Lo de Ti­ro fue muy “sin­té­ti­co”: per­dió un par­ti­do que me­re­ció ga­nar

El au­ri­vio­le­ta des­per­di­ció más de diez chan­ces cla­ras fren­te al ar­co ri­val y ca­yó 2-1 an­te De­por­ti­vo Ro­ca. Si ga­na­ba po­día lle­gar a la ci­ma, pe­ro aho­ra que­dó sép­ti­mo.

La Nueva - - DEPORTES - Ser­gio Da­niel Peys­sé speys­se@la­nue­va.com Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

“No sé cuán­tos par­ti­dos más va­mos a ga­nar co­mo es­tos. Ti­ro ju­gó muy bien; mu­cho me­jor que no­so­tros, que su­fri­mos en to­do mo­men­to y lo ga­na­mos con dos arre­me­ti­das”.

El co­men­ta­rio de Die­go Lan­dei­ro, DT de De­por­ti­vo Ro­ca, va­rios mi­nu­tos des­pués del co­te­jo, me dio la ple­na se- gu­ri­dad de que lo que es­cri­ba en es­te aná­li­sis no iba a que­dar co­mo un “dis­pa­ra­te”.

Se pue­den bus­car di­fe­ren­tes for­mas y mo­dis­mos pa­ra des­cri­bir con pa­la­bras una reali­dad, pe­ro cuan­do hay una so­la cau­sa pa­ra ex­pli­car lo que su­ce­dió y no lo que real­men­te ten­dría que ha­ber su­ce­di­do, so­bran los de­ta­lles y las jus­ti­fi­ca­cio­nes. Lo del con­jun­to au­rio­vio­le­ta fue tan sin­té­ti­co co­mo el pi­so del es­ta­dio Luis Maio­lino: me­re­ció ga­nar, pe­ro in­creí­ble­men­te per­dió.

On­ce si­tua­cio­nes cla­rí­si- mas de gol con­tra tres del ad­ver­sa­rio. Y en el ini­cio de la se­gun­da eta­pa, cuan­do el due­ño de ca­sa es­ta­ba des­orien­ta­do, ma­rea­do y des­or­de­na­do, Trec­co (dos ve­ces) y Aba­ca, des­per­di­cia­ron los mano a mano que hu­bie­sen se­ca­do del to­do al Na­ran­ja.

Es di­fí­cil ha­la­gar al que per­dió y no te­ner ar­gu­men­tos pa­ra re­co­no­cer las bon­da­des del que triun­fó. Pe­ro el par­ti­do fue así. Ti­ro, con un 3-4-1-2 com­pac­to y elás­ti­co, go­zó de tiem­pos y es­pa­cios pa­ra co­brar un che­que con el mon­to que qui­sie­ra, pe­ro las de­fi­ni­cio­nes apre­su­ra­das y la fal­ta de pun­te­ría don­de me­nos te­nía que fa­llar, fue­ron alar­man­tes y de­ter­mi­nan­tes.

El “Depo”, ace­le­ra­do y sin ideas, bus­có siem­pre por el mis­mo la­do: cen­tro a la olla. A Lan­dei­ro no le im­por­tó per­der­lo por go­lea­da cuan­do el ri­val era ra­pi­dí­si­mo en las con­tras y, con el in­gre­so de Ger­mi, de­ci­dió apos­tar a un 3-4-3. Sí, al to­do o na­da.

A los 25, pe­lo­ta en­ve­ne­na­da al área, re­bo­tes, du­das, mu­chas ca­mi­se­tas na­ra­na­jas y gol de Vol­ken. La tor­men­ta no iba a des­apa­re­cer. Sie­te mi­nu­tos más tar­de, otro es­fé­ri­co en lla­mas, las es­tre­lli­tas de co­lo­res in­va­die­ron el ho­ri­zon­te de los de­fen­so­res ti­ren­ses y fren­ta­zo de­mo­le­dor de Mo­rán.

La his­to­ria va­ria­ba den­tro y fue­ra de la can­cha. Por­que Ti­ro, de po­der ha­ber que­da­do pri­me­ro en el gru­po con 26 pun­tos, re­tro­ce­día has­ta el sép­ti­mo lu­gar y sa­lía de la zo­na de cla­si­fi­ca­ción a dos fe­chas del final de la fa­se re­gu­lar. El re­gla­men­to no va a cam­biar, y al fút­bol siem­pre se va a ga­nar con go­les. Hay que en­ten­der­lo Ti­ro, más allá de que ju­ga­do­res, di­ri­gen­tes y cuer­po téc­ni­co, se ha­yan vuel­to a Bahía sin en­ten­der el increíble par­ti­do que per­die­ron...

FO­TOS: GENTILEZA DIA­RIO "

En­tre ca­pi­ta­nes, el ba­lón. Fer­man­do Ca­fas­so do­mi­na an­te la pre­sión de Fer­nan­do Fer­nán­dez. Ti­ro no pu­do aguan­tar la di­fe­ren­cia par­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.