Un pe­ca­do ca­pi­tal

La Nueva - - OPINIÓN - por Luis Ta­ru­llo Luis Ta­ru­llo es pe­rio­dis­ta de la agen­cia DyN.

Ca­da nue­va en­cues­ta so­bre tra­ba­jo en la Ar­gen­ti­na no ha­ce más que su­mar preo­cu­pa­cio­nes e in­cer­ti­dum­bre so­bre lo que ocu­rri­rá en el ru­bro la­bo­ral si no hay un fuer­te gol­pe de ti­món pa­ra em­pe­zar a re­ver­tir tan­tas ano­ma­lías cua­si­cró­ni­cas.

La úl­ti­ma no­ve­dad, a par­tir de un tra­ba­jo del Go­bierno por­te­ño, es que ca­si la mi­tad de las per­so­nas que tra­ba­ja en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res vi­ve en el Gran Bue­nos Ai­res.

Y una cuar­ta par­te de ellas su­fre lo mis­mo que mi­llo­nes en el res­to del país: tra­ba­ja en ne­gro.

El ate­rri­za­je de esas al­mas en la Ca­pi­tal Fe­de­ral, que en mu­chos as­pec­tos si­gue sien­do la me­ca de una Ar­gen­ti­na des­equi­li­bra­da y uni­ta­ria, se da tam­bién en otras áreas, co­mo son la sa­lud y la educación.

Y lo pri­me­ro que sur­ge co­mo cla­ra ex­pli­ca­ción es que se tra­ta de un ate­rri­za­je for­zo­so, por­que en sus res­pec­ti­vos dis­tri­tos ori­gi­na­rios no tie­nen la sa­tis­fac­ción de sus más bá­si­cos de­re­chos, co­mo jus­ta­men­te son el tra­ba­jo, la sa­lud y la educación. O no pue­den dis­fru­tar­los de ma­ne­ra ple­na.

Así en­ton­ces sur­gen los cor­to­cir­cui­tos po­lí­ti­cos en cu­yo mar­co se le trans­fie­re al Go­bierno ca­pi­ta­lino la res­pon­sa­bi­li­dad de sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de cen­te­na­res de mi­les de per­so­nas más allá de sus fron­te­ras.

El de­ba­te se da así en un es­ce­na­rio de ver­da­des a me­dias, don­de de tal ma­ne­ra hay una por­ción im­por­tan­te de omi­sión ma­li­cio­sa o di­rec­ta­men­te men­ti­ra.

Otro pun­to de la cues­tión es que esos tra­ba­jos que desem­pe­ñan los emi­gra­dos o ex­pul­sa­dos la­bo­ral­men­te de sus dis­tri­tos ha­cia la Ca­pi­tal sue­len ser más mo­des­tos o pre­ca­rios y peor re­mu­ne­ra­dos, se­gún el mis­mo re­le­va­mien­to.

Ello tie­ne que ver con si­tua­cio­nes y as­pec­tos que se dan con una pre­ci­sión ló­gi­ca en es­tos ca­sos de des­equi­li­brio, y que tie­nen que ver con la ne­ce­si­dad, la for­ma­ción y el ni­vel cul­tu­ral.

Por ello po­dría re­sul­tar has­ta có­mi­co -si no fue­ra por­que es­ta pe­lí­cu­la for­ma par­te de la sa­ga de una cua­si­tra­ge­dia na­cio­nal- que los can­di­da­tos en los prime- ros cor­do­nes post-Ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Bue­nos pi­dan de­ses­pe­ra­da­men­te el vo­to de quie­nes tie­nen do­mi­ci­lio es sus dis­tri­tos.

Lle­nan de pro­me­sas y can­tos de si­re­na los oí­dos de los em­pa­dro­na­dos, que a es­ta al­tu­ra son na­da más que eso: un nú­me­ro y un nom­bre en una lis­ta.

Por­que ese mi­llón y pi­co de per­so­nas que via­ja a ga­nar­se al pan a la ciu­dad aún go­ber­na­da por Mau­ri­cio Ma­cri -a quien ca­si to­dos sus co­le­gas ofi­cia­lis­tas de­mo­ni­zan o “es­tig­ma­ti­zan”, co­mo les gus­ta de­cir a la pre­si­den­ta CFK y sus hues­tes- usan sus ca­sas en el co­nur­bano prác­ti­ca­men­te co­mo un dor­mi­to­rio o lu­gar de reunión de fin de se­ma­na con la fa­mi­lia por al­gu­nas po­cas ho­ras.

Y co­mo si ello fue­ra po­co, tie­nen la obli­ga­ción de pa­gar los im­pues­tos allí, en un lu­gar que ca­da vez les es me­nos pro­pio.

Un lu­gar don­de ca­re­cen no so­lo de opor­tu­ni­da­des pa­ra el tra­ba­jo, sino tam­bién de otras cues­tio­nes que tie­nen que ver con la per­te­nen­cia y el arrai­go.

Dia­me­tral­men­te opues­ta es la si­tua­ción de los por­te­ños que van a tra­ba­jar al GBA, que son una ab­so­lu­ta mi­no­ría.

Po­drá de­cir­se que es­te pa­no­ra­ma se ob­ser­va tam­bién en ciu­da­des del Pri­mer Mun­do, y es cier­to. Pe­ro no hay que ser de­ma­sia­do pers­pi­caz pa­ra de­tec­tar que son si­de­ra­les las di­fe­ren­cias con es­tos arra­ba­les del pla­ne­ta.

No so­lo en in­gre­sos, sino, por ejem­plo, en otras cues­tio­nes vi­ta­les co­mo el trans­por­te y el cum­pli­mien­to de las le­yes.

Por eso es im­po­si­ble con­te­ner la ri­sa cuan­do des­de es­tas la­ti­tu­des se ha­bla con sor­na de las cri­sis en los paí­ses desa­rro­lla­dos y se pre­ten­de equi­pa­rar­las con las ver­ná­cu­las, que se desa­rro­llan en te­rre­nos sin ci­mien­tos ni po­si­bi­li­dad de au­xi­lio con­ti­nen­tal, co­mo sí ocu­rre en aque­llas geo­gra­fías.

De tal mag­ni­tud se­rán en­ton­ces los pro­ble­mas que he­re­da­rán los fu­tu­ros go­ber­nan­tes, en­tre los cua­les se­gu­ra­men­te ha­brá va­rios de los res­pon­sa­bles de la si­tua­ción ac­tual.

Con lo cual es­tos úl­ti­mos ten­drán una res­pon­sa­bi­li­dad ma­yor, co­mo es la de re­sol­ver los pro­ble­mas que no han sa­bi­do su­pe­rar y que, peor aún, han con­tri­bui­do a acre­cen­tar. Ca­si, en­ton­ces, co­mo ex­piar un pe­ca­do ca­pi­tal.

“Es im­po­si­ble con­te­ner la ri­sa cuan­do, des­de es­tas la­ti­tu­des, se ha­bla con sor­na de las cri­sis en los paí­ses desa­rro­lla­dos y se pre­ten­de equi­pa­rar­las con las ver­ná­cu­las, don­de no hay au­xi­lio po­si­ble”.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.