Los co­no­ci­dos de siem­pre

La Nueva - - OPINIÓN. - Por Luis Ta­ru­llo Luis Ta­ru­llo es pe­rio­dis­ta de la agen­cia DyN.

Si a al­guien le que­da­ban du­das so­bre la men­ti­ra de las pa­ri­ta­rias con to­pes, ca­da día pue­de com­pro­bar lo con­tra­rio. Las más­ca­ras de una com­par­sa des­afi­na­da si­guen des­hi­la­chán­do­se a ca­da pa­so y hay gre­mios que anun­cia­ron acuer­dos so­bre au­men­tos sa­la­ria­les de has­ta 40 por cien­to.

Real­men­te pa­re­ce una bur­la y una pér­di­da de tiem­po de­te­ner­se en es­ta si­tua­ción ca­rac­te­ri­za­da por la men­da­ci­dad.

Mu­chos de esos pac­tos anun­cian un au­men­to de 27 por cien­to, el nú­me­ro que le en­can­ta el Go­bierno, pe­ro tras­car­tón vie­ne una re­tahí­la de su­mas fi­jas, in­cre­men­tos en adi­cio­na­les, mon­tos no re­mu­ne­ra­ti­vos, et­cé­te­ra, et­cé­te­ra, lo que ro­bus­te­ce de ma­ne­ra no­to­ria el por­cen­ta­je.

En­ci­ma, sin pu­dor, el mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo (o sea, el Go­bierno de CFK) no tie­ne em­pa­cho en des­de­cir­se y ho­mo­lo­gar los acuer­dos, cuan­do ha­ce so­lo un pu­ña­do de se­ma­nas ha­bía ad­ver­ti­do que no iba a re­co­no­cer au­men­tos su­pe­rio­res que se arri­ma­ran o su­pe­raran el 30 por cien­to.

Es así, en­ton­ces. Que­dar­se en es­ta cues­tión es per­der el tiem­po, pues co­mo se ha di­cho, ca­yó el ve­lo y no hay más na­da que dis­cu­tir al res­pec­to.

Pe­ro es im­por­tan­te mi­rar ha­cia el fu­tu­ro, más allá del 10 de di­ciem­bre. Su­ce­de que tam­bién ha­brá una he­ren­cia pa­ra em­pre­sa­rios, sin­di­ca­lis­tas y nue­vas au­to­ri­da­des. So­bre to­do es­tas úl­ti­mas.

Na­die pue­de pre­ver qué ocu­rri­rá en ma­te­ria in­fla­cio­na­ria des­pués de que el nue­vo Pre­si­den­te y los re­no­va­dos go­ber­na­do­res, in­ten­den­tes y le­gis­la­do­res se ins­ta­len en sus lu­ga­res.

Igual, ha­brá ali­vio pa­ra al­gu­nos, co­mo el mi­nis­tro de Tra­ba­jo, Car­los To­ma­da, quien des­pren­di­do del las­tre de la car­te­ra la­bo­ral se con­cen­tra­rá en su la­bor co­mo dipu­tado por­te­ño (con­ce­jal).

Va­rias or­ga­ni­za­cio­nes han es­ta­ble­ci­do en le­tra mi­nús­cu­la, co­mo pa­ra no re­mo­ver el avis­pe­ro, que si los au­men­tos de pre­cios si­guen des­tru­yen­do los sa­la­rios pe­di­rán la reaper­tu­ra de pa­ri­ta­rias. Es­to se tra­du­ce, con sus más y sus me­nos, co­mo la cláu­su­la “ga­ti­llo” de las épo­cas de la hi­per­in­fla­ción.

En la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na se ins­ta­ló el mi­to de los pri­me­ros 100 días de go­bierno, ver­sión que arras­tra in­men­sas du­das so­bre su ba­sa­men­to cien­tí­fi­co. Pe­ro es real que una ad­mi­nis­tra­ción ne­ce­si­ta asen­tar­se y ubi­car los tre­be­jos en el ta­ble­ro que he­re­da, es­pe­cial­men­te en es­ta oca­sión, con un ba­re­mo de des­a­gui­sa­dos más que am­plio.

Los go­bier­nos sue­len ac­tuar an­te sus su­ce­so­res co­mo esos in­qui­li­nos que, a la ho­ra de de­socu­par un de­par­ta­men­to, le de­jan mon­to­nes de pro­ble­mas al pro­pie­ta­rio. Es­ta vez no se­rá la ex­cep­ción. En el ru­bro la­bo­ral y en mu­chí­si­mos otros.

Lo gra­ve de es­ta si­tua­ción es que va­rios de quie­nes tie­nen po­si­bi­li­dad de ac­ce­der al po­der dan la im­pre­sión de no in­ter­pre­tar ca­bal­men­te lo que les to­ca­rá.

Los sin­di­ca­lis­tas tie­nen es­to muy cla­ro. Se pre­vé, co­mo ha ocu­rri­do siem­pre, que al prin­ci­pio ha­brá una car­ta de cré­di­to pa­ra los nue­vos go­ber­nan­tes.

Pe­ro así co­mo los gre­mios ob­tie­nen be­ne­fi­cios de las es­truc­tu­ras ofi­cia­les (por ejem­plo en ma­te­ria de obras so­cia­les) tam­bién son siem­pre cons­cien­tes de que sin el apo­yo de sus afi­lia­dos pue­den ter­mi­nar en la ban­qui­na.

Y que de con­ti­nuar la in­fla­ción los sa­la­rios se­gui­rán ca­yen­do co­mo por un to­bo­gán. Por eso se ha­bla de que la épo­ca de mar­zo/abril (tras el aco­mo­da­mien­to de los nue­vos y no tan nue­vos y lue­go de las Fies­tas y las va­ca­cio­nes) po­dría ser un pe­río­do bi­sa­gra co­mo pa­ra ir otean­do la ac­ti­tud de los gre­mios.

Qui­zás pa­ra esa fe­cha (y por qué no an­tes?) los di­ri­gen­tes de cu­ño pe­ro­nis­ta es­tén nue­va­men­te uni­dos.

Ade­más, ya les avi­sa­ron con di­ver­sas se­ña­les a to­dos los po­lí­ti­cos que, de no ha­ber cam­bios con res­pec­to a la lí­nea se­gui­da por el ac­tual ofi­cia­lis­mo, no les tem­bla­rá la mano pa­ra ac­cio­nar por sus de­man­das.

O sea, ac­tua­rán co­mo his­tó­ri­ca­men­te lo han he­cho. Co­mo los co­no­ci­dos de siem­pre.

“Los go­bier­nos sue­len ac­tuar an­te sus su­ce­so­res co­mo esos in­qui­li­nos que, a la ho­ra de de­socu­par un de­par­ta­men­to, le de­jan mon­to­nes de pro­ble­mas al pro­pie­ta­rio. Es­ta vez no se­rá la ex­cep­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.