Ranni y Pa­sik, co­mo vie­jos ami­gos

Los ac­to­res con­ver­sa­ron con “La Nue­va.” acer­ca de “Ae­ro­pla­nos”, la obra que ma­ña­na los trae­rá has­ta Bahía Blan­ca.

La Nueva - - APLAUSOS. - Ma­ría Inés Di Cic­co mdi­cic­co@la­nue­va.com

Por pri­me­ra vez jun­tos en tea­tro, Ro­dol­fo Ranni y Ma­rio Pa­sik pre­sen­ta­rán, en Bahía Blan­ca, Ae­ro­pla­nos, una obra de Car­los Go­ros­ti­za.

A las 21.30, en el Tea­tro Don Bos­co, se ve­rá es­ta ver­sión que di­ri­ge Da­niel Mar­co­ve, so­bre la his­to­ria de Pa­co (Pa­sik) y Cris­tó­bal (Ranni), ami­gos en­tra­ña­bles, hom­bres de cla­se me­dia que se co­no­cen des­de ha­ce se­sen­ta años, y que en su con­vi­ven­cia ofre­cen un in­ten­so y ri­co in­ter­cam­bio de hu­mor, ter­nu­ra y so­li­da­ri­dad. "Pen­sar en dos hom­bres gran­des ha­blan­do de sus vi­das pue­de mo­ver a me­lan­co­lía -di­ce Pa­sik-. En cam­bio, Ae­ro­pla­nos es­tá lleno de mo­ti­vos pa­ra reírse sin que los ac­to­res nos ha­ga­mos los pa­ya­sos o re­car­gue­mos al­gún ges­to. Pa­san tres mi­nu­tos y la gen­te se aco­mo­da en la bu­ta­ca, con­ten­ta de ha­ber ve­ni­do. No­so­tros lo sen­ti­mos des­de el es­ce­na­rio y nos ali­men­ta".

"El pú­bli­co se ríe a car­ca­ja- da lim­pia y se plie­ga al sue­ño de es­tos dos hom­bres con la emo­ción más pro­fun­da -ce­le­bra Ranni-. Es cier­to: nun­ca ha­bía­mos coin­ci­di­do en tea­tro. Y re­sul­tó: con él se da en es­ce­na lo que se tie­ne que dar pa­ra trans­mi­tir es­ta his­to­ria don­de pri­man los va­lo­res hu­ma­nos y, de he­cho, nos acom­pa­ña el éxi­to", ase­gu­ra.

Las lo­ca­li­da­des se en­cuen­tran a la ven­ta en la bo­le­te­ría de Viey­tes y Ron­deau, y tie­nen im­por­tan­tes des­cuen­tos por Clic­ko­fer­tas.

EN CON­VER­SA­CIÓN TE­LE­FÓ­NI­CA

"Dis­fru­ta­mos enor­me­men­te de Ae­ro­pla­nos -ase­gu­ra "el Tano" Ro­dol­fo Ranni-. Es un ma­te­rial mag­ní­fi­co, que nos da­rá vue­lo pa­ra ra­to y que nos per­mi­te, a tra­vés de Car­los Go­ros­ti­za, ha­cer ho­nor a los au­to­res na­cio­na­les, que tan ol­vi­da­dos se en­cuen­tran en el tea­tro de Bue­nos Ai­res", cuen­ta al te­lé­fono, des­de un ho­tel en Ne­co­chea, una de las 30 lo­ca­li­da­des que ha­brá vi­si­ta­do jun­to con Ma­rio Pa­sik, en los 40 días de du­ra­ción de una gi­ra que em­pe­zó ha­ce diez.

"Go­ros­ti­za per­te­ne­ce a un gru­po de cin­co o seis pró­ce­res de las le­tras argentinas, un hom­bre que con 95 años re­cién cum­pli­dos, to­da­vía, cuan­do le ha­cen un ho­me­na­je se pre­gun­ta por qué es­tá allí", su­bra­ya su co­pro­ta­go­nis­ta.

"Es un hom­bre con un hu­mor enor­me, que ha vol­ca­do en es­ta obra -con­ti­núa Pa­sik-. Des­de la pri­me­ra lec­tu­ra le en­con­tran­do mo­men­tos de una lle­ga­da es­pe­cial y ya en la pri­me­ra fun­ción el pú­bli­co la aplau­dió de pie y no fa­lló una".

