Te­rri­ble ex­pe­rien­cia de dos her­ma­nos por par­te de cua­tro su­pues­tos po­li­cías

Los su­je­tos, con uni­for­mes, irrum­pie­ron en una vi­vien­da de Te­nien­te Fa­rías al 1000 con la ex­cu­sa de rea­li­zar un alla­na­mien­to, pe­ro gol­pea­ron con bru­ta­li­dad a sus mo­ra­do­res y les ro­ba­ron 8.300 pe­sos y otros ele­men­tos.

La Nueva - - SEGURIDAD. -

“ME ATÓ LAS MA­NOS A LO BRU­TO” “Es­ta­ban ves­ti­dos co­mo po­li­cías, con el uni­for­me pues­to, y por eso mi her­mano les abrió. In­clu­so te­nían la ra­dio y se es­cu­cha­ba lo que ha­bla­ban, aun­que ellos no lo ha­cían, só­lo es­cu­cha­ban. Di­je­ron que era un alla­na­mien­to y que iban a ver atrás, por­que se ha­bía co­me­ti­do un ro­bo”.

De es­ta ma­ne­ra Al­do Ve­ra co­men­zó a dar de­ta­lles de la te­rri­ble ex­pe­rien­cia su­fri­da du­ran­te la ma­dru­ga­da pa­sa­da, cuan­do cua­tro in­di­vi­duos ves­ti­dos con la ro­pa ca­rac­te­rís­ti­ca de la fuer­za de se­gu­ri­dad irrum­pie­ron en el do­mi­ci­lio de Te­nien­te Fa­rías al 1038, que la víc­ti­ma com­par­te con un her­mano.

“El les abrió la puer­ta por­que eran po­li­cías y no­so­tros es­tá­ba­mos tran­qui­los por­que no te­nía­mos ar­mas ni na­da. Les di­ji­mos que en­tren, pe­ro en cuan­to mi her­mano les abrió ya le em­pe­za­ron a pe­gar. Ahí es­cu­cho, me le­van­to de la ca­ma y en ese mo­men­to sa­le uno y me di­ce 'que­da­te tran­qui­lo, por­que so­mos po­li­cías'”, re­la­tó el dam­ni­fi­ca­do a

“'Bueno, bueno, no pa­sa

Nue­va. La

na­da' le di­go y le­van­to las ma­nos. Ahí me pide que me ti­re al pi­so, bo­ca aba­jo. Ha­go to­do lo que me di­ce y me ata las ma­nos a lo bru­to con un alam­bre y me em­pie­za a pe­gar con un hie­rro; en­ci­ma se me caía to­da la san­gre en la ca­ra y me se­guía pe­gan­do”, re­cor­dó Al­do.

“En­tra­ron los cua­tro, ce- rra­ron la puer­ta y nos tor­tu­ra­ron ahí no­más. A los dos nos pe­ga­ron de una, y siem­pre con hie­rro. No pa­ra­ron has­ta que uno pre­gun­tó '¿dón­de es­tán los 20 mil pe­sos, por­que me di­je­ron que acá hay 20 mil pe­sos?'. Le di­je que no te­nía­mos na­da, que lo úni­co que te­nía era lo que ellos ya ha­bían to­ma­do”, men­cio­nó la víc­ti­ma.

Los de­lin­cuen­tes lo­gra­ron sus­traer 8.300 pe­sos en to­tal y otros ele­men­tos de va­lor.

“Se lle­va­ron 6.300 pe­sos que yo te­nía de la quin­ce­na y otros 2.000 de mi her­mano que era de la pla­ta que co­bra ca­da fin de se­ma­na. Tam­bién se lle­va­ron la te­le, los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res de los dos, ade- más de mu­cha ro­pa, mi per­fu­me, za­pa­ti­llas, cam­pe­ras, una mo­chi­la; nos va­cia­ron la ca­sa”, se la­men­tó el hom­bre, quien tra­ba­ja en la cons­truc­ción de pin­tor.

Agre­gó que “tu­vo que ve­nir la am­bu­lan­cia pa­ra tras­la­dar a mi her­mano al hos­pi­tal, por­que per­dió mu­cha san­gre por la gol­pi­za” y re­co­no­ció que cuan­do los su­pues­tos ofi­cia­les de la po­li­cía se mar­cha­ron del in­mue­ble “quedamos ata­dos y es­tu­vi­mos co­mo vein­te mi­nu­tos que­rien­do desatar­nos por­que era un alam­bre muy fuer­te; no po­día­mos cor­tar­lo con las ma­nos”.

“Por suer­te –-ad­mi­tió el vo­ce­ro-- en­con­tré una pin­za con la que pu­de cor­tar el alam­bre de mi her­mano y lue­go sa­lí a pe­dir so­co­rro a los ve­ci­nos pa­ra que lla­ma­ran a una am­bu­lan­cia”.

“Pa­ra mí que al­go les ha­brán di­cho... A las nue­ve y me­dia de la no­che vino un ti­po a pre­gun­tar por Ga­lar­za o al­go así, no­so­tros le di­ji­mos que no sa­bía­mos quien era y nos con­tes­tó 'bueno, lis­to', se hi­zo el b... y se fue. Tal vez es­ta per­so­nas es­ta­ba mar­can­do la ca­sa, por­que a las dos en­tra­ron es­tos cua­tro su­je­tos y su­ce­dió lo que su­ce­dió”, es­pe­cu­ló Al­do Ve­ra en bus­ca de una ex­pli­ca­ción que lo lle­ve a en­ten­der se­me­jan­te cas­ti­go que él su y her­mano re­ci­bie­ron de los des­co­no­ci­dos. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com Asus­ta­do. Al­do Ve­ra se ins­ta­ló en Bahía Blan­ca ha­ce tres me­ses, pe­ro la odi­sea pa­de­ci­da lo lle­vó a pen­sar se­ria­men­te y “me voy de vuel­ta pa­ra La Pla­ta. Mis her­ma­nos es­tán to­dos acá, in­clu­so mi her­ma­na es la due­ña de la ca­sa, pe­ro la se­ma­na pa­sa­da es­tu­vie­ron acá mi hi­jo de seis años y mi se­ño­ra; ¿mi­rá si pa­sa­ba es­to es­tan­do ellos?”. No re­cuer­da. Ho­ras des­pués de la gol­pi­za que am­bas víc­ti­mas re­ci­bie­ron de par­te de los la­dro­nes, Al­do ase­gu­ró a es­te dia­rio que “aho­ra es­ta­mos bien, pe­ro mi her­mano no se acuer­da na­da de na­da. Es­tá re­las­ti­ma­do, es­tá en la ca­ma por­que per­dió mu­cha san­gre”.

FO­TOS: RO­DRI­GO GAR­CÍA-LA NUE­VA.

Pro­cu­ran­do re­cu­pe­rar­se de la si­tua­ción, el her­mano de Al­do Ve­ra des­can­sa lue­go de la bru­tal gol­pi­za re­ci­bi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.