El sis­te­ma no cam­bió

La Nueva - - OPINIÓN. -

MO­NAR­QUÍA. Has­ta la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, el sis­te­ma po­lí­ti­co ge­ne­ra­li­za­do en dis­tin­tas la­ti­tu­des era el mo­nár­qui­co. Los re­yes con­cen­tra­ban los tres po­de­res, Eje­cu­ti­vo, Le­gis­la­ti­vo y Ju­di­cial. Sus se­cre­ta­rios -equi­va­len­tes a los que hoy lla­ma­mos mi­nis­tros- ca­re­cían de au­to­ri­dad, eran sim­ples ase­so­res de los re­yes. Nin­guno po­día su­pe­rar la fi­gu­ra de los re­yes -es­to su­ce­dió ex­cep­cio­nal­men­te cuan­do ellos eran me­dio­cres-, pe­ro en­tre ellos ha­bía lu­chas des­pia­da­das pa­ra ob­te­ner sus fa­vo­res y des­pla­zar a los de­más. En la Ar­gen­ti­na ac­tual su­ce­de lo mis­mo. No exis­te la po­si­bi­li­dad de que al­gún Mi­nis­tro eclip­se la fi­gu­ra pre­si­den­cial, no por­que es­ta sea su­pe­rior, sino por­que son ele­gi­dos por su ser­vi­lis­mo y ob­se­cuen­cia. No po­cos ar­gen­ti­nos de hoy re­nie­gan de los de Ma­yo de 1810, que nos li­be­ra­ron de la mo­nar­quía.

Emi­lio Zuc­ca­lá

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.