La es­ta­fa de DyF y el fu­tu­ro

La Nueva - - OPINIÓN -

A PE­SAR de la ca­li­dad del he­cho -el fis­cal in­ter­vi­nien­te, Gus­ta­vo Zor­zano, ase­gu­ró que en on­ce años que lle­va en la Fis­ca­lía de De­li­tos Com­ple­jos es “la cau­sa de ma­yor com­ple­ji­dad que le ha to­ca­do in­ves­ti­gar”-, fi­nal­men­te la Jus­ti­cia so­li­ci­tó la de­ten­ción de tres pro­fe­sio­na­les acu­sa­dos de aso­cia­ción ilí­ci­ta, ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta y es­ta­fas reite­ra­das en va­rios em­pren­di­mien­tos de vi­vien­das lo­ca­les. NO ES el pri­mer ca­so que re­gis­tra la ciu­dad en la ma­te­ria y po­si­ble­men­te no sea el úl­ti­mo, si a par­tir de es­tas tris­tes y da­ñi­nas ex­pe­rien­cias no se es­ta­ble­cen las de­bi­das y ne­ce­sa­rias pau­tas de con­trol y su­per­vi­sión por par­te del Es­ta­do res­pec­to de quie­nes desa­rro­llan es­te ti­po de pro­yec­tos, los cua­les afec­tan di­rec­ta­men­te a cien­tos de ve­ci­nos que con­fían en la pro­pues­ta. EN EL ca­so en cues­tión, tan­to el in­ge­nie­ro Ser­gio Fa­vret­to co­mo los abo­ga­dos Rafael Días Fla­qué y Ro­ber­to Car­mo­na fue­ron encontrados res­pon­sa­bles de los men­cio­na­dos de­li­tos por par­te de la Cons­truc­to­ra D&F Fi­du­cia­ria SA, acu­sa­dos de ma­nio­bras de ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta en al me­nos cua­tro em­pren­di­mien­tos, en­tre ellos el fi­dei­co­mi­so Vi­vien­das 27 de ju­nio y el plan so­li­da­rio Bahía Ca­sa Fá­cil. FUE NE­CE­SA­RIO pa­ra es­ta­ble­cer las cul­pas, siem­pre di­fí­ci­les de ve­ri­fi­car y com­pro­bar en es­ta cla­se de si­tua­cio­nes, la in­ter­ven­ción de una con­ta­do­ra y dos abo­ga­das, que per­mi­tie­ron es­ta­ble­cer “una vi­sión ma­cros­có­pi­ca a las ac­cio­nes in­di­vi­dua­les” de la em­pre­sa, las cua­les guar­da­ban “apa­rien­cia le­gal” pe­ro, vin­cu­la­das en­tre sí, con­fir­ma­ron lo ilí­ci­to de las ma­nio­bras. EN UN país en el que ac­ce­der a la vi­vien­da pro­pia pue­de lle­var to­da la vi­da, don­de los cré­di­tos ban­ca­rios han des­apa­re­ci­do -al me­nos con ta­sas o exi­gen­cias ra­zo­na­bles pa­ra un tra­ba­ja­dor-, es­tas ini­cia­ti­vas en­cuen­tran, a par­tir de un an­ti­ci­po de di­ne­ro y lue­go de cuo­tas ra­zo­na­bles, una rá­pi­da res­pues­ta en la so­cie­dad. DE ALLÍ, en­ton­ces, la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de dis­po­ner cuan­to an­tes de le­yes acor­des, que per­mi­tan ve­ri­fi­car su ope­ra­ti­vi­dad y con­for­ma­ción, y de que se ins­tru­men­ten me­ca­nis­mos de au­di­to­ría ca­pa­ces de de­tec­tar com­por­ta­mien­tos inade­cua­dos en tiem­po y for­ma. ES MUY di­fí­cil que las per­so­nas que fue­ron es­ta­fa­das por es­tos pro­yec­tos apó­cri­fos re­cu­pe­ren su di­ne­ro -antecedentes si­mi­la­res lo ha­cen su­po­ner-, pe­ro es sano y jus­to que al me­nos los res­pon­sa­bles de ta­ma­ño com­por­ta­mien­to es­tén re­fle­xio­nan­do so­bre su ac­cio­nar en el lu­gar que por fuer­za les co­rres­pon­de ocu­par.

No es el pri­mer ca­so en la ciu­dad y no se­rá el úl­ti­mo, si a par­tir de es­tas ex­pe­rien­cias no se es­ta­ble­cen pau­tas de con­trol cla­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.