Jun­tos, no pe­go­tea­dos

"El Tano" es cla­ro: "no so­mos co­mo los per­so­na­jes que in­ter­pre­ta­mos, Pe­ro, sí, con Ma­rio apren­de­mos a co­no­cer­nos y te­ne­mos una bue­na con­vi­ven­cia... ¡Ima­gí­nen­se que com­par­ti­mos un mo­tor- ho­me y ten­dre­mos tiem­po de con­ver­sar lar­go de la vi­da!".

"Te­ne­mos, con Ranni, esa coin­ci­den­cia de ha­ber sen­ti­do el lla­ma­do y ele­gi­do la pro­fe­sión, y man­te­ne­mos el ner­vio ado­les­cen­te, pe­se a los años de ofi­cio", com­par­te quien se­rá, por lar­go ra­to, su com­pa­ñe­ro.

Ocu­rre que ya han re­co­rri­do jun­tos bue­na par­te del país y, has­ta sep­tiem­bre y con final en Puer­to Desea­do, an­da­rán por las ru­tas argentinas. Des­pués los espera tres me­ses en el Tea­tro Co­li­seo, en Bue­nos Ai­res, otros tan­tos en el Me­tro­po­li­tan mar­pla­ten­se. En­ton­ces, cru­za­rán el Atlán­ti­co has­ta Es­pa­ña".

"En mi ca­so -di­ce Ranni- es im­po­si­ble lle­var ade­lan­te otro pro­yec­to que no sea és­te, al me­nos por el mo­men­to. Cuan­do es­te­mos en Bue­nos Ai­res, ya en ca­sa, tal vez. Pe­ro ya no ten­go ga­nas de co­rrer en­tre vue­los que se atra­san o can­ce­lan y ho­ra­rios de gra­ba­ción", con­fie­sa.

Pa­sik, por su la­do, re­pa­sa una agenda la­bo­ral de don­de sur­ge el re­cien­te es­treno de

So­cios por ac­ci­den­te 2, la co­me­dia que en­ca­be­zan Jo­sé Ma­ría Lis­tor­ti y Pedro Al­fon­so.

"Fui a la pre­sen­ta­ción de prensa, un día an­tes de co- men­zar la gi­ra de Ae­ro­pla­nos, pe­ro to­da­vía no la ví. A al­gún ci­ne me pien­so es­ca­par", con­fie­sa el ac­tor.

"Sé que es­tá yen­do fan­tás­ti­ca y me ale­gra por­que sé que se hi­zo un es­fuer­zo pa­ra mar­car una di­fe­ren­cia. Lis­tor­ti y Al­fon­so tra­ba­jan pa­ra ir ca­da vez me­jor, ade­más de te­ner don de gen­te, el ca­pi­tal más im­por­tan­te".

No es­tre­na­da en Bahía Blan­ca, Pa­sik tam­bién par­ti­ci­pa en Pa­sa­je de vi­da, de Die­go Cor­si­ni, "una pe­lí­cu­la con otro en­ca­re, so­bre los años 70 y la ac­tua­li­dad, con un en­fo­que so­bre las con­tra­dic­cio­nes de al­gu­nos mi­li­tan­tes que es ne­ce­sa­rio em­pe­zar a abor­dar". Y en agos­to se lo ve­rá en la mi­ni­se­rie Mi­la­gros

en cam­pa­ña, por Ca­nal 9 de Bue­nos Ai­res, con li­bros de Jor­ge Maes­tro y Ser­gio Vain­man, "co­mo un can­di­da­to a pre­si­den­te "que por suer­te, no sa­lió ele­gi­do", y en sep­tiem­bre, cuan­do re­gre­se a Ca­pi­tal, lo espera otra que ya co­men­zó a es­tu­diar.

"Te­ner años de ca­rre­ra no im­pli­ca una mi­ra­da con­tem­pla­ti­va. Sí -afir­ma-, una vi­sión de la vi­da y la pro­fe­sión que per­mi­te dis­fru­tar".

Las en­tra­das se con­si­guen en la bo­le­te­ría de Viey­tes y Ron­deau, y tie­nen im­por­tan­tes des­cuen­tos por Clic­ko-fer­tas.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Ro­dol­fo Ranni y Ma­rio Pa­sik, gran­des com­pa­ñe­ros en la piel de dos en­tra­ña­bles y an­ti­guos ami­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.