Bro­mas y men­sa­jes en el avión de re­gre­so al Va­ti­cano

El Pa­pa pi­dió una Igle­sia cer­ca de los mo­vi­mien­tos so­cia­les tras su vi­si­ta a Pa­ra­guay, Ecua­dor y Bo­li­via.

La Nueva - - SOCIEDAD - Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Un gui­ño de apo­yo al go­bierno de Gre­cia y a los mo­vi­mien­tos po­pu­la­res, ade­más de ri­sas y una crí­ti­ca ca­ri­ño­sa a los pe­rio­dis­tas, fue­ron el re­su­men de la rue­da de prensa del Pa­pa a su vuel­ta de La­ti­noa­mé­ri­ca.

El avión aca­ba­ba de des­pe­gar de Asun­ción cuan­do Fran­cis­co apa­re­ció an­te los pe­rio­dis­tas, les agra­de­ció el "du­ro tra­ba­jo" y dio pa­so a las 15 pre­gun­tas, agru­pa­das por idio­mas, de los 60 pe­rio­dis­tas, que via­ja­ron con él a Ecua­dor, Bo­li­via y Pa­ra­guay.

El por­ta­voz va­ti­cano, Fe­de­ri­co Lom­bar­di, ex­pli­có que las pri­me­ras pre­gun­tas se­rían en es­pañol y el res­to... "en gua­ra­ní", in­te­rrum­pió Fran­cis­co en­tre ri­sas, al re­fe­rir­se al idio­ma de los in­dí­ge­nas en Pa­ra­guay y que es­tu­vo muy pre­sen­te en el via­je.

Una de las pri­me­ras pre­gun­tas fue so­bre la cri­sis grie­ga y el Pa­pa, aun­que con­fe­só que no sa­be mu­cho del te­ma y que "la economía le da aler­gia" por­que se acuer­da cuán­to tra­ba­ja­ba su pa­dre que era con­ta­dor, va­lo­ró los pri­me­ros pa­sos del go­bierno de Ale­xis Tsi­pras.

"Los go­ber­nan­tes grie­gos que lle­va­ron (al país) a esa si­tua­ción de deu­da in­ter­na­cio­nal tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad y el nue­vo go­bierno grie­go co­men­zó una re­vi­sión jus­ta", de­cla­ró el Pon­tí­fi­ce.

"Si una em­pre­sa pue­de de­cla­rar­se en bancarrota, ¿por qué un país no pue­de ha­cer­lo?", pre­gun­tó Fran­cis­co so­bre Gre­cia.

Al Pon­tí­fi­ce se le pre­gun­tó mu­cho por la reunión y el apo­yo a los mo­vi­mien­tos po­pu­la­res, for­ma­dos por cam­pe­si­nos, car­to­ne­ros, in­dí­ge­nas y otros co­lec­ti­vos y su men­sa­je "an­ti­sis­te­ma".

Pe­ro a Fran­cis­co es­tos mo­vi­mien­tos le gus­tan por­que "se or­ga­ni­zan en­tre ellos no só­lo pa­ra ha­cer pro­tes­ta, sino pa­ra ir ade­lan­te y po­der vi­vir", y des­ta­có que "la Igle­sia no pue­de ser in­di­fe­ren­te. Tie­ne una doc­tri­na so­cial y tie­ne que dia­lo­gar con es­tos mo­vi­mien­tos".

Lo que sí ma­ti­zó es que su dis­cur­so no fue po­lí­ti­co, sino un re­su­men de lo que es la doc­tri­na so­cial de la Igle­sia.

Y so­bre si cree que la Igle­sia man­ten­drá esa mano ten­di­da a los mo­vi­mien­tos, el Pa­pa di­jo que "es él quien si­gue a la Igle­sia y que lo úni­co que él ha­ce es pre­di­car la doc­tri­na so­cial de la Igle­sia a es­te mo­vi­mien­to".

Ha­bló de la po­si­ble me­dia­ción del Va­ti­cano en al­gu­nos pro­ble­mas que atra­vie­san paí­ses en Amé­ri­ca La­ti­na e in­di­có que es­ta se­ría la úl­ti­ma ins­tan­cia.

Jor­ge Ber­go­glio tam­bién hi­zo al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes a los pe­rio­dis­tas, reos, a ve­ces, de ins­tru­men­tar sus dis­cur­sos.

Y ci­tó la pre­gun­ta de un pe­rio­dis­ta ecua­to­riano que re­la­tó al Pon­tí­fi­ce que la fra­se "Ecua­dor se ha pues­to de pie con dig­ni­dad" ha­bía si­do ins­tru­men­ta­da por los co­rre­li­gio­na­rios del pre­si­den­te del país, Rafael Co­rrea, pe­ro tam­bién por sus opo­si­to­res.

A los pe­rio­dis­tas les re­co­men­dó apli­car la her­me­néu­ti­ca y no ex­tra­po­lar las fra­ses de su con­tex­to.

Los mo­vi­mien­tos so­cia­les se or­ga­ni­zan en­tre ellos no so­la­men­te pa­ra ha­cer pro­tes­ta, sino tam­bién pa­ra ir ade­lan­te y po­der vi­vir". FRAN­CIS­CO

REUTERS

"¿Que­rés sa­ber

qué dro­ga to­mo?”, le pre­gun­tó el Pa­pa a un pe­rio­dis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.