To­da una cues­tión de religión

En Ma­rrue­cos se cas­ti­ga con pe­nas de en­tre 1 y 6 me­ses de cár­cel a to­do in­di­vi­duo co­no­ci­do por su per­te­nen­cia al Is­lam que rom­pa el ayuno en un lu­gar pú­bli­co du­ran­te el Ra­ma­dán.

La Nueva - - SOCIEDAD - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

El ayuno en el mes de Ra­ma­dán es uno de los cin­co pi­la­res del Is­lam, y por ello su rup­tu­ra es un pe­ca­do, pe­ro en al­gu­nos paí­ses mu­sul­ma­nes, en­tre ellos Ma­rrue­cos, es ade­más un de­li­to pe­na­do por la ley.

El ar­tícu­lo 222 del Có­di­go Pe­nal ma­rro­quí cas­ti­ga con pe­nas de en­tre 1 y 6 me­ses de cár­cel, más una mul­ta, a “to­do in­di­vi­duo no­to­ria­men­te co­no­ci­do por su per­te­nen­cia al Is­lam que rom­pa os­ten­si­ble­men­te el ayuno en un lu­gar pú­bli­co du­ran­te el Ra­ma­dán”.

El Ra­ma­dán con­clui­rá el 17 de ju­lio.

El lu­nes, 5 jó­ve­nes ma­rro­quíes fue­ron de­te­ni­dos por to­mar un ju­go de na­ran­ja en pleno día, co­mo cual­quier tu­ris­ta más, en la fa­mo­sa pla­za Ye­maa Laf­na de Ma­rra­kech.

Re­pren­di­dos por los ve­ci­nos de la pla­za, los jó­ve­nes res­pon­die­ron de for­ma ai­ra­da que es­ta­ban via­jan­do (pues los via­je­ros es­tán exi­mi­dos de ayuno), pe­ro los ve­ci­nos, no con­for­mes, lla­ma­ron a la Po­li­cía, que los arres­tó.

Hay po­li­cías que mues­tran un des­me­su­ra­do ex­ce­so de ce­lo, co­mo la­men­tó tam­bién el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, el is­la­mis­ta Mus­ta­fa Ra­mid, en un co­lo­quio noc­turno so­bre la re­for­ma del Có­di­go Pe­nal en ese país.

Ra­mid con­tó que unos gen­dar­mes de­tu­vie­ron es­te año a 2 jó­ve­nes por es­tar fu- man­do un ci­ga­rro en un lu­gar aban­do­na­do, es­con­di­dos de to­das las mi­ra­das, y cuan- do con­sul­ta­ron con la fis­ca­lía, se les or­de­nó de­jar­los en li­ber­tad.

“En­vié una or­den a to­das las fis­ca­lías pa­ra que dis­tin­gan en­tre el es­pa­cio pú­bli­co y el pri­va­do -acla­ró Ra­mid-. Nues­tro ob­je­ti­vo es de­cre­tar le­yes que pro­te­jan a los ciu­da­da­nos y los va­lo­res de la so­cie­dad, pe­ro si una per­so­na es­tá me­ti­da en un rin­cón, no es asun­to mío, ¿por qué voy a im­por­tu­nar­lo?”, di­jo el fun­cio­na­rio.

En los úl­ti­mos años, los ca­sos de de­te­ni­dos por la rup­tu­ra del ayuno no ha­bían pe­ca­do pre­ci­sa­men­te de “no­to­rie­dad”, sino que la Po­li­cía ha­bía ido a bus­car a jó­ve­nes que co­mían den­tro de un co­che o que be­bían agua ba­jo la som­bra de al­gún ár­bol.

A pe­sar de to­do, Ra­mid acla­ró que no pro­pug­na una des­pe­na­li­za­ción to­tal de la rup­tu­ra del ayuno: “El fa­mo­so ar­tícu­lo 222 -pre­ci­só- des­apa­re­ce­rá el día en que la so­cie­dad lo re­cla­me”, in­sis­tió.

Ma­rrue­cos es­tá in­mer­so en un in­ten­so de­ba­te so­bre las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les, ge­ne­ra­do por el an­te­pro­yec­to de re­for­ma del Có­di­go Pe­nal, y los te­mas más po­lé­mi­cos es­tán sien­do los que com­pe­ten a las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les: el no res­pe­to del Ra­ma­dán, la ho­mo­se­xua­li­dad, el adul­te­rio y la apos­ta­sía o el cam­bio de religión.

En el de­ba­te, Ra­mid lo pu­so en es­tos tér­mi­nos: la so­cie­dad ma­rro­quí es con­ser­va­do­ra y mu­sul­ma­na, y el go­bierno tie­ne el de­ber de ir por de­lan­te de la so­cie­dad, pe­ro no de­ma­sia­do por de­lan­te, pues en­ton­ces pier­de la co­ne­xión con ella.

Se­gún él, to­das esas cues­tio­nes ge­ne­ran po­lé­mi­ca pa­ra una mi­no­ría de la so­cie­dad. Y ha­ce só­lo una se­ma­na ha­bía di­cho: “La ma­yo­ría no pue­de ce­der a las reivin­di­ca­cio­nes de una mi­no­ría en nom­bre del pro­gre­so.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Ra­ma­dán es el mes sa­gra­do pa­ra el Is­lam. En es­te lap­so los mu­sul­ma­nes ayu­nan des­de la sa­li­da del sol has­ta su ocaso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.