El ar­gen­tino que con­de­na a Mes­si, pe­ro acep­ta que le mien­tan en la ca­ra

Si se le exi­ge con más vi­ru­len­cia a un fut­bo­lis­ta que a un po­lí­ti­co co­rrup­to o in­efi­cien­te, el abis­mo es­tá cer­ca.

La Nueva - - SOCIEDAD. - Wal­ter Gu­lla­ci wgu­lla­ci@la­nue­va.com

El ti­po to­da­vía es­cu­cha a Ca­va­llo, le son­ríe a Bou­dou, se sa­ca una sel­fie con Li­li­ta, ad­mi­te las con­tra­dic­cio­nes de ca­da uno de los pre­can­di­da­tos de turno. Eso sí, no se apa­sio­na con nin­guno. Ni tam­po­co le in­tere­sa que el “ele­gi­do” en la ur­na le rin­da cuen­tas por sus ac­tos. Ba­ja­rá la ca­be­za, una vez más. Y pun­to.

Pe­ro un do­min­go es­ta­lla. Mal­di­ce y des­po­tri­ca. Has­ta le de­sea lo peor a ese ser di­mi­nu­to que no le pro­me­tió obras, ni ter­mi­nar con la de­lin­cuen­cia, ni me­jo­rar las es­cue­las, ni edi­fi­car hos­pi­ta­les. Na­da de eso.

El hom­bre­ci­to ape­nas su­ge­ría otra ac­tua­ción má­gi­ca... de fút­bol. So­lo que es­ta vez su jue­go se hi­zo te­rre­nal. Se mi­me­ti­zó con los de al la­do. En­ton­ces Ar­gen­ti­na que­dó ham­brien­ta de fes­te­jo. Y el as­tro, ese ta­len­to inigua­la­ble, que­dó a mer­ced del foul más ar­te­ro. El de la crí­ti­ca des­pia­da­da.

*** Un país en el que se le exi­ge con mu­cha más vi­ru­len­cia a un ju­ga­dor de fút­bol que a un fun­cio­na­rio co­rrup­to o in­efi­cien­te di­rec­ta­men­te es­tá con­de­na­do al fra­ca­so.

Esa lec­tu­ra, tras ha­ber per­di­do nues­tra Se­lec­ción la final de la Co­pa Amé­ri­ca por pe­na­les an­te Chile, de­be­ría ins­ta­lar­se YA en el ima­gi­na­rio po­pu­lar. Tan­to co­mo ese mor­bo vis­ce­ral que no so­lo le sur­ge al hin­cha, sino al pro­pio pe­rio­dis­mo en su con­jun­to. El que sue­le ana­li­zar el fút­bol. E, in­clu­so, aquel que so­lo apa­re­ce cuan­do se tra­ta de un Mun­dial o un par­ti­do de­ci­si­vo co­mo el de San­tia­go.

Muy ar­gen­tino es­to de ex­plo­tar de har­taz­go por si­tua­cio­nes que no ame­ri­tan más que un buen be­rrin­che fut­bo­le­ro. Y a otra co­sa.

Pe­ro no. Hoy mar­tes se­gu­ra­men­te se con­ti­nua­rá ma­sa­cran­do al me­jor ju­ga­dor del mun­do por­que “tie­ne mal sem­blan­te”, “no de­ja el al­ma co­mo Mas­che­rano”, “es­tá le­jos del me­jor Ma­ra­do­na” o “so­lo des­equi­li­bra en Bar­ce­lo­na”.

Qui­zás ha­bría que pre­gun­tar­se si las cir­cuns­tan­cias que ro­dean a se­me­jan­te mons­truo de la pe­lo­ta ten­gan que ver con sus do­tes in­di­vi­dua­les, fí­si­cas o psí­qui­cas, o sim­ple­men­te con un plan­teo erró­neo de Mar­tino o con mú­si­cos que no lle­gan a in­ter­pre­tar, co­mo sí ocu­rre en el Bar­sa, su par­ti­tu­ra de ju­ga­dor úni­co e irre­pe­ti­ble.

Pe­ro es más sen­ci­llo vi­tu­pe­rar, agre­dir, las­ti­mar e iro­ni­zar al “10”.

No se­ría ex­tra­ño, en­ton­ces, que és­te ter­mi­ne has­tia­do de tan cruel es­ce­na­rio y de­ci­da apar­tar­se de la Se­lec- ción, con lo que sur­gi­rían otras voces to­da­vía más se­ve­ras, tra­tán­do­lo de an­ti­pa­tria, mal na­ci­do u otros dis­pa­ra­tes.

Al­gu­na vez, a al­guien se le ocu­rrió de­cre­tar, en es­te país, que un se­gun­do pues­to no sir­ve de na­da, que no al­can­za con ser com­pe­ti­ti­vo, que un de­por­tis­ta tie­ne que ser una má­qui­na. Y que los de­más ni si­quie­ra exis­ten.

En ese con­tex­to de so­ber­bia y ca­ren­cia in­te­lec­tual, qui­zás sea ho­ra de em­pe­zar a dis­fru­tar, de una bue­na vez, del ta­len­to de quie­nes, por for­tu­na, han na­ci­do en es­te sue­lo.

Y sí sea­mos más pro­fun­dos so­bre quie­nes no re­suel­ven con sus po­lí­ti­cas los gran­des te­mas que man­tie­nen en vi­lo a los ar­gen­ti­nos.

Y aquí no só­lo se tra­ta de ha­blar del bol­si­llo. Sino de la sa­lud, la se­gu­ri­dad, la jus­ti­cia y la educación.

Por to­do eso, que que­de cla­ro.

Yo a Mes­si lo voy a vo­tar siem­pre pa­ra la Se­lec­ción.

No se­ría ex­tra­ño que Lio­nel Mes­si ter­mi­ne has­tia­do de tan cruel es­ce­na­rio y de­ci­da, fi­nal­men­te, apar­tar­se del se­lec­cio­na­do ar­gen­tino.

Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

ARCHIVO LA NUE­VA.

En­re­da­do an­te tan­ta crí­ti­ca ar­te­ra,

Mes­si es el blan­co pre­fe­ri­do de mu­chos ar­gen­ti­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.