Los días de Rousseff no son los me­jo­res y os­cu­re­ce

Aho­ra se pien­sa lo que se con­si­de­ra­ba inima­gi­na­ble: que la pre­si­den­ta de Brasil pue­da no lle­gar al final de su ad­mi­nis­tra­ción en 2018.

La Nueva - - EL MUNDO. - Agen­cia Reuters

LA CRI­SIS EN BRASIL BRA­SI­LIA - Su pre­de­ce­sor y men­tor di­ce que la pre­si­den­ta de Brasil se es­tá que­dan­do sin re­cur­sos. El prin­ci­pal par­ti­do de opo­si­ción que es­tá lis­to pa­ra ha­cer­se car­go y el lí­der de la Cá­ma­ra Ba­ja del con­gre­so sos­tie­ne que de­be­ría re­con­si­de­rar­se el rol y el po­der de la pre­si­den­cia. Y eso no es usual en la de­mo­cra­cia mul­ti­par­ti­dis­ta de Brasil.

Más bien, el mal mo­men­to po­lí­ti­co y fi­nan­cie­ro que aso­la a la ma­yor economía de Amé­ri­ca La­ti­na es­tá lle­van­do a po­lí­ti­cos, ana­lis­tas y gen­te de a pie a pen­sar en lo que se con­si­de­ra­ba inima­gi­na­ble: que la pre­si­den­ta Dil­ma Rousseff, re­ele­gi­da ha­ce me­nos de 9 me­ses, pue­da no lle­gar al final de su man­da­to en 2018.

"Es una po­si­bi­li­dad real", ase­ve­ró Car­los Me­lo, ana­lis­ta po­lí­ti­co de la es­cue­la de ne­go­cios Ins­per de San Pa­blo. "Las ma­las po­lí­ti­cas y el es­tan­ca­mien­to po­lí­ti­co es­tán con­vir­tién­do­se en al­go más apre­mian­te", agre­gó.

Na­die espera que Rousseff, una ex­fun­cio­na­ria de 68 años que se con­vir­tió en mi­nis­tra de Ener­gía, re­nun­cie y ella apun­tó en reite­ra­das opor­tu­ni­da­des que no de­ja­rá el car­go.

Una im­pug­na­ción re­que­ri­ría una prue­ba, que por aho­ra no exis­te, de que co­me­tió crí­me­nes u otras fal­tas, par­ti­cu­lar­men­te en lo que se re­fie­re al es­cán­da­lo por so­bor­nos en la pe­tro­le­ra es­ta­tal Pe­tro­bras.

Pe­ro la sim­ple idea de ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca ilus­tra cuán­to ca­yó Brasil des­de la cús­pi­de que al­can­zó ha­ce 5 años.

En­ton­ces, cuan­do Rousseff asu­mió mon­ta­da en los hom­bros de su pre­de­ce­sor (Luiz Ina­cio Lu­la da Sil­va), Brasil es­ta­ba en al­to gra­cias a un au­ge de las ma­te­rias pri­mas y se le con­si­de­ra­ba la estrella de las na­cio­nes emer­gen­tes, con un cre­ci­mien­to anual del 7,5% in­clu­so cuan­do el mun­do en de­sa­rro­llo se fre­na­ba.

Aho­ra la economía ver­ná­cu­la pro­ba­ble­men­te es­tá en re­ce­sión, el des­em­pleo sube y la in­fla­ción es­tá dis­pa­ra­da a cer­ca del 9%, o el do­ble de la me­ta oficial, mer­man­do el po­der ad­qui­si­ti­vo de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Al mis­mo tiem­po, el es­cán­da­lo de Pe­tro­bras se acer­ca in­có­mo­da­men­te a im­por­tan­tes ase­so­res, un au­di­tor fe­de­ral po­dría re­cha­zar pron­to las cuen­tas gu­ber­na­men­ta­les de 2014 y la apro­ba­ción de la man­da­ta­ria de­cli­nó a un dí­gi­to en por­cen­ta­je, la más ba­ja de cual­quier pre­si­den­te en el úl­ti­mo cuar­to de si­glo.

Eu­ra­sia Group, una con­sul­to­ra po­lí­ti­ca, ele­vó la pro­ba­bi­li­dad de que Rousseff de­je an­ti­ci­pa­da­men­te el car­go a un 30% des­de un 20%.

Rousseff per­ma­ne­ce fir­me en me­dio de las crí­ti­ca e in­clu­so an­te re­cien­tes ru­mo­res que su­gi­rie­ron un in­ten­to de sui­ci­dio, al­go que ne­gó ro­tun­da­men­te. "No apues­ten a eso", afir­mó en una en­tre­vis­ta.

Pe­ro in­clu­so miem­bros de su Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) se es­tán re­be­lan­do.

El gru­po iz­quier­dis­ta se opo­ne a sus es­fuer­zos ac­tua­les pa­ra im­po­ner me­di­das de aus­te­ri­dad, con­si­de­ra­das por mu­chos eco­no­mis­tas co­mo in­dis­pen­sa­bles tras un pri­mer pe­río­do de pre­su­pues­tos in­fla­dos y po­lí­ti­cas in­ter­ven­cio­nis­tas.

In­clu­so al­gu­nos le­gis­la­do­res de su par­ti­do vo­ta­ron por au­men­tar el gas­to pú­bli­co. Se ve­rá. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

REUTERS

Des­de ha­ce ca­si nue­ve me­ses,

son dos los man­da­tos que lle­va la je­fe de Es­ta­do bra­si­le­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.