El va­lor de to­mar agua pa­ra los más chi­cos

Ex­per­tos des­ta­ca­ron la im­por­tan­cia de co­men­zar el día con un va­so de lí­qui­do, no es­pe­rar a te­ner sed.

La Nueva - - SOCIEDAD -

PA­RA EVI­TAR EL SO­BRE­PE­SO Un con­jun­to de ex­per­tos en nu­tri­ción in­fan­til ela­bo­ró una se­rie de re­co­men­da­cio­nes pa­ra me­jo­rar el per­fil de in­ges­ta de lí­qui­dos de los ni­ños, ya que los pri­me­ros años de vi­da son una eta­pa in­me­jo­ra­ble pa­ra afian­zar há­bi­tos que per­du­ren en la edad adul­ta y con­tri­bu­yan a re­du­cir los ín­di­ces de so­bre­pe­so y obe­si­dad, ade­más de to­das sus en­fer­me­da­des cró­ni­cas aso­cia­das.

Por tal mo­ti­vo, los ex­per­tos des­ta­ca­ron la im­por­tan­cia de co­men­zar el día con un va­so de agua, no es­pe­rar a que el ni­ño ten­ga sed, po­ner siem­pre una ja­rra con agua, fa­ci­li­tar el ac­ce­so en la es­cue­la y mi­rar el co­lor de la ori­na co­mo in­di­ca­dor del es­ta­do de hi­dra­ta­ción.

En la ac­tua­li­dad es fre­cuen­te que las pla­zas no cuen­ten con be­be­de­ros hi­gié­ni­cos o que en las es­cue­las las ca­ni­llas es­tén en mal es­ta­do o en lu­ga­res po­co ac­ce­si­bles, cir­cuns- tan­cias que im­pi­den que los ni­ños vean al con­su­mo de agua co­mo un he­cho co­ti­diano, cer­cano, sa­lu­da­ble.

Des­de el CES­NI re­mar­ca­ron que la in­fan­cia es una eta­pa "ideal" pa­ra ge­ne­rar y con­so­li­dar há­bi­tos acer­ca de có­mo y con qué las per­so­nas de­ben hi­dra­tar­se y sos­tu­vie­ron que man­te­ner un co­rrec­to es­ta­do de hi­dra­ta­ción "sur­ge más co­mo re­sul­ta­do de un há­bi­to apren­di­do, que co­mo una con­duc­ta que re­fle­ja an­te las se­ña­les de sed".

Im­por­tan­tes re­fe­ren­tes de la sa­lud in­fan­til de la Ar­gen­ti­na se reunie­ron pa­ra abor­dar la pro­ble­má­ti­ca de la hi­dra­ta­ción sa­lu­da­ble en la in­fan­cia y el CES­NI aca­ba de pu­bli­car un li­bro con las con- clu­sio­nes más re­le­van­tes de to­do lo dis­cu­ti­do en ese en­cuen­tro pa­ra co­men­zar a sen­tar las ba­ses pa­ra una in­ges­ta de lí­qui­dos más sa­lu­da­bles des­de tem­pra­na edad.

"Si nos pre­gun­ta­ran qué nu­trien­tes son im­por­tan­tes pa­ra la vi­da, re­ci­ta­ría­mos una lar­ga lis­ta en la que se­gu­ra­men­te se men­cio­ne a la ener­gía, las pro­teí­nas, las gra­sas y al­gu­nas vi­ta­mi­nas. Pe­ro es al­ta­men­te fac­ti­ble que el agua no sur­ja en­tre las pri­me­ras op­cio­nes", re­co­no­ció el pe­dia­tra Es­te­ban Car­mue­ga, di­rec­tor del CES­NI.

En ese sen­ti­do, Car­mue­ga se­ña­ló que "re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que el nu­trien­te que con­for­ma más de la mi­tad de la ma­sa de nues­tro or­ga­nis­mo y que es im­pres­cin­di­ble pa­ra la vi­da no sea cla­ra­men­te re­co­no­ci­do co­mo la prin­ci­pal ne­ce­si­dad de nues­tra ali­men­ta­ción.

"Per­de­mos agua. Por lo tan­to de­be­ría­mos re­po­ner esa pér­di­da con agua. Sin em­bar­go, más de la mi­tad de nues­tra in­ges­ta dia­ria de lí­qui­dos co­rres­pon­de a be­bi­das e in­fu­sio­nes con azú­car. El es­tu­dio rea­li­za­do por CES­NI, de­no­mi­na­do Hi­dra­tAR, de­mos­tró que só­lo un 20 % del vo­lu­men de lí­qui­dos in­ge­ri­dos es agua y que la ten­den­cia a es­co­ger be­bi­das azu­ca­ra­das es ma­yor en los ni­ños y ado­les­cen­tes. La in­ges­ta adi­cio­nal de azú­car apor­ta­da por be­bi­das e in­fu­sio­nes es de 300 ca­lo­rías al día", in­di­có el es­pe­cia­lis­ta.

A ni­vel glo­bal, exis­ten 42 mi­llo­nes de ni­ños me­no­res de 5 años que pre­sen­tan so­bre­pe­so u obe­si­dad. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com Una des­hi­dra­ta­ción del 2 % --que en un ni­ño de 8 años pue­de re­pre­sen­tar un ba­lan­ce ne­ga­ti­vo de me­dio li­tro de agua-- dis­mi­nu­ye las ta­reas re­la­cio­na­das con la aten­ción, la me­mo­ria in­me­dia­ta y su es­ta­do de áni­mo. Un es­tu­dio re­cien­te so­bre in­di­ca­do­res uri­na­rios en po­bla­ción es­co­lar de los Es­ta­dos Uni­dos de­mos­tró que el 84 % de los ni­ños lle­ga­ban en es­ta­do de sub­hi­dra­ta­ción a la es­cue­la y que las res­pues­tas cog­ni­ti­vas me­jo­ra­ban en los ni­ños que in­cre­men­ta­ban su in­ges­ta de agua.

En la ac­tua­li­dad es fre­cuen­te que las pla­zas no cuen­ten con be­be­de­ros hi­gié­ni­cos o que en las es­cue­las las ca­ni­llas es­tén en mal es­ta­do.

Otra in­ves­ti­ga­ción ana­li­zó las res­pues­tas de ni­ños de en­tre 10 y 12 años du­ran­te una des­hi­dra­ta­ción vo­lun­ta­ria. Se con­clu­yó que el ren­di­mien­to en las prue­bas de me­mo­ria era me­jor en el gru­po hi­dra­ta­do.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Los ex­per­tos in­di­ca­ron la im­por­tan­cia de po­ner siem­pre una ja­rra con agua y fa­ci­li­tar el ac­ce­so al lí­qui­do en la es­cue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.