Blan­den­gues, abier­ta: una deu­da his­tó­ri­ca con el ba­rrio No­roes­te

La aper­tu­ra de la ca­lle Blan­den­gues que­bró el tra­di­cio­nal cin­tu­rón fe­rro­via­rio y per­mi­ti­rá ma­yor co­nec­ti­vi­dad en­tre esa po­pu­lar ba­rria­da y la zo­na cén­tri­ca.

La Nueva - - PORTADA - Ma­rio Mi­ner­vino mmi­ner­vino@la­nue­va.com Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Lue­go de cua­tro años de tra­ba­jos, trá­mi­tes, per­mi­sos, pos­ter­ga­cio­nes y otros con­tra­tiem­pos, ayer que­dó ofi­cial­men­te ha­bi­li­ta­do el tra­mo de 250 me­tros de la ca­lle Blan­den­gues, en­tre Six­to Lap­siur y Mal­vi­nas, la pri­me­ra aper­tu­ra rea­li­za­da en ca­si 120 años a la ba­rre­ra ur­ba­na que con­for­mó el fe­rro­ca­rril Bahía Blan­ca al No­roes­te, con sus ins­ta­la­cio­nes en­tre Ron­deau y Juan Mo­li­na.

“He­mos cam­bia­do el ma­pa de la ciu­dad, lo­gran­do que se agre­gue una nue­va ca­lle. Es­te es un cam­bio com­ple­to pa­ra nues­tro ba­rrio, el final del ais­la­mien­to". Así definió Ol­ga Se­púl­ve­da, una de las mu­chas ve­ci­nas pre­sen­tes ayer en el ac­to, al des­ta­car los 20 años que, en lo per­so­nal, lle­va­ba par­ti­ci­pan­do de dis­tin­tas pre­sen­ta­cio­nes y reunio­nes pa­ra lo­grar ese pa­so vehi­cu­lar y pea­to­nal.

"Tan­to la ges­tión de (Cris­tian) Brei­tens­tein co­mo la ac­tual siem­pre es­cu­cha­ron y en­ten­die­ron nues­tro pe­di­do; ellos lo­gra­ron es­to", se­ña­ló.

Unos cien ve­ci­nos acom­pa­ña­ron en la vís­pe­ra al in­ten­den­te Gus­ta­vo Be­vi­lac­qua y a gran par­te de su ga­bi­ne­te, más al­gu­nos con­ce­ja­les y al ex­se­cre­ta­rio de Obras Pú­bli­cas, Ru­bén Va­le­rio. To­dos ca­mi­na­ron for­man­do un sin­gu­lar fren­te, del an­cho de la ca­lle, des­de las vías has­ta Mal­vi­nas, don­de un ce­rra­do aplau­so ce­rró el sim­bó­li­co ges­to de aper­tu­ra.

Se­gun­dos des­pués un ta­xi -pa­ten­te IPH 820- se las in­ge­nió pa­ra elu­dir­los y con­ver­tir­se en el pri­mer vehí­cu- lo en cir­cu­lar por la fla­man­te ar­te­ria.

El co­mien­zo

Pa­ra Be­vi­lac­qua, la obra re­pre­sen­ta "el pri­mer pa­so" en la re­cu­pe­ra­ción de un pre­dio de 30 hec­tá­reas (850 por 260 me­tros) que fue­ra pro­pie­dad del fe­rro­ca­rril in­glés y que hoy es­tá en ma­nos del mu­ni­ci­pio.

La de­mo­li­ción del pa­re­dón so­bre Mal­vi­nas, ini­cia­da en 2011, es par­te de esa in­ter­ven­ción, al otor­gar vi­si­bi­li­dad al lu­gar y me­jo­rar sus con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad.

"Hay que se­guir tra­ba­jan- do y avan­zan­do en la re­cu­pe­ra­ción de es­te es­pa­cio. Pe­ro no ten­go du­das de que con la fuer­za de los ha­bi­tan­tes del ba­rrio to­do se va a lo­grar", se­ña­ló.

Re­co­no­ció que los tra­ba­jos se ex­ten­die­ron más de los pre­vis­to co­mo con­se­cuen­cia de al­gu­nas "tra­mi­ta­cio­nes com­ple­jas" y agra­de­ció a los ve­ci­nos "que nos ha­cen ver sus ne­ce­si­da­des".

So­bre el fu­tu­ro del pre­dio, la gen­te del ba­rrio in­di­có su de­seo de con­ver­tir­lo en un gran es­pa­cio ver­de, con pis­tas de sa­lud, pla­zas y lu­ga­res pa­ra la prác­ti­ca de de­por­tes, "co­mo to­do par­que de­man­da", se­gún men­cio­na­ron.

PA­BLO PRESTI-LA NUE­VA.

PA­BLO PRESTI-LA NUE­VA.

Sue­ño cum­pli­do pa­ra mu­chos ve­ci­nos. Se for­ma­li­zó la aper­tu­ra de Blan­den­gues, en­tre Six­to Las­piur y Mal­vi­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.