Un cre­cien­te “no te creo” a Mi­che­lle Ba­che­let

La Nueva - - OPINIÓN. - OTRAS VOCES por Emi­lio J. Cár­de­nas

La pre­si­den­ta de Chile, la so­cia­lis­ta Mi­che­lle Ba­che­let, es­tá per­dien­do ace­le­ra­da­men­te la con­fian­za de su gen­te. Su se­gun­da ges­tión de go­bierno, a me­di­da que avan­za, se en­fren­ta con un por­cen­ta­je de des­apro­ba­ción cre­cien­te que se ubi­ca aho­ra en un im­por­tan­te 62% de res­pues­tas que se manifiestan abier­ta­men­te de­silu­sio­na­das con ella.

Des­de que co­men­za­ra su go­bierno, la des­apro­ba­ción cre­ció 41 pun­tos por­cen­tua­les. En lo que va del año, a su vez, se es­fu­ma­ron 28 pun­tos por­cen­tua­les.

Por eso Ba­che­let ne­ce­si­ta­ba que de pron­to Chile se hi­cie­ra de la Co­pa Amé­ri­ca, a cu­yos par­ti­dos ella asis­tió con las cá­ma­ras de la te­le­vi­sión de su país pro­li­ja­men­te dis­tri­bui­das en torno a ella.

De mo­do de re­gis­trar cons­tan­te­men­te sus emo­cio­nes y reac­cio­nes.

Con to­da can­di­dez, apa­ren­te­men­te. O qui­zá no.

Los hom­bres y los es­tu­dian­tes en ge­ne­ral son, se­gún la en­cues­ta­do­ra CA­DEM, quie­nes peor ca­li­fi­can a su ad­mi­nis­tra­ción. Quie­nes ma­yor de­silu­sión acu­mu­lan, en­ton­ces.

Son ellos, ade­más, quie­nes más en­fa­ti­zan que Ba­che­let no cum­ple con lo que pro­me­te. Es­to es, en­ga­ña con sus dis­cur­sos. Un dic­ta­me que re­sul­ta in­có­mo­do, por lo me­nos, pa­ra la man­da­ta­ria tras­an­di­na.

Pe­ro lo cier­to es que su ges­tión no ha sa­tis­fe­cho las ex­pec­ta­ti­vas que ge­ne­ra­ra su re­elec­ción.

Chile es­tá flo­tan­do, per­dien­do di­na­mis­mo y su gen­te, me­nos op­ti­mis­ta con lo que es­pe­ra­ba de su nue­vo man­da­to.

Le acha­can fal­ta de li­de­raz­go y au­sen­cia de au­to­ri­dad. No es po­co.

Par­ti­cu­lar­men­te cuan­do la en­cues­ta su­gie­re que ella es­tá de­di­ca­da a lo que ha­ce. Bien o mal.

Una pe­na. Por Chile, cier­ta­men­te. Pe­ro tam­bién por la re­gión, des­de que Chile ha si­do en las dos úl­ti­mas dé­ca­das el país que ha li­de­ra­do muy cla­ra­men­te los pro­ce­sos de mo­der­ni­za­ción eco­nó­mi­ca y so­cial en Amé­ri­ca La­ti­na me­jo­ran­do sen­si­ble­men­te los ni­ve­les de vi­da de su pue­blo y ge­ne­ra­do la ma­yor cuo­ta de es­pe­ran­za en el fu­tu­ro en­tre sus ciu­da­da­nos.

Los cam­bios de hom­bres y mu­je­res pro­du­ci­dos en su entorno no pa­re­cen ha­ber cam­bia­do las co­sas.

La ima­gen de la pre­si­den­te si­gue sien­do ma­la. In­sul­sa. Las sos­pe­chas de co­rrup­ción en su de­rre­dor in­me­dia­to le han he­cho da­ño.

Qui­zás cuan­do sus po­lí­ti­cas pro­duz­can re­sul­ta­dos con­cre­tos es­te am­bien­te, fran­ca­men­te de­pri­men­te, pue­da em­pe­zar a cam­biar.

O, al­ter­na­ti­va­men­te, que la cri­sis se pro­fun­di­ce.

“Ba­che­let ne­ce­si­ta­ba que de pron­to Chile se hi­cie­ra de la Co­pa Amé­ri­ca, a cu­yos par­ti­dos asis­tió fren­te a las cá­ma­ras de su país”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.