Con­de­nan a 15 años a un hom­bre por vio­lar a su hi­ja pe­que­ña

Un hom­bre fue ha­lla­do cul­pa­ble de so­me­ter­la se­xual­men­te du­ran­te un tiem­po pro­lon­ga­do. El ca­so se des­cu­brió lue­go que le con­ta­ra a una her­ma­na y rea­li­za­ran la de­nun­cia pe­nal.

La Nueva - - PORTADA - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Un hom­bre fue con­de­na­do ayer a 15 años de pri­sión, acu­sa­do de abu­sar se­xual­men­te du­ran­te un tiem­po pro­lon­ga­do de su hi­ja en Hi­la­rio As­ca­su­bi, vul­ne­rán­do­la me­dian­te ame­na­zas de no com­prar­le lo que pu­die­ra ne­ce­si­tar o im­pe­dir­le sa­lir de su ca­sa.

El fa­llo co­rres­pon­dió al Tri­bu­nal en lo Cri­mi­nal Nº 3, in­te­gra­do por los jue­ces Eduar­do d`Em­pai­re, Da­nie­la Fa­bia­na Cas­ta­ño y Raúl Gui­ller­mo Ló­pez Ca­me­lo.

El pro­ce­sa­do, de quien no se brin­da la iden­ti­dad pa­ra pre­ser­var a la víc­ti­ma, fue ha­lla­do cul­pa­ble de los de­li­tos de “abu­so se­xual gra­ve­men­te ul­tra­jan­te y abu­so se­xual con ac­ce­so car­nal agra­va­dos por el víncu­lo, y por tra­tar­se la víc­ti­ma de una me­nor de 18 años, apro­ve­chan­do la si­tua­ción de con­vi­ven­cia pre­exis­ten­te”.

Pa­ra los ma­gis­tra­dos se acre­di­tó en el de­ba­te que la chi­ca fue abu­sa­da en una vi­vien­da que la fa­mi­lia ocu­pa­ba en esa lo­ca­li­dad del par­ti­do de Vi­lla­rino, en una edi­fi­ca­ción ubi­ca­da en el sec­tor del ce­men­te­rio y en una ca­si­lla si­tua­da en las afue­ras del eji­do ur­bano.

Se de­ter­mi­nó que los epi­so­dios se ini­cia­ron cuan­do la me­nor te­nía 13 años y se ex­ten­die­ron has­ta los 17, re­gis­trán­do­se el úl­ti­mo unos diez días an­tes de que efec­tua­ra la de­nun­cia pe­nal.

Es­ta­ble­cie­ron ade­más que du­ran­te el pri­mer año el acu­sa­do so­me­tió a la pe­que­ña a to­ca­mien­tos, pa­ra lue­go co­men­zar a ac­ce­der­la car­nal­men­te.

En­tre los ele­men­tos de prue­ba des­ta­ca­ron la de­cla- ra­ción de la me­nor, a la que des­cri­bie­ron co­mo “ve­raz” y ma­ni­fes­ta­ron que al re­fe­rir­se a los he­chos se mos­tró “com­pun­gi­da y ago­bia­da”.

La chi­ca ex­pli­có que le con­tó lo su­ce­di­do a su her­ma­na ma­yor, quien tiem­po an­tes se ha­bía ido de la ca­sa y ad­mi­tió que tam­bién ha­bía si­do abu­sa­da por el impu­tado .

Co­men­tó que los he­chos se pro­du­cían de no­che en la ca­sa, cuan­do el res­to de la fa­mi­lia dor­mía, o en al­gu­nas oca­sio­nes en el lu­gar de tra­ba­jo del su­je­to.

In­di­có que cuan­do ofre­cía re­sis­ten­cia el sos­pe­cho­so se enoja­ba y que si no ac­ce­día “no le da­ba lo que ne­ce­si­ta­ba o no la de­ja­ba sa­lir”.

Afir­mó tam­bién que le te­nía mie­do a su pa­dre y que por esa ra­zón no con­tó lo que le su­ce­día.

Su her­ma­na re­fi­rió que la ni­ña nun­ca sa­lía so­la y que cuan­do lo ha­cía era con su pa­dre, des­ta­can­do que “no te­nía de­re­cho a na­da”.

Ex­pli­có que le cre­yó por­que a ella le ha­bía he­cho lo mis­mo.

Tam­bién de­cla­ra­ron dos her­ma­nos de la pe­que­ña, uno de los cua­les di­jo ha­ber sos­pe­cha­do en un mo­men­to so­bre los abu­sos.

Al va­lo­rar es­tos ele­men­tos y los in­for­mes de pro­fe­sio­na­les que eva­lua­ron a la jo­ven, el juez d`Em­pai­re con­si­de­ró que los di­chos de la chi­ca “fue­ron con­vin­cen­tes, no hay ab­so­lu­ta­men­te na­da en la impu­tación que re­fle­je la exis­ten­cia de mó­vi­les es­pu­rios, y se han ex­pues­to as­pec­tos que de­ter­mi­nan su cre­di­bi­li­dad; sus re­fe­ren­cias son con­tes­tes con las de­cla­ra­cio­nes de los tes­ti­gos que se han ana­li­za­do; y sus ma­ni­fes­ta­cio­nes so­bre los he­chos se man­tu­vie­ron in­va­ria­bles des­de la re­ve­la­ción a su her­ma­na”.

Por ello, el tri­bu­nal en­ten­dió pro­ba­da la res­pon­sa­bi­li­dad del acu­sa­do y lo sen­ten­ció a 15 años de pri­sión.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Los jue­ces

del Tri­bu­nal en lo Cri­mi­nal Nº 3 dic­ta­ron el fa­llo con­tra el pro­ce­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.