El ca­fé de siem­pre

La Nueva - - APLAUSOS - Por Ma­ria­na Kiehr ma­ria­na.kiehr@gmail.com

Pa­re­ce ser que, ha­ce mu­cho tiem­po, un pas­tor de ca­bras de las tie­rras de Ab­si­nia (Etio­pía), co­men­zó a no­tar que sus ani­ma­les “su­frían” de un par­ti­cu­lar efec­to re­ani­ma­dor cuan­do co­mían unos fru­tos ro­jos. Se­gún el pas­tor, las ca­bras se ma­ni­fes­ta­ban mu­cho más di­ná­mi­cas y “dan­za­ban” lue­go del cu­rio­so man­jar. Por su­pues­to, el pas­tor los pro­bó, sin­tien­do el mis­mo efec­to vi­go­ri­zan­te. El ca­fé, fru­to de es­te ar­bus­to lla­ma­do cafeto, ha­cía su apa­ri­ción en la his­to­ria y su po­pu­la­ri­dad nun­ca aca­bó.

En 1475 abri­ría sus puer­tas, en Es­tam­bul, "Ki­wa Han", la pri­me­ra ca­fe­te­ría del mun­do. En Eu­ro­pa, fue en el año 1615, don­de se creía que era una dro­ga y que uno po­día mo­rir an­te su con­su­mo, y cru­zó el Atlán­ti­co en 1689, con la aper­tu­ra del pri­mer es­ta­ble­ci­mien­to en Bos­ton.

En la ac­tua­li­dad, las prin­ci­pa­les re­gio­nes pro­duc­to­ras de ca­fé son Amé­ri­ca del Sur (en par­ti­cu­lar, Brasil, Co­lom­bia y Pe­rú), Viet­nam, Ke­nia y Cos­ta de Mar­fil y en me­nor me­di­da, pe­ro no ca­li­dad, Ha­waii. El ca­fé más ca­ro y fa­mo­so si­gue sien­do el Blue Moun­tain, pro­ce­den­te de Ja­mai­ca.

En la ac­tual tri­bu ur­ba­na glo­bal, se con­su­men por año 1,7 bi­llo­nes de ta­zas de ca­fé. Pe­ro eso no es to­do, a ni­vel eco­nó­mi­co, es la se­gun­da ma­te­ria pri­ma co­mer­cia­li­za­da mun­dial­men­te des­pués del pe­tró­leo. Por uno se ma­ta, por el otro se mue­ren, al me­nos eso di­cen los que si pa­ra las diez de la ma­ña­na no se to­ma­ron un ca­fé, no pue­den ha­blar­le ni a su ma­dre. Si de­ja­mos fluir aquí es­te pen­sa­mien­to, los dos fun­cio­nan co­mo combustibles, uno pa­ra ca­si to­do lo que im­pli­ca ma­te­rial­men­te la vi­da in­dus­trial mo­der­na; el otro, pa­ra to­do lo que im­pli­ca hu­ma­na­men­te se­guir al rit­mo de es­ta vi­da in­dus­trial mo­der­na. ¿Aca­so nos fal­ta ener­gía pa­ra vi­vir la vi­da que de­sea­mos vi­vir?

Co­mo sea, el ca­fé se ha ga­na­do un lu­gar fir­me en el mun­do. Por ejem­plo, exis­tía una ley tur­ca que per­mi­tía el di­vor­cio de una mu­jer si su ma­ri­do no le da­ba una do­sis dia­ria de ca­fé.

En nues­tro país, el rey es el ma­te, pe­ro so­lo en el ám­bi­to cui­da­do, fa­mi­liar, amis­to­so, por­que el ma­te se com­par­te de una for­ma ín­ti­ma. A la ho­ra de sa­lir a la ca­lle, ahí el ca­fé en Ar­gen­ti­na se vuel­ve más

En el mun­do se con­su­men por año 1,7 bi­llo­nes de ta­zas de ca­fé y es la se­gun­da ma­te­ria pri­ma co­mer­cia­li­za­da.

ar­gen­to que nun­ca, y las ca­lles por­te­ñas y sus ca­fe­ti­nes tam­bién mar­ca­ron la his­to­ria. Pro­ta­go­nis­tas de en­cuen­tros en­tre poe­tas y escritores, in­te­lec­tua­les del fút­bol, fi­ló­so­fos de la vi­da, opi­nó­lo­gos de la ac­tua­li­dad, to­dos tie­nen su lu­gar al­re­de­dor de un ca­fé, que ali­men­ta el al­ma y la char­la, que ani­ma en mu­chos ca­sos a de­cir eso que no sa­bía­mos có­mo de­cir. El ca­fé si­gue dan­do co­ra­je, co­mo a aque­llas ca­bras de Etio­pía.

En nues­tra ciu­dad po­de­mos men­cio­nar mu­chos ca­fés que a lo lar­go de los tiem­pos se han sa­bi­do con­sa­grar co­mo tal, el His­tó­ri­co Ca­fé Mu­seo de ca­lle Co­lón, el Ca­fé His­tó­ri­co Mi­ra­va­lles de ca­lle Ce­rri, por ca­lle O`Hig­gins tam­bién en­con­tra­mos Ca­fé Mu­ñoz, La Piaz­za, Ca­fé Bos­ton y su­pon­go que po­dría que­dar­me to­da la tar­de, por­que cla­ro, el olor a ca­fé ya inun­da to­da la pá­gi­na y la lis­ta, por suer­te, es bien lar­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.