“Si­gue co­nec­ta­da al res­pi­ra­dor”, afir­mó la hi­ja de la mu­jer agre­di­da

La jo­ven Ce­les­te Carballo brin­dó de­ta­lles del es­ta­do de sa­lud de su ma­dre, Ana­lía Brown (36), quien, a fi­nes del mes pa­sa­do ha­bría si­do agre­di­da fe­roz­men­te por Pedro So­ria (58) en una vi­vien­da de Pun­ta Al­ta.

La Nueva - - SEGURIDAD. - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

“Oja­lá que es­te ti­po no sal­ga nun­ca más de la cár­cel por­que lo que hi­zo es una animalada; es una cruel­dad te­rri­ble. El he­cho de que su mu­jer, su hi­ja y su nie­to ha­yan muer­to, no jus­ti­fi­ca lo que le hi­zo a mi ma­má; la de­jó al pun­to de la muer­te”.

La fra­se de Ce­les­te Carballo (18) de­ja en evi­den­cia el sen­ti­mien­to de do­lor por el bru­tal epi­so­dio de vio­len­cia que pa­de­ció su ma­dre, Ana­lía Ro­sa­na Brown (36), a quien Pedro So­ria (58) ha­bría gol­pea­do sal­va­je­men­te y acu­chi­lla­do unas dos­cien­tas ve­ces en Pun­ta Al­ta, por cau­sas que aún no es­tán cla­ras.

“Mi ma­má si­gue co­nec­ta­da al res­pi­ra­dor ar­ti­fi­cial y el doc­tor me di­jo que es­tán tra­tan­do de sa­cár­se­lo. Va­mos a ver có­mo evo­lu­cio­na en es­tos días. Aho­ra ella es­tá es­ta­ble, cons­cien­te y le sus­pen­die­ron al­gu­nos se­dan­tes, así que cuan­do me ve me re­co­no­ce. El ce­re­bro le fun­cio­na bien”, pre­ci­só ayer Carballo en los pa­si­llos de Te­ra­pia In­ten­si­va del Hos­pi­tal In­ter­zo­nal Ge­ne­ral de Agu­dos Doc­tor Jo­sé Pen­na, don­de su ma­dre per­ma­ne­ce in­ter­na­da.

“Ella re­ci­bió gol­pes y al­re­de­dor de 200 cu­chi­lla­zos, por eso le tu­vie­ron que po­ner apro­xi­ma­da­men­te 500 pun­tos de su­tu­ra en to­do el cuer- po. Más que na­da tie­ne afec­ta­do el 70 por cien­to de la ca­be­za y la ca­ra, don­de tie­ne mu­chos cor­tes he­chos con un (cu­chi­llo de co­ci­na)”, acla­ró la jo­ven.

Y sos­tu­vo que su ma­má “re­ci­bió un gol­pe cer­te­ro en la ca­be­za con una plan­cha de hie­rro pa­ra co­ci­nar bi­fes, que cuan­do la en­con­tró la po­li­cía es­ta­ba par­ti­da”.

“Tie­ne mu­chos mo­re­to­nes y las cos­ti­llas que­bra­das por­que apa­ren­te­men­te le pe­gó pa­ta­das. Eso tam­bién es una com­pli­ca­ción por­que si ella se mue­ve mu­cho se le pue­de pin­char un pul­món, así que los mé­di­cos es­tán es­pe­ran­do su evo­lu­ción pa­ra po­der cu­rar­la. Cuan­do el do­min­go vi­ne al hos­pi­tal, nos re­co­no­ció a mí y a sus otros fa­mi­lia­res y qui­so ha­blar­me pe­ro no pu­do por­que es­tá co­nec­ta­da al res­pi­ra­dor”, re­la­tó Ce­les­te a

Nue­va.

La po­co des­pués de re­ci­bir el par­te mé­di­co de su ma­dre.

La chi­ca ad­mi­tió que des­co­no­ce las cau­sas que pro­vo­ca­ron el in­ci­den­te en­tre su ma­dre y el impu­tado.

“Por aho­ra lo úni­co que sé es lo que me di­jo la po­li­cía, que a ella la en­con­tra­ron in­cons­cien­te y él te­nía un cor­te su­per­fi­cial en el ab­do­men. Es­te ti­po y mi ma­má se co­no­cían a tra­vés de un su­pues­to ami­go de ella, que a su vez era el al­ba­ñil de So­ria. El ne­ce­si­ta­ba una em­plea­da y mi ma­má le co­men­tó a es­te ami­go que que­ría tra­ba­jar, en­ton­ces esa per­so­na hi­zo que ella y So­ria se co­no­cie­ran”.

Aña­dió la mu­cha­cha que el hom­bre “fue a la ca­sa de mi ma­má y le di­jo que el vier­nes (26), a las sie­te de la tar­de, fue­ra a Pe­lle­gri­ni 1531 (de Pun­ta Al­ta) pa­ra acor­dar los ho­ra­rios de tra­ba­jo. Ella fue, le di­jo a la fa­mi­lia dón­de iba a es­tar y nun­ca más apa­re­ció. Sé que no ha­bía una re­la­ción en­tre So­ria y mi ma­má”.

“Me lle­gó la ver­sión de que ella es­tu­vo de­te­ni­da unas ho­ras en el Hos­pi­tal Na­val has­ta que la fis­cal se dio cuen­ta de que por su es­ta­do mi ma­má no era la agre­so­ra, sino la víc­ti­ma. En ese mo­men­to la li­be­ró”, am­plió la mu­cha­cha, quien es­tá acom­pa­ña­ba de fa­mi­lia­res y pas­to­res de una igle­sia evan­gé­li­ca de Pun­ta Al­ta.

Pedro So­ria con­ti­núa in­ter­na­do en el Hos­pi­tal Na­val con cus­to­dia. An­te la con­sul­ta de es­te dia­rio so­bre el es­ta­do de sa­lud del hom­bre, se de­cli­nó brin­dar información al res­pec­to.

SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA NUE­VA.

Ce­les­te Carballo

no ocul­ta su do­lor por el sal­va­je epi­so­dio del que fue víc­ti­ma su ma­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.