In­de­pen­den­cia

La Nueva - - SOCIEDAD -

DE­BE­RES. El amor a la pa­tria ha ins­pi­ra­do, en to­dos los tiem­pos, ver­da­de­ros mi­la­gros de ab­ne­ga­ción y he­roís­mo. Es que los ac­tos hu­ma­nos es­tán siem­pre en pro­por­ción di­rec­ta a la gran­de­za del sen­ti­mien­to que los mo­ti­va. La pa­sión que sen­ti­mos por la tie­rra que nos vio na­cer reúne en sí to­dos los amo­res que lle­va­mos en el al­ma y que, pue­de de­cir­se, for­man el al­ma mis­ma. El amor a nues­tra pro­pia per­so­na, la fa­mi­lia, el idio­ma, cuan­to nos ro­dea. “El al­ma se en­san­cha tan­to más cuan­to más se lle­na...”. “Cha­ca­re­ra, cha­ca­re­ra... que tú tie­nes ex­pe­rien­cia, / Di­me en el al­ma del 9 de Ju­lio qué pa­sa con la in­de­pen­den­cia. / Cha­ca­re­ra, cha­ca­re­ra... Ya que sos un sen­ti­mien­to, / di­me por qué los crio­llos fes­te­jan to­dos con­ten­tos. / Fue en una ca­si­ta blan­ca, don­de ahí se reunían, en San Mi­guel de Tu­cu­mán, / Ahí na­ció mi Ar­gen­ti­na".

Pas­cual Pie­tra­ca­te­lla

Bahía Blan­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.