Un obis­po sos­tie­ne que pu­do ha­ber “eu­ta­na­sia por omi­sión”

Vir­gi­nio Bre­sa­ne­lli, de Neu­quén, re­cha­zó el fa­llo de la Cor­te que re­co­no­ció el de­re­cho a la muer­te dig­na.

La Nueva - - EL PAÍS. - EL DE­CE­SO FUE POR CAU­SAS NA­TU­RA­LES Agen­cia DyN

El obis­po de Neu­quén, Vir­gi­nio Bres­sa­ne­lli, ad­vir­tió ayer que el fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma que re­co­no­ció el de­re­cho a la muer­te dig­na pu­do ge­ne­rar "eu­ta­na­sia por omi­sión", mien­tras los mé­di­cos con­fir­ma­ron el de­ce­so por cau­sas na­tu­ra­les del pa­cien­te que mo­ti­vó la re­so­lu­ción ju­di­cial.

El pre­la­do re­cha­zó el fa­llo del má­xi­mo tri­bu­nal en el ca­so de Mar­ce­lo Diez, quien mu­rió el mar­tes, ho­ras des­pués de co­no­cer­se la sen­ten­cia, co­mo con­se­cuen­cia de una in­fec­ción múl­ti­ple y tras es­tar en es­ta­do ve­ge­ta­ti­vo per­sis­ten­te du­ran­te 20 años a raíz de un ac­ci­den­te de trán­si­to en Neu­quén.

"Qui­tar el sus­ten­to bá­si­co, en el fon­do, es in­du­cir la muer­te. Si es así, en el fon­do hay una eu­ta­na­sia por omi­sión", sos­tu­vo Bres­sa­ne­lli, pa­ra quien Diez no es­ta­ba en es­ta­do ve­ge­ta­ti­vo.

El obis­po ase­gu­ró que el ca- so Diez "no se ins­cri­be en los tér­mi­nos y el es­pí­ri­tu de la ley de Muer­te Dig­na" y agra­de­ció a Dios que el jo­ven ha­ya fa­lle­ci­do por cau­sas na­tu­ra­les an­tes de ser so­me­ti­do a lo que con­si­de­ró un "de­ce­so in­du­ci­do".

En rue­da de prensa en la se­de del obis­pa­do neu­quino, Bres­sa­ne­lli ex­pre­só su preo­cu­pa­ción por las con­se­cuen­cias del fa­llo al afir­mar que, "si bien que­dó va­cia­do des­de el pun­to de vis­ta de la prác­ti­ca, se­gu­ra­men­te ten­drá re­so­nan­cia ju­rí­di­ca".

En tan­to, el di­rec­tor del Cen­tro de Me­di­ci­na In­te­gral del Co­mahue de Neu­quén (CMIC), Ro­dri­go Ra­buf­fet­ti, acla­ró que el de­ce­so de Diez se pro­du­jo por cau­sas na­tu­ra­les y co­mo con­se­cuen­cia de una in­fec­ción ge­ne­ra­li­za­da.

El mé­di­co in­for­mó que Diez lle­gó a ese cen­tro asis­ten­cial el 21 de ju­nio con un diag­nós­ti­co de neu­mo­nía, por lo que fue in­ter­na­do en te­ra­pia in­ten­si­va pa­ra tra­tar­le la in­fec­ción.

"El pa­cien­te evo­lu­cio­nó con sep­sis y fa­lla mul­ti­or­gá­ni­ca fa­lle­cien­do lue­go de más de 20 días de in­ter­na­ción en com­pa­ñía de fa­mi­liar y cuer­po mé­di­co a las 17 ho­ras del mar­tes 7 de ju­lio de 2015", pre­ci­só en un co­mu­ni­ca­do.

El abo­ga­do de la fa­mi­lia Diez, Lu­cas Pic­ca, con­fir­mó tam­bién que el jo­ven fa­lle­ció por cau­sas na­tu­ra­les tres ho­ras des­pués de que la Cor­te le re­co­no­ció su de­re­cho a una muer­te dig­na y an­tes de que se cum­plie­ra el fa­llo que au­to­ri­za­ba a des­co­nec­tar­lo de los apa­ra­tos que lo man­te­nían ar­ti­fi­cial­men­te con vi­da

"Pa­ra­do­jas del des­tino o no, yo creo que no, Mar­ce­lo Diez mu­rió tres ho­ras des­pués de que sa­lie­ra el fa­llo de la Cor­te por cau­sas na­tu­ra­les, por­que co­mo mu­chas ve­ces, se de­ba­tía en­tre la vi­da y la muer­te en una sa­la de te­ra­pia in­ten- si­va por una sep­ti­ce­mia ge­ne­ra­li­za­da", afir­mó.

Mon­se­ñor Bres­sa­ne­lli mos­tró preo­cu­pa­ción por las con­se­cuen­cias de­ri­va­das del fa­llo de la Cor­te al afir­mar que "ten­drá re­so­nan­cia ju­rí­di­ca".

Pa­ra el obis­po neu­quino, en el ca­so de Mar­ce­lo Diez no se re­gis­tra­ba el es­ta­do ve­ge­ta­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.