Fran­cis­co en Bo­li­via, con una cla­ra de­fen­sa de las mi­no­rías

Los ins­tó a que no ol­vi­den que siem­pre de­ben ser­vir al pue­blo y vol­ver “al ca­mino de la gra­tui­dad”.

La Nueva - - PORTADA - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

El Pa­pa ins­tó a los re­li­gio­sos a no caer en un "alz­hei­mer es­pi­ri­tual" que les ha­ga ol­vi­dar que de­ben siem­pre ser­vir al pue­blo y que de­ben vol­ver "al ca­mino de la gra­tui­dad", en un dis­cur­so que im­pro­vi­so en el san­tua­rio de Nues­tra Se­ño­ra del Quin­che, a las afue­ras de Qui­to, en su úl­ti­mo ac­to en Ecua­dor.

"Hoy te­nía que ha­blar a los sa­cer­do­tes y a las re­li­gio­sos y re­li­gio­sas y de­cir­les al­go. Ten­go un dis­cur­so pre­pa­ra­do pe­ro no ten­go ga­nas de leer­lo", di­jo el Pon­tí­fi­ce.

Fran­cis­co ins­tó a los re­li­gio­sos a que "vuel­van al ca­mino ha­cia la gra­tui­dad en la que Dios los eli­gió" y les re­cor­dó "que no pa­ga­ron en­tra­das pa­ra en­trar en la vi­da re­li­gio­sa en el se­mi­na­rio".

Fran­cis­co ad­vir­tió del pe­li­gro de ol­vi­dar es­to y en­ton­ces "creer­se im­por­tan­tes" y ci­tó a quie­nes se sien­ten im­por­tan­tes por­que fue­ron pro­mo­vi­dos a mon­se­ño­res u obis­pos.

"Cui­den la sa­lud, pe­ro so­bre to­do no cai­gan en otra en­fer­me­dad que es pe­li­gro­sa y que es el alz­hei­mer es­pi­ri­tual, (...) el per­der la me­mo­ria", les di­jo.

Tam­bién les re­co­men­dó que no ol­vi­den de dón­de "sa­lie­ron y no re­nie­guen de sus raí­ces".

El pa­pa ar­gen­tino les ex­hor­tó tam­bién a no ol­vi­dar que su mi­sión es el ser­vi­cio y bro­meó al de­cir que no pue­den "que­dar­se en ca­sa vien-

Cui­den la sa­lud, pe­ro so­bre to­do no cai­gan en otra en­fer­me­dad que es pe­li­gro­sa y que es el alz­hei­mer es­pi­ri­tual, el per­der la me­mo­ria".

FRAN­CIS­CO

do una te­le­no­ve­la en la te­le­vi­sión".

La Igle­sia tie­ne que sa­lir a ser­vir a los de­más, re­cor­dó Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio y se­ña­ló: "dar gra­tis lo que re­ci­bie­ron gra­tis".

Por ello pi­dió que nun­ca se co­bre por las "gra­cias" los ser­vi­cios de las pa­rro­quias.

Tam­bién ha­bló de los ecua­to­ria­nos: "Tu­ve las ga­nas de pre­gun­tar cuál es la re­ce­ta de es­te pue­blo".

Afir­mó que sa­có la con­clu­sión de que "to­da es­ta ri­que­za" es por "ha­ber te­ni­do la va­len­tía de, en mo­men­tos muy di­fí­ci­les, con­sa­grar la na­ción al co­ra­zón de Cris­to".

Ca­ra­me­los

Fran­cis­co re­ci­bió a 3 ni­ños ecua­to­ria­nos que es­pe­ra­ban su sa­li­da en las afue­ras de la Nun­cia­tu­ra, en Qui­to, ves­ti­dos con ro­pas que si­mu­la­ban el uni­for­me de los guar­dias suizos, y ben­di­jo sus ca­ra­me­los, se­gún re­la­ta­ron.

Los tra­jes de los her­ma­nos Juan Jo­sé y Juan Fran­cis­co Vi­nue­za, de 6 y 5 años, res­pec­ti­va­men­te, así co­mo el de su pri­ma Ame­lia So­to­ma­yor, de 3, fue­ron con­fec­cio­na­dos en el ta­ller tex­til de la fa­mi­lia.

Los me­no­res lu­cían muy có­mo­dos en los tra­jes en los que pre­do­mi­nan las ra­yas ama­ri­llas y azu­les de la Guar­dia Sui­za.

El pa­dre di­jo que la idea fue de su es­po­sa y que es­ta­ban fe­li­ces por­que fi­nal­men­te con­si­guie­ron la ben­di­ción del Pa­pa.

REUTERS

REUTERS

El Pa­pa ar­gen­tino

se des­pi­dió de Ecua­dor.

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.