La se­cun­da­ria si­gue su ba­lan­ceo en­tre ex­tre­mos

La Nueva - - OPINIÓN. - Por Lau­ra Hoj­man

El ni­vel me­dio ar­gen­tino y de la ma­yo­ría de los paí­ses de la Re­gión aún en­fren­tan, a pe­sar de ha­ber lo­gra­do en­gro­sar la ma­trí­cu­la en los úl­ti­mos cin­co años, el fuer­te aban­dono de la se­cun­da­ria por par­te de los es­tu­dian­tes de en­tre 15 y 17 años, lo que ge­ne­ra la apa­ri­ción de pen­du­la­res po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas, que lle­van de un ex­tre­mo al otro al for­ma­to es­co­lar.

Es­te "ba­lan­ceo" en­tre pla­nes y pro­gra­mas de nue­vas se­cun­da­rias, no lo­gra sin em­bar­go con­cre­tar la anun­cia­da es­cue­la me­dia "in­clu­si­va", que con­ten­ga a to­dos y egre­se el ma­yor por­cen­tual y de­jar atrás el sis­te­ma ex­clu­yen­te, y es ex­pli­ca­do por al­gu­nos pe­da­go­gos e in­ves­ti­ga­do­res co­mo un irre­suel­to pro­ble­ma del sis­te­ma o ma­triz que se­lec­cio­nó siem­pre quien iba a po­der es­tu­diar y re­ci­bir­se en el se­cun­da­rio.

Si real­men­te al­go dis­tin­guió a la es­cue­la me­dia ar­gen­ti­na fue su ori­gen eli­tis­ta y se­lec­ti­vo -a di­fe­ren­cia de la pri­ma­ria ca­rac­te­ri­za­da por la ma­si­vi­dad y aper­tu­ra so­cial- pe­ro el he­cho que es­tos años se pro­me­tió di­se­ñar una nue­va ma­triz, ter­mi­nó en mu­chos ca­sos en un sis­te­ma que tam­po­co com­pro­me­tió al Es­ta­do en su de­ber de ga­ran­ti­zar el de­re­cho a la educación y en cam­bio con­ti­nuo res­pon­sa­bi­li­zan­do a alum­nos y a fa­mi­lias.

¿Qué ha­ce en de­fi­ni­ti­va que los jó­ve­nes aban­do­nen la se­cun­da­ria ac­tual­men­te? Ma­yor­men­te sue­le apun­tar­se al ori­gen so­cio­eco­nó­mi­co de las fa­mi­lias y los jó­ve­nes, al ba­jo com­pro­mi­so o ni­vel edu­ca­ti­vo de los pa­dres, y has­ta las re­ma­ni­das cau­sas del "tra­ba­jo" en los jó­ve­nes y las "ma­ter­ni­da­des" tem­pra­nas de las ado­les­cen­tes.

Es­tos dos úl­ti­mos fac­to­res son un he­cho hoy: Hay pa­ter­ni­da­des jó­ve­nes, es­tu­dian­tes que man­tie­nen ho­ga­res, es­cue­las me­dias con guar­de­rías y a pe­sar de re­ci­bir a es­tas nue­vas reali­da­des, opi­nio­nes ca­li­fi­ca­das con­si­de­ran que esas des­crip­cio­nes no alu­den a las ver­da­de­ras cau­sas y res­pon­sa­bi­li­da­des del aban­dono es­co­lar.

Flavia Te­ri­gi, doc­to­ra en Educación y en Psi­co­lo­gía e in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ge­ne­ral Sar­mien­to, ex­pre­só la idea que el aban­dono es­co­lar es "un des­ajus­te en­tre el con­tex­to y las di­ná­mi­cas que sig­nan la co­ti­dia­nei­dad de los ado­les­cen­tes, las ca­rac­te­rís­ti­cas ins­ti­tu­cio­na­les y el pro­yec­to pe­da­gó­gi­co que pro­po­ne el ni­vel me­dio" y por ello con­si­de­ró "pro­ble­má­ti­co co­lo­car los obs­tácu­los en las cir­cuns­tan­cias de los es­tu­dian­tes".

