“Nos ga­na­ron bien, pe­ro no pa­ra esa di­fe­ren­cia”

Ose­lla re­co­no­ció el triun­fo del Ro­jo y ex­pli­có por qué no se pu­do sos­te­ner lo he­cho en el pri­mer tiem­po.

La Nueva - - DEPORTES - Ser­gio Da­niel Peys­sé speys­se@la­nue­va.com

“IGUAL ME VOY TRAN­QUI­LO” cep­ta­ble pri­mer tiem­po. Du­bi­ta­ti­vo en las mar­cas y sin agre­si­vi­dad de mi­tad de can­cha ha­cia ade­lan­te en el se­gun­do. La his­to­ria en­tre In­de­pen­dien­te y Olim­po en el es­ta­dio del Ro­jo tu­vo el final de siem­pre. Sí, el au­ri­ne­gro pu­do ha­ber es­ta­do más cer­ca que en otras oca­sio­nes, pe­ro una vez más, la vic­to­ria se le fue al Dia­blo...

“Lo me­jor de Olim­po se vio en el pe­río­do ini­cial. La te­nen­cia de ba­lón fue de ellos, pe­ro el con­trol del jue­go lo tu­vi­mos no­so­tros. In­clu­so po­dría­mos ha­ber he­cho el se­gun­do des­pués del em­pa­te de Acos­ta. En el com­ple­men­to, has­ta los 28 mi­nu­tos, no ha­bía pa­sa­do na­da, pe­ro el triun­fo de In­de­pen­dien­te co­bra ma­yor pre­pon­de­ran­cia por­que en vez de un gol mar­có dos. Cuan­do hi­cie­ron el se­gun­do, ahí se ter­mi­nó el par­ti­do. Que­da­ba mu­cho tiem­po por de­lan­te, pe­ro acu­sa­mos el gol­pe y no nos re­cu­pe­ra­mos más”, sen­ten­ció Die­go Ose­lla.

“En el ba­lan­ce ge­ne­ral, In­de­pen­dien­te ga­nó bien, con jus­ti­cia, pe­ro por un re­sul­ta-

Ado abul­ta­do. Con­ta­mos con muy po­cos pa­sa­jes de buen jue­go. Y tu­vi­mos or­den, pe­ro esos de­ta­lles que te ha­cen ga­nar o per­der par­ti­dos, los se­gui­mos te­nien­do en con­tra”. --¿Por qué el equi­po es­tu­vo tan apa­ga­do en la eta­pa final, y sin res­pues­tas aními­cas tras el 2-1? --Es el que el se­gun­do gol nos sor­pren­de. Es­tá­ba­mos tran­qui­los, aco­mo­da­dos en de­fen­sa y no de­jan­do que el ri­val me­ta esos pa­ses ful­mi­nan­tes atrás de nues­tra úl­ti­ma lí­nea. Es cier­to que es­tá­ba­mos pa­ra­dos muy atrás, por eso de­ci­dí ubi­car a Bo­rre­go, pa­ra te­ner más te­nen­cia de pe­lo­ta y ha­cer una can­cha an­cha con En­ci­na y Man­si­lla. Pe­ro no sa­lió. Tras el se­gun­do gol, no vi reac­ción. In­ten­ta­mos va­riar, pe­ro fue más de lo mis­mo.

--Olim­po se que­dó sin ex­plo­sión y sor­pre­sa en esos 45 mi­nu­tos fi­na­les. ¿A que se de­bió?

--El equi­po es­ta­ba so­por­tan­do bien, pe­ro en una ju­ga­da bárbara de Pi­sano, tu­vi­mos la des­gra­cia de que el re­cha­zo va­ya ha­cia aden­tro y le que­de ser­vi­do a Be­ní­tez. Nos ga­na­ron bien, aun­que no creo que ha­ya si­do pa­ra que nos me­tan tres go­les.

--Se no­tó que Olim­po no ter­mi­nó en­te­ro fí­si­ca­men­te. ¿Es un can­san­cio ló­gi­co tras un mes de re­ce­so?

--Sí, se­gu­ro. Co­rri­mos mu­cho sin el ba­lón. En­tre­na­mos muy in­ten­so en la pretemporada, pe­ro fí­si­ca­men­te no di- mos ven­ta­jas. Cuan­do vas per­dien­do, o cuan­do el ri­val tie­ne un do­mi­nio acen­tua­do de la pe­lo­ta, se pue­de per­ci­bir una cier­ta fa­ti­ga o ma­les­tar, pe­ro lo atri­bu­yo a que es muy di­fí­cil ju­gar sin el es­fé­ri­co. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

TÉ­LAM

Con la de­re­cha,

Adrián Mar­tí­nez re­cha­za el es­fé­ri­co que pre­ten­día Lu­cas Al­ber­ten­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.