El acue­duc­to pos­ter­ga­do

La Nueva - - OPINIÓN -

PO­CO MÁS de un si­glo ha trans­cu­rri­do des­de que, de re­gre­so de uno de sus via­jes por la Pa­ta­go­nia, el pe­ri­to Fran­cis­co Mo­reno mar­có la con­ve­nien­cia de tra­zar un acue­duc­to des­de el río Co­lo­ra­do has­ta nues­tra ciu­dad. ES­TE PRO­YEC­TO apa­re­ció pa­ra dar una res­pues­ta po­si­ble a las ne­ce­si­da­des de una ur­be que co­men­za­ba a con­so­li­dar­se co­mo una de las más im­por­tan­tes del país. DES­DE EN­TON­CES, la obra fue con­si­de­ra­da de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca, reite­ra­da y sin re­sul­ta­do apre­cia­ble, tan­to con el ser­vi­cio del agua en ma­nos pri­va­das co­mo es­ta­ta­les. In­clu­so des­pués de la dé­ca­da del 70, con la pues­ta en ser­vi­cio del com­ple­jo hí­dri­co de Pa­so de las Pie­dras, el pro­yec­to no lo­gró cris­ta­li­zar­se y si­guió sien­do una eter­na cuen­ta pen­dien­te pa­ra la ciu­dad. DU­RAN­TE LA cri­sis hí­dri­ca que so­por­tó Bahía Blan­ca en los úl­ti­mos años, cuan­do el em­bal­se de Pa­so de las Pie­dras al­can­zó la co­ta más ba­ja de su his­to­ria, la idea de cons­truir el acue­duc­to vol­vió a to­mar fuer­za, aun­que, co­mo era de es­pe­rar­se, se en­fren­tó con el in­sal­va­ble es­co­llo de ob­te­ner los fon­dos pa­ra su eje­cu­ción, los cua­les, en prin­ci­pio, de­ben ori­gi­nar­se en cré­di­tos del ex­tran­je­ro o de in­ver­so­res pri­va­dos. SE DI­CE, se co­men­ta, que la di­rec­ción de In­fra­es­truc­tu­ra de la Pro­vin­cia tie­ne “muy ade­lan­ta­do” el pro­yec­to de la obra, aun­que nun­ca na­die ha vis­to ja­más ese tra­ba­jo, sal­vo al­gún cro­quis -ca­si irres­pe­tuo­so- que un fun­cio­na­rio de turno tra­jo una vez a la ciu­dad pa­ra “de­mos­trar” cuán­to de reali­dad te­nía el te­ma. A FIN del año pa­sa­do, el ac­tual mi­nis­tro de Economía de la Na­ción y po­si­ble fu­tu­ro dipu­tado na­cio­nal, Axel Ki­ci­loff, men­cio­nó la exis­ten­cia de un cré­di­to de 150 mi­llo­nes de dó­la­res, apor­ta­dos por la Cor­po­ra­ción An­di­na de Fo­men­to, que per­mi­ti­ría la pues­ta en mar­cha de la obra. HA PA­SA­DO más de me­dio año y na­da más se ha di­cho so­bre la cues­tión, lo cual vuel­ve a es­ta­ble­cer un se­ve­ro man­to de in­cer­ti­dum­bre so­bre el te­ma. MÁS ALLÁ de una oca­sio­nal ba­ja en su cau­ce, el río Co­lo­ra­do si­gue sien­do, pa­ra los es­pe­cia­lis­tas, la de­fi­ni­ti­va al­ter­na­ti­va que, su­ma­da a Pa­so de las Pie­dras y otras fuen­tes al­ter­na­ti­vas, per­mi­ti­rá la con­so­li­da­ción final de Bahía Blan­ca. CON­CRE­TAR EL acue­duc­to la pre­pa­ra­rá pa­ra el fu­tu­ro y pon­drá pun­to final a los ma­la­ba­res que de­ma­sia­das ve­ces se de­be en­sa­yar an­te una de­man­da que ha cre­ci­do de ma­ne­ra enor­me fren­te a la úni­ca res­pues­ta en­sa­ya­da ha­ce 50 años.

Des­de que se pro­pu­sie­ra, ha­ce más de un si­glo, el acue­duc­to del río Co­lo­ra­do es una cuen­ta pen­dien­te de nues­tra ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.