Elec­cio­nes en Ve­ne­zue­la

La Nueva - - OPINIÓN - por Emi­lio J. Cár­de­nas Emi­lio J. Cár­de­nas fue em­ba­ja­dor de la Ar­gen­ti­na an­te la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das.

Las pa­la­bras del Se­cre­ta­rio Eje­cu­ti­vo de la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca de Ve­ne­zue­la, Je­sús “Chúo” To­rreal­ba fue­ron es­ta vez ab­so­lu­ta­men­te cer­te­ras cuan­do di­jo: “El pue­blo tu­vo que arran­car­le la fe­cha de las elec­cio­nes al go­bierno”.

Efec­ti­va­men­te fue así, Ve­ne­zue­la vo­ta­rá –pre­su­mi­ble­men­te- el pró­xi­mo 6 de di­ciem­bre de 2015.

Las en­cues­tas se­ña­lan que la opo­si­ción tie­ne una in­ten­ción de vo­to que en­tre du­pli­ca y tri­pli­ca a la in­ten­ción de vo­to del ofi­cia­lis­mo.

Pa­ra Ve­ne­zue­la se apro­xi­ma un te­rre­mo­to po­lí­ti­co, es­to es, co­men­zar a ale­jar­se fi­nal­men­te de la ar­bi­tra­rie­dad y dar los pri­me­ros pa­sos en di­rec­ción al desea­do re­gre­so a una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia.

La pre­si­den­ta del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, Ti­bi­say Lu­ce­na, aca­ba de anun­ciar esa fe­cha des­pués de de­mo­rar ver­gon­zo­sa­men­te una con­vo­ca­to­ria que de­bió ocu­rrir ha­ce mu­cho tiem­po.

Esa fun­cio­na­ria, es cier­to, “ha per­ver­ti­do la ima­gen pú­bli­ca de ese or­ga­nis­mo”. Sin ma­yo­res du­das.

La con­vo­ca­to­ria fi­nal­men­te se hi­zo, en par­te por las ma­ni­fes­ta­cio­nes fren­te a to­das las se­des re­gio­na­les del or­ga­nis­mo; por la cons­tan­te pre­sión po­pu­lar y de la ca­lle y, en bue­na par­te tam­bién, por la huel­ga de ham­bre de 30 días rea­li­za­da por el corajudo di­ri­gen­te opo­si­tor Leo­pol­do Ló­pez en la pri­sión de Ra­mo Ver­de.

Los ve­ne­zo­la­nos po­drán aho­ra con­cu­rrir a las ur­nas pa­ra re­pu­diar allí a Ni­co­lás Ma­du­ro. Con la du­re­za que crean que co­rres­pon­da, por cier­to.

La gran pre­gun­ta es ¿tra­ta­rá el ré­gi­men bo­li­va­riano li­de­ra­do por el au­to­ri­ta­rio Ni­co­lás Ma­du­ro de im­pe­dir esas elec­cio­nes, en las que su­fri­rá inevi­ta­ble­men­te una de­rro­ta?

Co­no­cien­do el pa­ño, no es im­po­si­ble que lo in­ten­te.

Pa­ra ello de­be­rá re­cu­rrir a ma­no­ta­zos de aho­ga­do, co­mo po­dría ser in­flar la cri­sis fron­te­ri­za con Gu­ya­na, en la cos­ta de Esequibo, don­de un con­sor­cio de em­pre­sas ex­tran­je­ras au­to­ri­za­do por Gu­ya­na aca­ba de des­cu­brir un ya­ci­mien­to de pe­tró­leo.

Ape­lan­do al na­cio­na­lis­mo e in­cen­ti­van­do el con­flic­to, el inefa­ble Ma­du­ro po­dría ter­mi­nar sus­pen­dien­do las elec­cio­nes, in­vo­can­do pa­ra ello ra­zo­nes de se­gu­ri­dad.

Otra al­ter­na­ti­va se­ría la de qui­tar­se la ca­re­ta y trans­pa­ren­tar su to­ta­li­ta­ris­mo.

Op­ción, és­ta úl­ti­ma, que pa­re­ce más bien di­fí­cil, por­que po­dría ge­ne­rar el re­pu­dio am­plio de Amé­ri­ca La­ti­na, pe­se al con­trol ideo­ló­gi­co que Ve­ne­zue­la ejer­ce aún so­bre UNASUR.

Por es­to exis­ten bue­nas po­si­bi­li­da­des de que la elec­ción in­ter­me­dia ve­ne­zo­la­na ten­ga lu­gar.

Sin des­con­tar que Ni­co­lás Ma­du­ro pue­de, con frau­de, achi­car el im­pac­to de una elec­ción que, si pu­die­ra ser real­men­te trans­pa­ren­te, se­ría una se­ñal de ma­yúscu­lo re­cha­zo a la des­gra­cia­da ges­tión bo­li­va­ria­na, que ha des­trui­do a Ve­ne­zue­la.

“Pa­ra Ve­ne­zue­la se apro­xi­ma un te­rre­mo­to po­lí­ti­co, es­to es, co­men­zar a ale­jar­se fi­nal­men­te de la ar­bi­tra­rie­dad de Ma­du­ro y dar los pri­me­ros pa­sos en di­rec­ción a una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia”.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.