­ca­do de gra­nos y pro­ble­mas de trans­por­te y al­ma­ce­na­je”, enu­me­ró.

“Du­ran­te la pri­ma­ve­ra, el ve­rano y la pri­me­ra par­te del oto­ño, es­tas llu­vias muy fuer­tes, con con­di­cio­nes de gra­ni­zo, agua­ce­ros to­rren­cia­les, pe­río­dos de blo­queo en los que no llue­ve y ha­ce un ca­lor te­rri­ble tam­bién se es­tán pro­du­cien­do en Nor­tea­mé­ri­ca; es­to pro­vo­ca­rá que allá se atra­se co­se­cha, y dis­mi­nu­yan la pro­duc­ción y la ca­li­dad, lo cual po­dría ter­mi­nar sien­do fa­vo­ra­ble pa­ra nues­tro sec­tor ru­ral”, agre­gó. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

PRENSA SYN­GEN­TA

Se­gún Eduar­do Sie­rra,

des­de la pri­ma­ve­ra se al­ter­na­rán llu­vias y se­quías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.