El es­ta­dio que no su­pi­mos con­se­guir

La Nueva - - OPINIÓN - Co­nec­ta­te a la­nue­va.com/opi­nion se­gui­nos vía Twitter en @la­nue­va­web

EL PRI­MER día de ju­lio, es­te dia­rio evo­có los diez años del anun­cio que abri­ría una de las dis­cu­sio­nes más singulares, abar­ca­ti­vas y lla­ma­ti­vas de la ciu­dad.

OCU­RRIÓ CUAN­DO

el go­ber­na­dor Fe­li­pe So­lá pro­me­tió apor­tar el di­ne­ro ne­ce­sa­rio pa­ra cons­truir un es­ta­dio po­li­de­por­ti­vo, a ca­ba­llo del en­tu­sias­mo des­per­ta­do por el bahien­se Ema­nuel Gi­nó­bi­li, lue­go de ser par­te de la ob­ten­ción del se­gun­do tí­tu­lo de la NBA.

LA NO­TI­CIA fue re­ci­bi­da con be­ne­plá­ci­to -pa­la­bra ami­ga­ble si las hay- por los bahien­ses, que no ima­gi­na­ban las for­mas que to­ma­ría el anun­cio.

PA­RA AGRE­GAR­LE un con­di­men­to es­pe­cial, a los di­chos de So­lá se su­mó, un tiem­po des­pués, el pre­si­den­te Nés­tor Kirch­ner, quien com­pro­me­tió tam­bién su ayu­da con la con­di­ción de que el pro­yec­to “fue­ra más am­bi­cio­so”.

EL “ES­TA­DIO Gi­nó­bi­li”, tal cual se lo co­no­ció, más allá de que el di­ne­ro se­ría apor­ta­do por el Es­ta­do -mu­ni­ci­pal, pro­vin­cial y na­cio­nal-, in­gre­só lue­go en una aca­lo­ra­da dis­cu­sión so­bre a) si era prio­ri­ta­rio, b) si Gi­nó­bi­li (su fun­da­ción) pon­dría o no di­ne­ro, c) su ubi­ca­ción más con­ve­nien­te.

LUE­GO FUE­RON apa­re­cien­do en es­ce­na otros con­di­men­tos. La pro­pues­ta de em­pla­zar­lo en una ca­va so­bre la ave­ni­da Ca­bre­ra ver­sus otra so­bre el Ca­mino par­que Ses­qui­cen­te­na­rio, apo­ya­da ca­da una por unos y otros, po­la­ri­zó la dis­cu­sión, im­pul­sa­da por in­tere­ses per­so­na­les, po­lí­ti­cos y ur­ba­nos.

UNAS PO­CAS se­ma­nas bas­ta­ron pa­ra en­ten­der que la cues­tión ha­bía re­sig­na­do su di­men­sión de­por­ti­va-so­cial pa­ra con­ver­tir­se en po­lí­ti­ca, que ser­vía a al­gu­nos co­mo ban­de­ra, que mo­les­ta­ba a otros, que es­ta­ble­cía curiosas pul­sea­das aje­nas.

EL TIEM­PO fue trans­cu­rrien­do, So­lá ter­mi­nó su man­da­to, Kirch­ner el su­yo, las pro­me­sas se di­lu­ye­ron, los com­pro­mi­sos se ol­vi­da­ron, lo que se es­cri­bió con la mano se bo­rró con el co­do y a las pa­la­bras se las lle­vó el vien­to.

GI­NÓ­BI­LI SI­GUIÓ ga­na­do ani­llos, pe­ro el fus­ti­ga­do es­ta­dio ca­yó en el ol­vi­do.

A DIEZ años del anun­cio, la ca­va si­gue sien­do ca­va. La ciu­dad si­gue sin con­tar con un es­ta­dio ade­cua­do a los nue­vos tiem­pos y aquel di­ne­ro, que te­nía co­mo exi­gen­cia ser­vir a una obra de­por­ti­va, ter­mi­nó sir­vien­do, se­gún se di­ce, pa­ra cons­truir un her­mo­so es­ta­dio en Morón.

LOS BAHIEN­SES se que­da­ron con las ma­nos va­cías, pre­sos aca­so de su pro­pia idio­sin­cra­sia.

La con­cre­ción del es­ta­dio po­li­de­por­ti­vo que­da­rá co­mo una de las tan­tas cuen­tas pen­dien­tes de la po­lí­ti­ca bahien­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.