La ri­que­za de los po­lí­ti­cos, la po­bre­za del pue­blo

La Nueva - - SOCIEDAD -

RE­LA­TO. La ri­que­za de los que tie­nen más, si fue­ra com­par­ti­da con los que tie­nen po­co o na­da, ha­ría dis­mi­nuir el dra­ma de los ne­ce­si­ta­dos.

Las es­ta­dís­ti­cas mun­dia­les se­ña­lan que las di­fe­ren­cias en­tre ri­cos y po­bres no ha­cen más que au­men­tar año tras año, y que la po­bre­za pu­ra y du­ra es una in­ne­ga­ble reali­dad en to­das par­tes, in­clu­so en Ar­gen­ti­na.

La pre­si­den­ta y sus ín­ti­mos son los úni­cos que con­vier­ten en oro per­so­nal to­do lo que to­can. Se­ría bueno que com­par­tie­ran al­go de ese oro ex­ce­si­vo con el res­to de los ar­gen­ti­nos.

Hum­ber­to Gu­gliel­min

Bahía Blan­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.