En Ka­ra­chi, el éxi­to de un me­cá­ni­co cie­go

La Nueva - - OPINIÓN. - OTRAS VOCES por Is­sam Ah­med

De ni­ño, Asif Pa­tel des­mon­ta­ba ju­gue­tes y tran­sis­to­res fián­do­se úni­ca­men­te de su tac­to pa­ra vol­ver a re­com­po­ner­los. Hoy, ya en la cua­ren­te­na, es me­cá­ni­co en la ciu­dad pa­quis­ta­ní de Ka­ra­chi, una in­só­li­ta his­to­ria de éxi­to en un país que no da mu­chas opor­tu­ni­da­des a los cie­gos co­mo él.

En un pol­vo­rien­to ta­ller del ba­rrio de Las­be­la, los clien­tes des­fi­lan pa­ra de­jar sus co­ches en ma­nos de es­te inusual me­cá­ni­co.

¿Pro­ble­mas con un To­yo­ta? Asif abre el ca­po­te, su­mer­ge sus ma­nos en el mo­tor y es­cu­cha el mur­mu­llo del car­bu­ra­dor pa­ra rea­li­zar los ha­bi­tua­les ajus­tes.

"Mi pa­dre me da­ba to­do ti­po de co­sas pa­ra que yo des­mon­ta­ra y mon­ta­ra des­pués", cuen­ta so­bre su in­fan­cia. Na­ci­do con una for­ma inusual de ce­gue­ra, Asif Pa­tel sim­ple­men­te no tie­ne ojos.

Co­mo al­re­de­dor de otros dos mi­llo­nes de cie­gos en Pa­kis­tán, de los cua­les más de la mi­tad po­drían ser tra­ta­dos con una ope­ra­ción de ca­ta­ra­tas, él de­bió re­co­rrer su pro­pio ca­mino en una so­cie­dad que no ofre­ce mu­chas opor­tu­ni­da­des a los in­vi­den­tes, a me­nu­do li­mi­ta­dos a que­dar­se en ca­sa, re­ne­ga­dos por sus fa­mi­lia­res o su­mer­gi­dos en la men­di­ci­dad.

Des­pués de ha­ber aban­do­na­do la es­cue­la, Asif con­si­guió con 15 años su pri­mer em­pleo a tiem­po par­cial en un ga­ra­je cer­ca de su ca­sa, don­de tra­ba­jó des­mon­tan­do las pie­zas del em­bra­gue. Des­pués as­cen­dió de ran­go.

¿La cla­ve de su éxi­to? To­car­lo con el fin de "ver có­mo fun­cio­nan las co­sas", di­ce cán­di­da­men­te.

Pa­ra en­con­trar su pri­mer tra­ba­jo, Asif de­bió pro­bar su sin­gu­lar ta­len­to. "Tu­ve que abrir las pie­zas del em­bra­gue, de­mos­tran­do mi sol­tu­ra, que en­tre­né an­te­rior­men­te en otro ta­ller..."

Des­pués le pi­die­ron me­ter­se con la ca­ja de cam­bios. "En­ton­ces me co­lo­qué ba­jo un co­che y me di cuen­ta que de­trás del em­bra­gue... es­ta­ba la ca­ja de cam­bios", re­cor­dó. "Men­tal­men­te, re­cons­ti­tuí el rom­pe­ca­be­zas pa­ra re­ti­rar la ca­ja de cam­bios del vehícu­lo. Me lle­vó 15 mi­nu­tos".

"Re­ti­ran­do la ca­ja de cam­bios, me ga­né su con­fian­za. Aho­ra sa­bían que el ni­ño que era te­nía un don de Dios, que po­día ha­cer el tra­ba­jo", re­me­mo­ra.

Asif apor­tó su pro­pio co­che al ga­ra­je pa­ra con­ti­nuar en­tre­nán­do­se con sus nue­vos com­pa­ñe­ros y pro­bar su va­lía.

"El tra­ba­jo de un me­cá­ni­co es el de diag­nos­ti­car. To­do el mun­do pue­de ser un ma­ño­so im­pro­vi­sa­do. Pe­ro la cues­tión cen­tral es la de ver si hay un pro­ble­ma en el vehícu­lo y com­pren­der la cau­sa de ese pro­ble­ma", di­jo, ata­via­do con su tú­ni­ca ver­de y su bar­ba ras­po­sa.

"Es un re­ga­lo de Alá si con­si­go iden­ti­fi­car los pro­ble­mas", pro­si­guió el atí­pi­co me­cá­ni­co, mien­tras que los clien­tes lle­gan a su ta­ller de Ka­ra­chi, puer­to la­be­rín­ti­co de 20 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

Ese día, Fahad Younis, un trein­ta­ñe­ro es­pe­cia­li­za­do en la im­por­ta­ción y ex­por­ta­ción de vehícu­los, apa­re­ce con un Nis­san pa­ra re­pa­rar. "Asif re­pa­ra los co­ches sin im­por­tar el pro­ble­ma que ten­gan, es por eso que le con­fia­mos to­dos nues­tros vehícu­los, gran­des o pe­que­ños", ase­gu­ra ala­ban­do la ca­li­dad de su tra­ba­jo.

A pe­sar de su éxi­to y el apo­yo in­con­di­cio­nal de su fa­mi­lia, Asif atra­ve­só gran­des pro­ble­mas, co­mo la vez en la que se in­cen­dió un mo­tor que tu­vo que apa­gar con are­na, o cuan­do un ga­to ce­dió mien­tras tra­ba­ja­ba ba­jo el vehícu­lo.

Cie­go y au­to­di­dac­ta, Asif Pa­tel no se con­si­de­ra sin em­bar­go un mi­nus­vá­li­do, aun­que al­gu­nos lo vean así.

"Si real­men­te fue­ra mi­nus­vá­li­do, no es­ta­ría en con­di­cio­nes de ha­cer lo que ha­go. Cuan­do es­tás pri­va­do de al­go des­de tu na­ci­mien­to, no tie­nes la sen­sa­ción de que es­te al­go te fal­te. Pe­ro si por el con­tra­rio te lo han re­ti­ra­do, en­ton­ces su­fres mu­cho más", re­fle­xio­na con to­da humildad en su ta­ller.

“Co­mo los otros dos mi­llo­nes de cie­gos en Pa­kis­tán, Asif Pa­tel de­bió re­co­rrer su pro­pio ca­mino en una so­cie­dad que no les ofre­ce mu­chas opor­tu­ni­da­des a los in­vi­den­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.