Juz­gar a los fun­cio­na­rios

La Nueva - - SEGURIDA -

Acep­ta­ción. An­drés Har­fuch es­tá de acuer­do con que el sis­te­ma tam­bién in­ter­ven­ga en el juz­ga­mien­to de de­li­tos con­tra la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. “Con­si­de­ra­mos que es uno de los que cau­san ma­yor es­co­zor so­cial y cla­ra­men­te el ju­ra­do tie­ne que ser es­cu­cha­do. En nues­tro país, la pro­vin­cia de Cór­do­ba juz­ga a los de­li­tos de co­rrup­ción de fun­cio­na­rios por ju­ra­dos”. In­ter­ven­ción. En su opi­nión el jui­cio por ju­ra­dos ten­dría “que ser obli­ga­to­rio pa­ra los crí­me­nes, no a pe­di­do só­lo de la de­fen­sa. De a po­co el sis­te­ma se va a te­ner que ir ex­ten­dien­do”, agre­gó el vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Jui­cio por Ju­ra­dos. Al­can­ces. La ley apro­ba­da en 2013 es­ta­ble­ce que en el ám­bi­to bo­nae­ren­se la mo­da­li­dad se­rá uti­li­za­da en cau­sas en las que se ana­li­cen de­li­tos cu­ya pe­na ex­ce­da los 15 años de pri­sión o re­clu­sión, con­tan­do siem­pre con la acep­ta­ción del impu­tado. ar­gu­men­to un po­co do­lo­ro­so, que el pue­blo ar­gen­tino no es­tá pre­pa­ra­do o edu­ca­do pa­ra lle­var ade­lan­te una fun­ción tan im­por­tan­te co­mo apli­car la ley, lo que tam­po­co es cier­to. Son pre­jui­cios fuer­tes que se ha­cen, pe­ro que no tie­nen el más mí­ni­mo asi­de­ro”, ma­ni­fes­tó Har­fuch.

Y ase­gu­ró que las per­so­nas que son sor­tea­das pa­ra con­for­mar el ju­ra­do to­man la ta­rea con gran res­pon­sa­bi­li­dad y, de acuer­do a al­gu­nas en­cues­tas, en­tre el 85 y 90% ase­gu­ró que vol­ve­rían a to­mar par­te de otro de­ba­te.

Por úl­ti­mo, el le­tra­do ad­mi­tió que el sis­te­ma con­tie­ne “mu­chas co­sas per­fec­ti­bles”.

“Tie­ne un fun­cio­na­mien­to ha­ce ocho si­glos muy cla­ro. Ne­ce­si­ta una­ni­mi­dad tan­to pa­ra ab­sol­ver co­mo pa­ra con­de­nar, eso no es­tá en la ley y me gus­ta­ría que es­tu­vie­se. En la Aso­cia­ción no es­ta­mos muy a fa­vor de los ve­re­dic­tos ma­yo­ri­ta­rios. Los ju­ra­dos lo­gran una­ni­mi­dad na­tu­ral­men­te. Mu­chí­si­mos de los jui­cios que se ce­le­bra­ron, ya sea pa­ra ab­sol­ver o con­de­nar al acu­sa­do, fue­ron uná­ni­mes, lo que le da un va­lor enor­me a la decisión”. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.