A Bahía Blan­ca tam­bién lle­gó la mo­da de las “fal­sas bo­das”

La nue­va mo­da en fies­tas, exi­to­sa en la Ca­pi­tal, tam­bién lle­ga­rá a nues­tro me­dio. To­do na­ció en­tre cua­tro jó­ve­nes de La Pla­ta que que­rían ir a una ce­re­mo­nia.

La Nueva - - PORTADA - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com Fer­nan­do Mo­reno fmo­reno@la­nue­va.com

Chi­cos, con­se­guí cin­co en­tra­das pa­ra un...ca­sa­mien­to, ¿va­mos to­dos, no? Sue­na ra­ro, pe­ro es real. Es lo úl­ti­mo en fies­tas y se lla­ma Fal­sa Bo­da. ¿Qué es? Es una fies­ta de ca­sa­mien­to co­mo cual­quier otra, con la sal­ve­dad de que pue­de asis­tir el que quie­ra y na­die con­trae ma­tri­mo­nio, al me­nos de ver­dad.

La idea na­ció de cua­tro jó­ve­nes de La Pla­ta que, por no co­no­cer­se ni de la es­cue­la, ni del club ni de la uni­ver­si­dad, te­nían com­pli­ca­cio­nes pa­ra ser in­vi­ta­dos to­dos jun­tos a una fies­ta tan di­ver­ti­da co­mo una bo­da. Fue así co­mo hi­cie­ron que, si la mon­ta­ña no iba a Maho­ma, Maho­ma fue­ra a la mon­ta­ña.

La pri­me­ra Fal­sa Bo­da fue en 2013, cuan­do en­tre los cua­tro im­pul­so­res de la idea lo­gra­ron re­unir 300 in­vi­ta­dos dis­pues­tos a ves­tir­se de ga­la. Des­de allí hi­cie­ron fies­tas ca­da vez más gran­des y pla­ni­fi­ca­das: tres en La Pla­ta, una en Bue­nos Ai­res y una en...¡Ru­sia!

“Lo de Ru­sia sur­gió es­pon­tá­nea­men­te, un pro­duc­tor de allá se en­te­ró por un con­tac­to en co­mún de lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do y nos de- sa­fió. Re­sul­tó ser un éxi­to, via­ja­mos a Mos­cú car­ga­dos de cum­bia, fer­net y cul­tu­ra ar­gen­ti­na”, cuen­ta Mar­tín Acer­bi, uno de los crea­do­res de Fal­sa Bo­da.

Ade­más de es­te li­cen­cia­do en Pu­bli­ci­dad, di­ri­gen el pro­yec­to Joa­quín Al­ter­man, in­ge­nie­ro in­dus­trial; Ni­co­lás Me­di­na, abo­ga­do; y Mau­ro De Gi­ro­la­mo, es­tu­dian­te de Fi­lo­so­fía. Los cua­tro son pla­ten­ses y tra­ba­jan en la pro­duc­to­ra de even­tos Tri­neo Crea­ti­vo.

Las fies­tas, se­gún Acer­bi, se rea­li­zan en los me­jo­res sa­lo­nes. Asisten en­tre 300 y 600 per­so­nas y co­mien­zan a las 23.30, sin la ce­na tra­di­cio- nal en me­sas, pe­ro con ser­vi­cio de ban­de­jeo. Hay ba­rra li­bre, ban­da en vi­vo, se ti­ra el ra­mo y no fal­ta el clá­si­co final de fies­ta con car­ne o piz­za, se­gún la oca­sión.

¿Los no­vios? Ac­to­res, que se­gún la te­má­ti­ca de la bo­da po­nen en es­ce­na una si­tua­ción lla­ma­ti­va, a ve­ces trá­gi­ca, a ve­ces có­mi­ca.

“La pró­xi­ma fies­ta que ha­ga­mos fue­ra de La Pla­ta o Bue­nos Ai­res se­rá en Bahía, te­ne­mos un ami­go bahien­se que es­tá en­car­gán­do­se de con­se­guir el sa­lón”, di­ce el pu­bli­cis­ta.

Es­tos cua­tro ami­gos ya te­nían ex­pe­rien­cia en fies­tas ca­se­ras y no tan­to en po­ner­les un to­que dis­tin­ti­vo a fies­tas clá­si­cas co­mo Na­vi­dad o el Día del Ami­go, el que cu­rio­sa­men­te fes­te­ja­ron en pleno ve­rano.

Cuan­do em­pe­za­ron con Fal­sa Bo­da se­gu­ra­men­te no pen­sa­ban que ter­mi­na­rían or­ga­ni­zan­do, co­mo lo hi­cie­ron en mar­zo pa­sa­do, un ca­sa­mien­to de ver­dad.

Los no­ti­cie­ros

y por­ta­les ca­pi­ta­li­nos alu­die­ron ayer a las fal­sas bo­das. Una de esas par­ti­cu­la­res fies­tas se es­tá or­ga­ni­zan­do en nues­tra ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.