Lle­gó el tí­tu­lo del ca­za­dor de mons­truos

En nos en­con­tra­mos an­te el úl­ti­mo via­je de Ge­ralt de Ri­via, un ca­za­dor que de­be­rá en­fren­tar­se a gran­des bes­tias.

La Nueva - - APLAUSOS -

UN MUN­DO MU­CHO MÁS AM­PLIO Uno de los tí­tu­los más es­pe­ra­dos del año lle­gó a las prin­ci­pa­les pla­ta­for­mas de ga­ming, pi­san­do fuer­te y ge­ne­ran­do mu­cho rui­do. The Wit­cher 3: Wild Hunt es el úl­ti­mo jue­go de la sa­ga The Wit­cher en don­de en­car­na­re­mos nue­va­men­te a Ge­ralt de Ri­via, un bru­jo que ase­si­na a bes­tias por re­com­pen­sas.

Un mun­do abier­to gi­gan­tes­co, nue­vos enemi­gos, un re­no­va­do sis­te­ma de com­ba­te, una his­to­ria ex­ten­sa y lle­na de de­ta­lles pe­ro atra­pan­te y be­lla, son al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas que es­te jue­go tie­ne pre­pa­ra­do pa­ra los fa­ná­ti­cos.

Tan­to pa­ra los nue­vos ju­ga­do­res que se su­man a la sa­ga co­mo pa­ra los ex­pe­ri­men­ta­dos co­no­ce­do­res de las an­dan­zas de Ge­ralt, The Wit­cher 3 es­tá a la al­tu­ra pa­ra atra­par a to­dos y enamo­rar­los con una gran mez­cla aven­tu­ra y RPG.

CD Pro­jekt Red lan­zó su am­bi­cio­so jue­go a fi­nes de ma­yo. Nos per­mi­ti­mos pro­bar es­ta jo­ya de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción pa­ra com­par­tir­les to­das nues­tras im­pre­sio­nes so­bre el fin del via­je del gran Lobo Blan­co.

El úl­ti­mo via­je

Al igual que en las sa­gas an­te­rio­res, el pro­ta­go­nis­ta del jue­go es Ge­ralt de Ri­via, un Wit­cher o bru­jo que via­ja por las tie­rras en bus­ca de con­tra­tos pa­ra ase­si­nar pe­li­gro­sos mons­truos y di­fe­ren­tes ti­pos de cria­tu­ras.

Sin em­bar­go, la mo­ti­va­ción del Lobo Blan­co al co­mien­zo de es­ta aven­tu­ra es en­con­trar a Ci­ri, su jo­ven y há­bil apren­diz, pa­ra sal­var­la de las ga­rras del te­mi­ble Wild Hunt (o Ca­ce­ría Sal­va­je), el prin­ci­pal enemi­go del jue­go.

Ade­más, es­ta mí­ti­ca tie­rra es­tá pla­ga­da de fie­ros mons­truos, ban­di­dos y sol­da­dos.

En al­gu­nas si­tua­cio­nes aban­do­na­re­mos la piel de Ge­ralt pa­ra en­car­nar a su apren­diz. Es­to per­mi­te que co­noz­ca­mos más de ella, las prue­bas que de­bió su­pe­rar y el mo­ti­vo de su apa­ri­ción.

Pe­que­ñas his­to­rias

Si bien la his­to­ria prin­ci­pal es atra­pan­te y se lle­va a ca­bo con di­na­mis­mo, la va­rie­dad de las mi­sio­nes se­cun­da­rias y las pe­que­ñas his­to­rias ha­cen que el via­je de Ge­ralt sea to­da­vía más in­tere­san­te.

Ca­da pue­bli­to po­see su pro­pio ta­ble­ro de anun­cios, don­de se co­lo­can to­do ti­po de car­te­les que pue­den in­cluir hi­la­ran­tes his­to­rias, chis­mes sin sen­ti­do o im­por­tan­tes aven­tu­ras y ca­ce­rías que nues­tro pro­ta­go­nis­ta pue­de acep­tar pa­ra ga­nar­se al­gu­nas unas mo­ne­das ex­tras.

Gres­cas por di­ne­ro

Por si fue­ra po­co, y si las in­ten­sas ba­ta­llas con­tra mons­truos de­sen­fre­na­dos nos lle­gar a pa­re­cer “abu­rri­das”, exis­ten otros ti­pos de ac­ti­vi­da­des, co­mo ca­rre­ras de ca­ba­llos y gres­cas ca­lle­je­ras por di­ne­ro. Es­tas ac­ti­vi­da­des ge­ne­ral­men­te apa­re­cen mar­ca­das en nues­tro ma­pa co­mo mi­sio­nes se­cun­da­rias, pe­ro en al­gu­nas si­tua­cio­nes las en­con­tra­re­mos cuan­do nos ha­lle­mos re­co­rrien­do las be­llas tie­rras de The Wit­cher 3.

Ade­más, los pa­sa­di­zos y las ta­ber­nas son los cen­tros de un in­tere­san­te y com­ple­jo jue­go de car­tas. Du­ran­te nues­tro via­je te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de en­fren­tar a mu­chos NPCs en par­ti­das de Gwent pa­ra con­se­guir nue­vos naipes, com­ple­tar la co­lec­ción y su­mar al­gún di­ne­ro ex­tra. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

ARCHIVO LA NUE­VA.

Ge­ralt

se le ani­ma a cual­quier mons­truo, con tal de con­se­guir unos pe­sos ex­tras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.