Se­gún Te­ri­gi es un error ubi­car "el tra­ba­jo o en la ma­ter­ni­dad, en lu­gar de ubi­car las di­fi­cul­ta­des en la in­ter­fa­ce en­tre los su­je­tos y la si­tua­ción es­co­lar" ya que sos­tie­ne que "no son si­tua­cio­nes que por sí mis­mas im­pi­dan es­tu­diar".

"La ma­triz dis­ci­pli­nar de la es­cue­la se­cun­da­ria y la ex­pec­ta­ti­va de con­trol so­cial, si­gue in­tac­ta. Es­te es el as­pec­to que se re­la­cio­na más fuer­te­men­te con la ex­clu­sión del ni­vel de am­plios sec­to­res de la po­bla­ción ado­les­cen­te", afir­ma la do­cen­te e in­ves­ti­ga­do­ra, quien apun­tó a cau­sas exó­ge­nas y en­dó­ge­nas del sis­te­ma se­lec­ti­vo del ni­vel me­dio que per­sis­te.

Va­ne­sa D'Ales­san­dre y Ma­ri­na Mat­tio­li, en la in­ves­ti­ga­ción

¿Por qué los ado­les­cen­tes de­jan la es­cue­la", del Sis­te­ma e Información de Ten­den­cias Edu­ca­ti­vas en Amé­ri­ca La­ti­na y pu­bli­ca­do por el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes y Pla­nea­mien­to Edu­ca­ti­vo de UNES­CO Ar­gen­ti­na, se­ña­la­ron que re­le­va­mien­tos y es­tu­dios em­pí­ri­cos dan cuen­ta que una im­por­tan­te pro­por­ción de los ni­ños, ado­les­cen­tes y fa­mi­lias "con­si­de­ran que son los au­tén­ti­cos res­pon­sa­bles de la deses­co­la­ri­za­ción".

Y, re­mar­ca­ron que "una de las ex­pre­sio­nes más crí­ti­cas es qui­zás la que po­ne de re­lie­ve al de­sin­te­rés por el es­tu­dio co­mo mo­ti­vo prin­ci­pal pa­ra aban­do­nar la es­cue­la".

El dé­fi­cit de ac­ce­so al ni­vel me­dio en­tre los ado­les­cen­tes es muy va­ria­ble en­tre paí­ses.

En Chile es del 6% mien­tras que en Gua­te­ma­la y Hon­du­ras la mi­tad de los ado­les­cen­tes nun­ca ac­ce­dió al ni­vel, en Ar­gen­ti­na, Bo­li­via, Pe­rú y Ecua­dor la pro­por­ción de ado­les­cen­tes que no ac­ce­dió al ni­vel me­dio os­ci­la en­tre el 12 al 15%; en Pa­na­má, Cos­ta Ri­ca, Co­lom­bia, Pa­ra­guay, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Uru­guay y Brasil as­cien­de al 20%, mien­tras que en Mé­xi­co y en El Sal­va­dor se acer­ca a un ter­cio y en Ni­ca­ra­gua al 40%.

En­tre las nue­vas mi­ra­das y re­co­men­da­cio­nes a las po­lí­ti­cas pú­bli­cas se re­sal­ta que es­tas cues­tio­nes se­ña­la­das co­mo cau­sas del aban­dono de­ben ser tomadas co­mo desafíos y re­tos pa­ra lle­gar a con­ce­bir a la educación me­dia co­mo un de­re­cho.

“¿Qué ha­ce que los jó­ve­nes aban­do­nen la se­cun­da­ria? Sue­le apun­tar­se al ori­gen so­cio­eco­nó­mi­co, al ba­jo com­pro­mi­so de los pa­dres, al tra­ba­jo y las ma­ter­ni­da­des tem­pra­nas”.

Lau­ra Hoj­man es pe­rio­dis­ta de la agen­cia DyN, es­pe­cia­lis­ta en te­mas de educación.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.