“Nues­tra fe siem­pre es re­vo­lu­cio­na­ria”

El Pa­pa di­jo an­te ca­si un mi­llón de per­so­nas que “la evan­ge­li­za­ción pue­de ser vehícu­lo de uni­dad de as­pi­ra­cio­nes, sen­si­bi­li­da­des, ilu­sio­nes y has­ta de uto­pías”.

La Nueva - - SOCIEDAD - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

El pa­pa Fran­cis­co de­fen­dió la ne­ce­si­dad de la Igle­sia de evan­ge­li­zar: "Esa es nues­tra re­vo­lu­ción", di­jo du­ran­te la mi­sa mul­ti­tu­di­na­ria que ce­le­bró en el par­que del Bi­cen­te­na­rio de Qui­to, una de sus eta­pas del via­je que es­tá rea­li­zan­do por La­ti­noa­mé­ri­ca.

"Eso es evan­ge­li­zar, esa es nues­tra re­vo­lu­ción, por­que nues­tra fe siem­pre es re­vo­lu­cio­na­ria, ese es nues­tro más pro­fun­do y cons­tan­te gri­to", di­jo Fran­cis­co an­te ca­si un mi­llón de per­so­nas.

El Pa­pa pro­pu­so la evan­ge­li­za­ción co­mo uni­dad an­te un mun­do "la­ce­ra­do por las gue­rras y la vio­len­cia".

"Se­ría su­per­fi­cial pen­sar que la di­vi­sión y el odio afec­tan só­lo a las ten­sio­nes en­tre los paí­ses o los gru­pos so­cia­les. En reali­dad, son ma­ni­fes­ta­ción de ese di­fu­so in­di­vi­dua­lis­mo que nos se­pa­ra y nos en­fren­ta, de la he­ri­da del pe­ca­do en el co­ra­zón de las per­so­nas", agre­gó.

Y re­cal­có que "la evan­ge­li­za­ción pue­de ser vehícu­lo de uni­dad de as­pi­ra­cio­nes, sen­si­bi­li­da­des, ilu­sio­nes y has­ta de cier­tas uto­pías".

Re­cor­dó, ade­más, la ne­ce­si­dad "de lu­char por la in­clu­sión a to­dos los ni­ve­les, evi­tan­do egoís­mos, pro­mo­vien­do la co­mu­ni­ca­ción y el diá­lo­go, in­cen­ti­van­do la co­la­bo­ra­ción".

Y vol­vió a ha­blar de la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar pa­ra con­se­guir la paz y ase­gu­ró que "es im­pen­sa­ble que bri­lle la uni­dad si la mun­da­ni­dad es­pi­ri­tual nos ha­ce es­tar en gue­rra en­tre no­so­tros, en una bús­que­da es­té­ril de po­der, pres­ti­gio, pla­cer o se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca".

El Pa­pa ad­vir­tió de que "la evan­ge­li­za­ción no con­sis­te en ha­cer pro­se­li­tis­mo" y que mu­chos ha­cen una "ca­ri­ca­tu­ra de la evan­ge­li­za­ción".

Y de­fen­dió que evan­ge­li­zar "es atraer con nues­tro tes­ti­mo­nio a los ale­ja­dos" y a los "más po­bres de los más in­de­fen­sos y que no pier­den su dig­ni­dad a pe­sar de que se la gol­pean to­dos los días".

Pa­ra Jor­ge Ber­go­glio la uni­dad "nos ale­ja de la ten­ta­ción de pro­pues­tas más cer­ca­nas a dic­ta­du­ras, ideo­lo­gías o sec­ta­ris­mos"

REUTERS

"La uni­dad nos ale­ja de la ten­ta­ción de pro­pues­tas más cer­ca­nas a dic­ta­du­ras, ideo­lo­gías o sec­ta­ris­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.