Edi­to­rial Un pro­yec­to que se hi­zo reali­dad

Por ra­zo­nes po­lí­ti­cas e ins­ti­tu­cio­na­les, el cam­pus uni­ver­si­ta­rio de la UNS tar­dó ca­si cin­cuen­ta años en con­cre­tar­se.

La Nueva - - OPINIÓN. - Co­nec­ta­te a la­nue­va.com/opi­nion se­gui­nos vía Twitter en @la­nue­va­web

EN 1967, sien­do rec­tor de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Sur, el in­dio Aziz Ur Rah­man re­sol­vió la com­pra de 130 hec­tá­reas de tie­rra en un sec­tor por en­ton­ces “ale­ja­do” del cen­tro, con la am­bi­cio­sa idea de cons­truir allí un cam­pus o ciu­dad uni­ver­si­ta­ria, de acuer­do con los mo­de­los que ofre­cían por en­ton­ces las prin­ci­pa­les uni­ver­si­da­des del mun­do. AQUE­LLA DECISIÓN, a diez años de crea­da la uni­ver­si­dad, re­sul­tó in­no­va­do­ra y cam­bió el plan ini­cial de las au­to­ri­da­des de la ca­sa de eri­gir cons­truc­cio­nes ve­ci­nas al com­ple­jo de la ave­ni­da Alem, pa­ra lo cual dis­po­nía de tie­rras en la zo­na que hoy ocu­pa el ba­rrio Co­mahue, y sus­pen­dió tam­bién la obra que lle­va­ba ade­lan­te en la pri­me­ra cua­dra de la ca­lle Dra­go. EL IM­PUL­SO de po­ner en mar­cha el cam­pus en tie­rras cer­ca­nas al ba­rrio Pa­lihue con­tó con un con­cur­so de ideas pa­ra de­ter­mi­nar un plan maes­tro, es de­cir, una or­ga­ni­za­ción in­te­gral del con­jun­to que se pre­ten­día es­ta­ble­cer. ES­TE SE ini­cia­ba con la cons­truc­ción de un edi­fi­cio que ser­vi­ría co­mo re­si­den­cia es­tu­dian­til. SIN EM­BAR­GO, por cir­cuns­tan­cias de ín­do­le po­lí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal, y en un he­cho que no de­be­ría sor­pren­der­nos de­ma­sia­do, el cam­pus que­dó pron­to en los pa­pe­les. AQUE­LLA RE­SI­DEN­CIA se con­vir­tió años des­pués en una uni­dad aca­dé­mi­ca -del de­par­ta­men­to de Agro­no­mía- y por dé­ca­das el si­tio que­dó pos­ter­ga­do, mien­tras la uni­ver­si­dad su­fría ca­da año una preo­cu­pan­te fal­ta de es­pa­cio fren­te al siem­pre cons­tan­te au­men­to en la can­ti­dad de alum­nos y la ofer­ta de ca­rre­ras. HAN PA­SA­DO cin­cuen­ta años de esos pri­me­ros pa­sos y el nue­vo si­glo per­mi­te vi­sua­li­zar có­mo aque­lla idea, el plan­teo de dis­po­ner de un es­pa­cio des­ti­na­do a aten­der ne­ce­si­da­des aca­dé­mi­cas, re­crea­ti­vas y gas­tro­nó­mi­cas, se ha vuel­to una reali­dad en un sec­tor que, ade­más, ha cre­ci­do de ma­ne­ra par­ti­cu­lar, co­mo una de las más atrac­ti­vas de la ciu­dad, con vis­tas ha­cia la zo­na se­rra­na y en me­dio de una ri­ca y va­ria­da ve­ge­ta­ción. ES MUY alen­ta­dor ad­ver­tir que, más allá de los a ve­ces ajus­ta­dos pre­su­pues­tos de que dis­po­ne la educación, la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Sur ha lo­gra­do desen­vol­ver­se de ma­ne­ra ade­cua­da, ge­ne­ran­do un cre­ci­mien­to edi­li­cio que de al­gu­na ma­ne­ra per­mi­te pen­sar en una re­fun­da­ción de la ca­sa en ma­te­ria de in­fra­es­truc­tu­ra, aten­dien­do a que dis­po­ner de lu­ga­res ade­cua­dos es par­te de cual­quier am­bi­ción edu­ca­ti­va que re­sul­te su­pe­ra­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.