Le­che ba­jo con­trol

La Nueva - - OPINIÓN - Por Ma­rio Mi­ner­vino mmi­ner­vino@la­nue­va.com

Re­to­man­do el con­trol lác­teo, el mo­ve­di­zo ins­pec­tor La­plu­mer y su au­xi­liar, Pag­na­ne­lli, re­co­rrían las ca­lles en un co­che au­to­mo­tor y de­te­nían a los le­che­ros que iban en­con­tran­do en las ca­lles.

A par­tir de allí, les pe­dían una mues­tra del ta­rro a la pro­be­ta que lle­va­ba el ins­pec­tor.

Ac­to se­gui­do, en me­dio del em­pe­dra­do y al pie del ca­rro, La­plu­mer in­tro­du­cía su den­sí­me­tro en el lí­qui­do y con­tro­la­ba que cum­plie­ra con los va­lo­res es­ta­ble­ci­dos por la re­gla­men­ta­ción de 1909: “Pu­re­za en­tre 0,129 y 0,133”.

Co­mo la ma­yo­ría de los le­che­ros y tam­be­ros, ha­bía apren­di­do el ma­ne­jo del den­sí­me­tro. Si la le­che era de la co­mún­men­te lla­ma­da “grue­sa”, le aña­dían agua has­ta que se ob­tu­vie­ra el va­lor apro­ba­do.

Si el ins­pec­tor cons­ta­ta­ba que el pro­duc­to no cum­plía las nor­mas, de in­me­dia­to pro­ce­día a “des­pa­rra­mar ese lí­qui­do” en la mis­mí­si­ma cal­za­da.

Si el le­che­ro reite­ra­ba la fal­ta, se lo mul­ta­ba.

Con­tro­les mu­ni­ci­pa­les del 40. La­plu­mer y su den­sí­me­tro, los ta­rros del le­che­ro, el lí­qui­do en la ca­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.