“Ter­mi­na­tor”

Emi­lia Clar­ke, la nue­va Sa­rah Con­nor

La Nueva - - PORTADA - DE LA PAN­TA­LLA CHI­CA A LA GRAN­DE Agen­cia EFE

Ha­ce ape­nas cin­co años, Emi­lia Clar­ke era so­lo una ca­ma­re­ra con sue­ños de ac­triz. Ha­bía fi­na­li­za­do sus es­tu­dios de in­ter­pre­ta­ción en el Dra­ma Cen­tre de Lon­dres, su ciu­dad na­tal, y ga­na­ba lo jus­to pa­ra pa­gar el al­qui­ler mien­tras es­pe­ra­ba una opor­tu­ni­dad que en la ma­yo­ría de los ca­sos nun­ca lle­ga: su gran pa­pel.

A Clar­ke, que aho­ra tie­ne 28 años, esa opor­tu­ni­dad se le apa­re­ció en for­ma de tres dra­go­nes pa­ra ser exac­tos: Vi­se­rion, Rhae­gal y Dro­gon.

Es­tas cria­tu­ras de fue­go son los hi­jos de la kha­lee­si en

Ga­me of th­ro­nes, la se­rie que la he­cho mun­dial­men­te fa­mo­sa. Ella in­ter­pre­ta a uno de los per­so­na­jes más atrac­ti­vos de la sa­ga, el de Dae­nerys Tar­gar­yen, la be­lle­za ru­bia pla­tino que quie­re con­quis­tar Po­nien­te, ese im­pe­rio na­ci­do en la men­te de Geor­ge R. R. Mar­tin que tan­to ob­se­sio­na a los es­pec­ta­do­res.

No fue la pri­me­ra elec­ción pa­ra pro­ta­go­ni­zar Ga­me of

th­ro­nes, ya que al pa­pel se lo ofre­cie­ron an­tes a Taz­min Mer­chan, otra ac­triz bri­tá­ni­ca vis­ta en Or­gu­llo y pre­jui

cio y Los Tu­dor, pe­ro ella aban­do­nó el pro­yec­to y le pa­só el tes­ti­go a Emi­lia, quien des­de ese mo­men­to se con­vir­tió en una estrella de la pe­que­ña pan­ta­lla gra­cias a su in­ter­pre­ta­ción.

Iro­nía de iro­nías

De lo que más dis­fru­ta es­ta ru­bia im­po­nen­te en la pan­ta­lla -–que en reali­dad es una mo­re­na me­nu­da de cejas am­plias–- es de su ano­ni­ma­to, de que na­die la re­co­noz­ca sin la pe­lu­ca de Dae­nerys.

Emi­lia es la an­tí­te­sis de cual­quier estrella.

“No sue­le ser ha­bi­tual que la gen­te me re­co­noz­ca. Al­gu­na vez pa­sa, pe­ro es muy ra­ro. Mi sue­ño es pa­sar des­aper­ci­bi­da”, co­men­ta con sin­ce­ri­dad, in­clu­so al­go son­ro­ja­da.

Lo pa­ra­dó­ji­co es que es­tá desa­rro­llan­do una ca­rre­ra

to­tal­men­te opues­ta a ese de­seo de ano­ni­ma­to.

Emi­lia va cre­cien­do a me­di­da que lo ha­ce Dae­nerys, y Holly­wood se fi­jó en ella y le ofre­ció otro de esos per­so­na­jes icó­ni­cos por los que cual­quier pro­fe­sio­nal de su gre­mio pe­lea­ría con uñas y dien­tes, el de la nue­va Sa­rah Con­nor de la quin­ta en­tre­ga de Ter­mi­na­tor, que en reali­dad fun­cio­na co­mo re­lan­za­mien­to de la sa­ga.

Se tra­ta de Ter­mi­na­tor Gé­ne­sis con la que Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger vuel­ve a en­con­trar­se en una fran­qui­cia que es su equi­va­len­te a es­tar co­mo en ca­sa. Al ex­go­ber­na­dor de Ca­li­for­nia lo acom­pa­ña Emi­lia, la Sa­rah Con­nor a la que ini­cial­men­te de­bía ma­tar y pos­te­rior­men­te pro­te­ger... cin­co pe­lí­cu­las dan pa­ra mu­cho.

“Cla­ro que di­je que sí. ¿Quién no que­rría ese pa­pel?”, fue la res­pues­ta de Clar­ke cuan­do se lo ofre­cie­ron, de­mos­tran­do que pue­de te­ner la fuer­za que ca­rac­te­ri­zó a Lin­da Ha­mil­ton a la ho­ra de in­ter­pre­tar­lo.

Emi­lia cum­ple co­mo he­roí­na co­rrien­do, lu­chan­do, ha­cién­do­se car­go de es­ta ar­ma, de aque­lla otra, tra­tan­do de ha­cer creí­ble a una Sa­rah Con­nor gue­rre­ra y com­ba­ti­va, mu­jer du­ra que sa­be a lo que se ex­po­ne si fra­ca­sa.

A la al­tu­ra del de­sa­fío

Se­rá di­fí­cil que su tra­ba­jo de­cep­cio­ne, es­tá a la al­tu­ra de una sa­ga que, co­mo to­do lo que se ama, se mi­ra con lu­pa, con la exi­gen­cia que la le­yen­da le ha ido im­po­nien­do a cuan­tos tí­tu­los su­ce­dían a los dos pri­me­ros, los que crea­ron el mi­to y los que nun­ca han si­do su­pe­ra­dos.

"Ar­nold es muy di­ver­ti­do, me es­pe­ra­ba que tu­vie­ra un ego increíble, pe­ro es en­can­ta­dor, dul­ce y ama­ble. Ade­más, es­ta­ba muy emo­cio­na­do por ro­dar la cin­ta", se­ña­ló la ac­triz, pe­se a lo que acla­ró que el ro­da­je de la pe­lí­cu­la re­sul­tó muy du­ro y com­pli­ca­do.

"Fil­ma­mos du­ran­te mu­chas ho­ras y las ar­mas eran muy pe­sa­das, por lo que te­nía que po­ner­me en un lu­gar don­de no es­tu­vie­ra des­tro­za­da pa­ra las 4 de la tar­de”, acla­ró en­tre ri­sas.

“Al prin­ci­pio, es­ta es la his­to­ria que co­no­ce­mos, Ky­le es en­via­do pa­ra en­con­trar a Sa­rah Con­nor y sal­var­la, pe­ro la be­lle­za de es­ta pe­lí­cu­la es que en­cuen­tra a una Sa­rah muy di­fe­ren­te“, afir­mó la in­tér­pre­te de la ma­dre de John Con­nor.

“Ella fue cria­da por un Ter­mi­na­tor, por lo que ha cre­ci­do co­mo una gue­rre­ra“, sub­ra­yó Emi­lia Clar­ke so­bre ta­ma­ño de­sa­fío.

Emi­la Clar­ke na­ció en Lon­dres, el 26 de oc­tu­bre de 1986. Su de­but co­mo ac­triz en te­le­vi­sión fue al par­ti­ci­par en un epi­so­dio de Doc­tors.

REUTERS

REUTERS

Jun­to a Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger, con quien de­bu­ta en la pan­ta­lla gran­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.