¿Cuá­les son las con­se­cuen­cias que nos de­pa­ra la au­to­me­di­ca­ción?

La Nueva - - SALUD -

In­fluen­cia in­ver­nal. Con los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra co­mien­zan los cui­da­dos pa­ra no caer en un res­frío o con­ta­giar­se de una gri­pe. Si eso pa­sa, so­le­mos re­cu­rrir al mé­di­co pa­ra que nos de me­di­ca­men­tos pe­ro en mu­chos ca­sos cae­mos en ma­nos de nues­tro pro­pio diag­nós­ti­co y pos­te­rior in­ges­ta de an­ti­bió­ti­cos. La cir­cu­la­ción de gér­me­nes, pro­duc­to­res de fa­rin­gi­tis, la­rin­gi­tis, bron­qui­tis, neu­mo­nías y pro­ce­sos in­fec­cio­sos pue­den com­pli­car el nor­mal de­sa­rro­llo de las ac­ti­vi­da­des dia­rias de quie­nes las pa­dez­can. Por es­ta ra­zón, an­te los pri­me­ros sín­to­mas, mu­chas per­so­nas tien­den a au­to­diag­nos­ti­car­se y, en con­se­cuen­cia au­to­me­di­car­se, sin sa­ber las con­se­cuen­cias que pue­de traer apa­re­ja­do el con­su­mo in­co­rrec­to de an­ti­bió­ti­cos. Aun­que, qui­zás, la au­to­me­di­ca­ción ayu­de a me­jo­rar y evi­tar que el cua­dro in­fec­cio­so avan­ce, en mu­chas otros pue­de ge­ne­rar cier­ta de­pen­den­cia o cu­brir otras pa­to­lo­gías. No ol­vi­de­mos que si to­ma­mos con mu­cha fre­cuen­cia ayu­da­mos a que las bac­te­rias se vuel­van más com­pli­ca­das de des­truir, ya que hay al­gu­nas ce­pas que no son eli­mi­na­das, que so-

Los me­di­ca­men­tos no son pa­ra el abu­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.