ASÍ CO­MEN­ZÓ EL DÍA DEL RA­PE­RO LO­CAL

La Nueva - - APLAUSOS - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Ama­ne­ció nu­bla­do en San Isi­dro, pe­ro en la po­sa­da que se le­van­tó pa­ra­le­la a las vías del tren Mi­tre se res­pi­ra­ba op­ti­mis­mo.

Afue­ra del ho­tel nos es­pe­ra­ba Flor Ace­bo, la se­ño­ra del ra­pe­ro, con una son­ri­sa am­plia de esas que se dan cuan­do los bahien­ses se en­cuen­tran le­jos de la ciu­dad.

En­tra­mos y fui­mos al co­me­dor, don­de es­pe­ra­mos jun­tos a Ma­tías. Eran las 9 y es­ta­ba dur­mien­do. Es que se ha­bía acos­ta­do a las 3 de la ma­dru­ga­da por cum­plir con un com­pro­mi­so re­fe­ri­do a sus can­cio­nes que re­cién ano­che po­dría­mos re­ve­lar.

Ba­jó a desa­yu­nar cer­ca de las 10.30. Des­pués del abra­zo le pu­so tres de azú­car a la ta­za y re­vol­vió un ca­fé con le­che. Mien­tras, un­ta­ba tres tos­ta­das con que­so.

Ha­ce tres se­ma­nas que es­tá en Bue­nos Ai­res. Cla­ro que ex­tra­ña el ba­rrio, pe­ro tam­bién es cons­cien­te de la can- ti­dad de opor­tu­ni­da­des que es­tá te­nien­do.

Se le acer­can pro­duc­to­res y gen­te in­tere­sa­da en sus can­cio­nes. Él los es­cu­cha, pe­ro es cau­te­lo­so. Es­tá muy bien ase­so­ra­do por gen­te pro­fe­sio­nal y de con­fian­za.

Subimos al de­par­ta­men­to. Se fu­mó un ci­ga­rri­llo apo­ya­do en la ven­ta­na, des­de don­de se ven las vías, que se pier­den en el ho­ri­zon­te.

Flor Ace­bo em­pe­zó a ce­bar los ma­tes. La ca­ra de Ma­tías irra­dia­ba fe­li­ci­dad y agra­de­ci­mien­to. Si­gue sin creer me- re­cer lo que le es­tá pa­san­do.

Y uno no pue­de evi­tar re­cor­dar sus ges­tos y si­len­cios cuan­do ha­ce po­co más de seis me­ses per­dió su tra­ba­jo (se ce­rró la coope­ra­ti­va en la que tra­ba­ja­ba).

Só­lo le que­da­ban co­mo sus­ten­to al­gu­nos pe­sos que ha­cía co­mo per­cu­sio­nis­ta en Ta­cha­me la Do­ble. Y la ayu­da de sus ami­gos, cla­ro.

An­tes de ir a en­sa­yar, cer­ca de las 13, ter­mi­nó un mi­ni pos­tre de mar­ca reconocida. Se des­pi­dió res­pi­ran­do pro­fun­do. Le dio un be­so a Flor y un abra­zo a Tri­ni. Es­ta­ba ner­vio­so, pe­ro fe­liz.

El pró­xi­mo sá­ba­do 18 can­ta­rá en el im­pac­tan­te Gran Rex por pri­me­ra vez. Ha­rá dos fun­cio­nes el sá­ba­do y una el do­min­go. El pro­gra­ma ter­mi­nó, pe­ro es­to re­cién em­pie­za pa­ra el ra­pe­ro bahien­se.

El pri­mer te­ma que can­tó ano­che es pro­pio. Se lla­ma Pa­ra

que apren­das e in­te­gra su pri­mer dis­co in­de­pen­dien­te Mar

can­do rum­bos (2012). Re­si­den­te, de Ca­lle 13, lo es­ta­ría si­guien­do aten­ta­men­te a Ma­tías a tra­vés de Twitter. Ya re­pli­có un vi­deo Tri­ni­dad can­tan­do

Res­pi­ra el mo­men­to.

To­dos jun­tos. Ami­gos, Flor y Tri

ni ha­cién­do­le el aguan­te a Ma­tías. Una pre­via que fue inol­vi­da­ble pa­ra to­dos ellos y el gran

pro­ta­go­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.