¿Có­mo pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to de nues­tra piel?

A par­tir de los 25 años es cuan­do co­mien­za el de­te­rio­ro pro­gre­si­vo. Exis­ten va­rios ca­mi­nos que nos per­mi­ten un me­jor cui­da­do. Aquí, al­gu­nos de­ta­lles im­por­tan­tes.

La Nueva - - SALUD - Dra. Né­li­da Rai­mon­do

EL TA­BA­QUIS­MO ES MUY NO­CI­VO El en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo es un pro­ce­so bio­ló­gi­co com­ple­jo, pro­gre­si­vo e irre­ver­si­ble que em­pie­za a ma­ni­fes­tar­se a par­tir de los 25 años.

A me­di­da que avan­za se pro­du­cen pro­ce­sos de­ge­ne­ra­ti­vos (dis­mi­nu­ye la re­no­va­ción ce­lu­lar y del co­lá­geno, se re­du­ce el nú­me­ro de cé­lu­las adi­po­sas, etc.) que da­rán lu­gar a las tres ma­ni­fes­ta­cio­nes prin­ci­pa­les de ese pro­ce­so: arru­gas, pér­di­da de vo­lu­men y pér­di­da de den­si­dad.

Los pri­me­ros sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to son pro­vo­ca­dos tan­to por fac­to­res in­trín­se­cos (co­mo la pro­pia et­nia, las hor­mo­nas y la ge­né­ti­ca) y fac­to­res ex­trín­se­cos o ex­ter­nos, que son pro­duc­to del da­ño ce­lu­lar que se ge­ne­ra por es­trés oxi­da­ti­vo y pue­den con­tro­lar­se con un cui- da­do pro­gre­si­vo y sos­te­ni­do de la piel.

En­tre los fac­to­res ex­trín­se­cos se des­ta­can la ex­po­si­ción pro­lon­ga­da y sin pro­tec­ción al sol, el ta­ba­quis­mo, el al­coho­lis­mo, una ali­men­ta­ción de­fi­ci­ta­ria, el es­trés y la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal.

Pa­ra pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, el cui­da­do de la piel de­be ba­sar­se en cin­co gran­des pi­la­res: fo­to­pro­tec­ción, una ade­cua­da ali­men­ta­ción, in­cor­po­ra­ción de nu­tra­céu­ti­cos, aban­dono del ta­ba­quis­mo y lim­pie­za y cui­da­do del cu­tis en for­ma dia­ria.

Se es­ti­ma que el sol es el cau­san­te de la ma­yor par­te del en­ve­je­ci­mien­to vi­si­ble de la piel. Pa­ra re­du­cir su da­ño, se de­be adop­tar una ac­ti­tud com­pro­me­ti­da con el uso de pro­tec­to­res que de­ben con­te­ner fac­to­res UVA, UVB, an­ti­oxi­dan­te y ad­he­ren­tes.

La piel se hi­dra­ta prin­ci­pal­men­te de aden­tro ha­cia afue­ra por lo que es im­pres- cin­di­ble to­mar de 2 a 3 li­tros de lí­qui­dos por día, co­mo así in­cor­po­rar a la die­ta fru­tas y ver­du­ras va­ria­das, que ac­túan co­mo an­ti­oxi­dan­tes pa­ra evi­tar la for­ma­ción de ra­di­ca­les li­bres.

En lo re­fe­ren­te al en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo no bas­ta con co­rre­gir la ali­men­ta­ción o in­cor­po­rar há­bi­tos sa­lu­da­bles.

En en es­ta ins­tan­cia en don­de los nu­tra­céu­ti­cos o su­ple­men­tos die­ta­rios jue­gan un pa­pel pre­pon­de­ran­te ya que re­sul­tan una he­rra­mien­ta efi­caz pa­ra re­po­ner los dé­fi­cit nu­tri­cio­na­les oca­sio­na­les por los pro­ce­sos de in­dus­tria­li­za­ción de gran can­ti­dad de ali­men­tos.

En tan­to, di­ga­mos que el ta­ba­quis­mo des­en­ca­de­na el es­trés oxi­da­ti­vo me­dian­te la ge­ne­ra­ción de ra­di­ca­les li­bres.

Por lo tan­to, es fun­da­men­tal aban­do­nar el há­bi­to de fu­mar si se de­sea me­jo­rar la apa­rien­cia de la piel.

Fi­nal­men­te, di­ga­mos que es esen­cial man­te­ner el cu­tis lim­pio.

Ac­tual­men­te exis­ten múl­ti­ples pro­duc­tos de lim­pie­za pa­ra el cu­tis.

Lue­go de la lim­pie­za se re­co­mien­da co­lo­car al­gún tó­ni­co fa­cial pa­ra dar­le más bri­llo a la piel y pro­te­ger­la hi­dra­ta­ción.

El si­guien­te pa­so a se­guir es la elec­ción de una cre­ma ade­cua­da.

Se de­be te­ner en cuen­ta que no to­das las pie­les son igua­les, sea por ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias o por la edad de la per­so­na. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

ARCHIVO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.