“Ce­bo­lli­tas”: una for­ma de sen­tir

La Nueva - - OPINIÓN -

LA CUL­PA es, en par­te, de (Car­los Sal­va­dor) Bi­lar­do, téc­ni­co de la se­lec­ción de fút­bol cam­peo­na del mun­do en 1986, exi­tis­ta cien por cien, ga­na­dor a cual­quier pre­cio y de cual­quier for­ma, con­ven­ci­do has­ta el úl­ti­mo po­ro de su piel que de los se­gun­dos “na­die se acuer­da”. EL ALEN­TÓ a sen­tir ver­güen­za por fes­te­jar un se­gun­do pues­to, un sub­cam­peo­na­to. DE ALLÍ, qui­zá, la tris­te­za cons­tan­te, per­ma­nen­te, de ha­ber sa­li­do la Ar­gen­ti­na -su se­lec­cio­na­do- sub­cam­peón dos ve­ces en dos años: del cam­peo­na­to Mun­dial, na­da me­nos, y de la Co­pa Amé­ri­ca. LO­GROS, LOS de ser fi­na­lis­tas, com­ple­ta­men­te bo­rra­dos por no ha­ber­se con­se­gui­do el triun­fo. “ES UN kar­ma, una ver­da­de­ra tor­tu­ra”, se­ña­ló Ja­vier Mas­che­rano, hom­bre sím­bo­lo del equi­po que, a sus 31 años de edad, qui­zá en­ten­dió que el tor­neo ju­ga­do de Chile era su úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de le­van­tar una co­pa con el se­lec­cio­na­do. MES­SI, LA me­ga­es­tre­lla, no hi­zo de­ma­sia­dos co­men­ta­rios, pe­ro su ca­ra, que po­cas ve­ces di­ce al­go, era mues­tra con­tun­den­te de su pe­sar. DE EXI­TIS­TAS es­tá lleno el país. Lleno has­ta el can­san­cio. POR ESO, (Car­los) Reu­te­mann no arras­tra de­ma­sia­do pres­ti­gio -fue “ape­nas” sub­cam­peón mun­dial de Fór­mu­la 1- y el mis­mo Del Po­tro, con al­gu­nas fi­na­les per­di­das, o (Ro­dri­go) Pa­la­cio, úni­co bahien­se en ju­gar una final del mun­do. EN 1997, la can­tan­te Glo­ria Es­te­fan com­pu­so el te­ma Ce­bo­lli­ta sub­cam­peón, pa­ra una se­rie de te­le­vi­sión que co­no­ció la glo­ria en to­do el mun­do. “ARRI­BA, CHI­COS, so­mos se­gun­dos. Ban­car­se ser se­gun­do tam­bién es ser cam­peón, ga­na­mos y per­de­mos, lo bueno es com­pe­tir, pe­ro se­gui­mos jun­to uni­dos has­ta el fin”, ase­gu­ra­ba la le­tra an­tes de su es­tri­bi­llo de “ce­bo­lli­ta sub­cam­peón”. LA REALI­DAD es que no se pue­de ga­nar siem­pre y que no se el me­jor cuan­do se ga­na ni el peor cuan­do se pier­de. Cor­tá­zar lo di­jo a su ma­ne­ra: “Te quie­ro, país des­nu­do que sue­ña con un smo­king, vi­ce­cam­peón del mun­do en cual­quier co­sa, en lo que sal­ga: ter­ce­ra po­si­ción, ener­gía nu­clear, jus­ti­cia­lis­mo, va­cas, tan­go, co­ra­je, pu­ño, vi­ve­za y ele­gan­cia. Te quie­ro, país, con sus ca­lles cu­bier­tas de car­te­les pe­ro­nis­tas, te quie­ro sin es­pe­ran­zas y sin per­dón, sin vuel­ta y sin de­re­cho, na­da más que de le­jos y amar­ga­do. Y de no­che”.

La reali­dad es que no se pue­de ga­nar siem­pre, y que tam­po­co se es el me­jor cuan­do se ga­na ni el peor cuan­do se pier­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.